Padres a favor de la educación presencial

Padres a favor de la educación presencial

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1500!
Con 1500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales
Colectivo Padres a favor de la educación presencial ha iniciado esta petición dirigida a Ministro de educación Dr. Roberto Fulcar

Esta petición surge desde una preocupación inmensa del presente y el futuro de nuestros niños dominicanos.

Identificamos tres grandes problemas ante la decisión de una educación virtual:

·       La invisibilidad de la primera infancia en esta nueva modalidad. Según sostienen los profesionales en el área, los niños en esta etapa de la vida aprenden al relacionarse con el otro, nutriéndose de las experiencias que genera el contacto humano y con el medio que lo rodea. Entendemos pues, que es casi imposible dar a distancia el seguimiento de calidad que requiere esta etapa tan decisiva para el resto de la vida de un ser humano.

·       El nivel académico en general de los niños y jóvenes. Es sabido que República Dominicana se posicionó con muy pobres resultados en las pruebas PISA del año 2019. El hecho de retrasar el inicio presencial de las clases limita la calidad del aprendizaje del educando ya que muchos no cuentan con un entorno que les permita generar aprendizajes significativos. Esta situación aumentará la desigualdad de oportunidades.

·       Tercero, pero no menos importante, están todas las repercusiones emocionales que la educación virtual trae consigo. El aislamiento y el estrés que están experimentando los niños están afectando su salud mental y alterando su conducta. Por otro lado, numerosos estudios de neurociencias exponen las nefastas consecuencias de una sobre-exposición a las pantallas a nivel emocional, físico y académico.

Le rogamos a usted Sr. Ministro que pueda tener la visión suficiente para evaluar todo el daño colateral que implica la educación virtual, estamos hablando que nos vemos obligados a someter a nuestros hijos a entre cinco y seis horas de pantalla de lunes a viernes; además de coartarles derechos fundamentales como el derecho a desarrollarse para alcanzar su máximo potencial y el derecho al juego.

Según datos oficiales obtenidos de la página de gobierno actualizada en el 2019, este es un país en el que un 30% de la población vive en índice de pobreza y el 6.9% bajo el índice de pobreza extrema; lo cual nos lleva a preguntarnos:

¿Cómo se les garantizará a esos niños un ambiente óptimo de trabajo escolar? Ante nuestros ojos es impensable que una familia que no tienen las necesidades básicas de luz y agua cubiertas, pueda implementar la educación virtual; entendemos que esto solamente agrandaría aún más la brecha social entre las clases.

¿Cómo será que va a concentrarse y lograr aprender un niño que vive en una casa con precariedades? La mayoría de las casas dominicanas no cuentan con espacios que fomenten la concentración para realizar tareas educativas teniendo que compartir los mismos por varios de los integrantes de una misma casa, sin mencionar la capacidad del servicio de internet  para que la comunicación sea fluida y puedan haber más de dos personas conectadas a la vez;  debiendo el gobiernos asegurar a todos los hogares un ancho de banda apropiado para la modalidad virtual y obvio que un servicio de luz garantizado por lo menos en horario diurno sin caídas del mismo.

En el caso de que la educación se pretenda transmitir por medios de comunicación como la radio o tv, ¿cómo se supone que los niños tendrán interacción con los profesores y así poder disipar sus dudas? Sabiendo que todos los niños aprenden a ritmos diferentes y tienen necesidades diferentes, esto es una aberración a la educación como tal.

Los escenarios mencionados anteriormente son mayormente vividos en las clases deprimidas, pasemos ahora a la clase media en la que la mayoría de los padres cumplen horario de oficina y se encuentran laborando de manera formal y en horario normal, ¿quién les da seguimiento y apoyo a los niños cuando tienen dificultades con esta modalidad 'online' (conexión, batería, problemas con el audio, páginas que se caen, etc.)?  En la teoría no suena muy complejo, pero le podemos asegurar que no se debe de imaginar la cantidad de problemas y desafíos que se enfrentan los niños diariamente debido a diferentes circunstancias que entorpecen su día de clase por lo que terminan aprendiendo muy poco o en algunos casos nada de su programa escolar.

 

¿Qué pasa cuando en muchos de los hogares no reina el mejor ambiente familiar?  En la mayoría de los países que han tomado medidas de confinamiento, la violencia infantil ha llegado a subir hasta un 48% más que antes de la pandemia, manejando estos datos se debe entender una vez más el gran riesgo que supone aislar a los niños en los hogares.

Queremos respuestas por parte de el gobierno, que nos explique cómo es que todo el resto de el país y las diferentes áreas sigan funcionando de forma habitual menos la educación, ¿es acaso más importante la economía que la educación?, sabiendo que la educación es justamente el área donde más flaqueamos como nación. Contamos con diferentes estudios de profesionales, que con gusto se los podemos compartir, en los cuales se demuestra un índice muy bajo en el contagio del COVID-19 en los niños, menor incluso a otros virus respiratorios como la gripe influenza que ha mostrado índices mundiales más altos y no recordamos que se hayan cerrado las escuelas cuando azotaba esta gripe al país. Sabemos que la respuesta va orientada a que las medidas son para para proteger a el resto de la población, entonces ¿cómo es que vemos una ciudad activa de manera normal de 7 am a 7pm? Es simplemente inexplicable.

No creemos que estas decisiones estén pensadas por y para los niños dominicanos, y como padres de los hijos de esta patria es que abogamos por ellos, por sus derechos y su educación.

Confiando en que nuestras palabras serán tomadas en cuenta, quedamos a las órdenes para abrirnos a diálogo.

 

Saludos cordiales,

 

Colectivo de padres a favor de la educación presencial.

 

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1500!
Con 1500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales