Salvar Los Arconocales

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


El parque natural ha perdido en los últimos 50 años el 50% de un arbolado decrépito.

La podredumbre radical causada por el patógeno Phytophthora cinnamomi y las heridas abiertas en troncos y ramas por Botryosphaeria y Biscogniauxia mediterránea están secando las hojas de los alcornoques del parque natural: 170 mil hectáreas públicas (38%) y privadas (62%). A la enfermedad se la conoce en fitotecnia como decaimiento forestal pero Los Alcornocales no están perdiendo el vigor. Están muriendo lentamente.

Las plagas influyentes en la deforestación están atacando sobre densas poblaciones de árboles ancianos imunodeprimidos que sufren los periodos de sequía, temperaturas, contaminación ambiental y abandono forestal más duros de sus centenarias vidas.

Los pies viejos conviven con elevadas poblaciones de herbívoros introducidas en los cotos hace décadas para el fomento de la caza que impiden el éxito del rebrote espontáneo de las sabrosas bellotas caídas. También la regeneración controlada que intentan propietarios defensores del corcho en áreas cerradas con malla cinegética a las que acceden ciervos, gamos, muflones y cerdos asilvestrados para comerse las plantas nuevas.

Como resultado el bosque es un geriátrico incapaz de renovarse. Los datos recabados por el Ayuntamiento de Los Barrios (Cádiz), propietario de 4.500 hectáreas de alcornocal, concluyen que el parque ha perdido el 50% de la masa forestal en el último medio siglo. Es el mismo volumen de corcho perdido, principal fuente de riqueza económica en la comarca (20.000 empleos anuales, según datos de la Red Europea de Territorios Corcheros, Retecork), que saca el 15 por ciento de la producción nacional.



Hoy: Salvemos los Arconocales cuenta con tu ayuda

Salvemos los Arconocales necesita tu ayuda con esta petición «Ecologistas en accción: Salvar Los Arconocales». Únete a Salvemos los Arconocales y 53 personas que ya han firmado.