Por baños sin distinción de género en la Facultad de Psicología UBA

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 500!


Lxs estudiantes de la Facultad de Psicología de la UBA queremos llevar adelante un proyecto para que haya baños sin distinción de género en nuestros espacios de estudio. Queremos una Facultad con una perspectiva de género transversal, y por ello, entre otras propuestas, creemos que los baños de nuestra Facultad tienen que adaptarse a todas las identidades de género existentes, más allá del binarismo  mujer/varón. Sabemos que estos cambios tienen que ser progresivos; por eso es que no pedimos la eliminación de baños segmentados, sino la incorporación de baños no segmentados.
Para más información, copiamos debajo el proyecto a presentar en el Consejo Directivo de nuestra Facultad de Psicología, por medio del Consejero Doyel Gutierrez (El Brote - Claustro de estudiantes).
¡FIRMÁ LA PETICIÓN! ¡ACOMPAÑÁ EL PROYECTO!

Buenos Aires, 27 de Octubre del 2017

VISTO

La inexistencia de baños que contemplen la diversidad de género en la Facultad de Psicología de la UBA.


CONSIDERANDO

Que las personas que no autoperciben su identidad de género en términos binarios (varón/mujer) tienen derecho a acceder a una Facultad que contemple sus derechos y necesidades.

Que la disposición de las instalaciones en los espacios públicos no responde a una acción neutral. La distinción según sexo de los espacios se logra a través de la aplicación permanente de normas de género, tanto por parte del Estado en forma de leyes, como por la sociedad en general. Las instalaciones binarias no hacen más que reproducir y afianzar los privilegios hetero-cisnormativos en los espacios cotidianos convirtiéndolos en entornos incapacitantes para los sujetos que quedan por fuera de dichas categorías, lo cual implica un modo de disciplinamiento y reduce la capacidad de los cuerpos para circular por dichos espacios.

Que el género sigue siendo reducido al sexo biológico cuando actualmente la Ley N° 26.743 de Identidad de Género establece que se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Razón por la cual puede afirmarse que los baños actuales no están adaptados a esta Ley ya que ni siquiera están diferenciados por género (aunque binario: mujer o varón), sino por sexo.

Que la Facultad de Psicología debería verse interpelada por las problemáticas actuales de la sociedad, preocupándose por realizar un aporte que repercuta en la ampliación de derechos y la construcción de políticas públicas.

Que en el ámbito local se han sancionado la Ley N° 26.743 de Identidad de Género.

Que la Resolución N° 280712013 sobre Derechos Humanos, Orientación Sexual e ldentidad y Expresión de Género, de la Asamblea General de la OEA resuelve "1) Condenar todas las formas de discriminación contra personas por motivos de orientación sexual e identidad o expresión de género, e instar a los Estados dentro de los parámetros de las instituciones jurídicas de sus sistemas a que eliminen, allí donde existan, las barreras que enfrentan las lesbianas, los gays y las personas bisexuales, trans e intersex (LGTBI) en el acceso equitativo a la participación política y otros ámbitos de la vida pública, así como evitar interferencias en su vida privada. 2) Alentar a los Estados Miembros a que, dentro de los parámetros de las instituciones jurídicas de su ordenamiento interno, consideren la adopción de políticas públicas contra la discriminación contra personas a causa de orientación sexual e identidad o expresión de género.

Que, en el mismo sentido, la Convención lnteramericana contra toda Forma de Discriminación e Intolerancia del año 2013, expresa que la “1) Discriminación es cualquier distinción, exclusión, restricción o preferencia, en cualquier ámbito público o privado, que tenga el objetivo o el efecto de anular o limitar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de uno o más derechos humanos o libertades fundamentales consagrados en los instrumentos internacionales aplicables a los Estados Partes. La discriminación puede estar basada en motivos de nacionalidad, edad, sexo, orientación sexual, identidad y expresión de género (...)".

Que el derecho a no ser objeto de discriminación está expresamente protegido en el artículo 2° de la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el artículo 2° del Pacto lnternacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el artículo 2° de la Convención sobre los Derechos del Niño y el artículo 26 del Pacto lnternacional de Derechos Civiles y Políticos.

Que las cláusulas de no discriminación exigen que los Estados respeten y garanticen a todas las personas los derechos reconocidos en el Pacto de San José de Costa Rica, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.

Que la no discriminación es el corolario del principio de igualdad consagrado en diversos instrumentos de Derechos Humanos de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos.  

Que tanto la Declaración Universal de Derechos Humanos cuanto la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre enuncian el derecho inalienable de todo ser humano a vivir una vida en la que se respete la integridad física, psíquica y moral, igualando a todas las personas frente a la ley y garantizando una protección legal sin distinciones basadas en condiciones de carácter personal.

Que las personas que han elegido una identidad de género o sexual distinta a la que le fue asignada al momento del nacimiento, o bien que expresan una elección sexual distinta a la heterosexual, sufren diversas formas de violencia y discriminación basadas en esas circunstancias, razón por la cual se han adoptado normas internacionales que las protegen contra esas formas de vulneración de derechos.

Que las personas que no entran dentro de las categorías binarias se encuentran actualmente altamente discriminadas, estigmatizadas, patologizadas, criminalizadas e invisibilizadas constituyendo la ausencia de baños una más de las tantas barreras en salud pública que deben sortear y siendo expulsadas fuera del ámbito universitario, limitando la formación de personas que podrían realizar aportes significativos, incluso visibilizando esta problemática.

Que resulta imprescindible visibilizar estas problemáticas de violencia y discriminación ya que el desconocimiento sobre sus efectos interfiere, no solo en aspectos subjetivos y sociales como los contemplados en los derechos enunciados, sino en el correcto desarrollo del trabajo o del desarrollo educativo.

Que la comisión y la reiteración de conductas discriminatorias y que degradan las condiciones de inserción en el ámbito universitario, trae como consecuencia la inestabilidad en la permanencia en los procesos educativos.

Que uno de los objetivos de esta Universidad es la formación y el desarrollo integral de las personas que integran la comunidad universitaria, que constituyen su principal activo, generando, para ello, espacios de trabajo y de estudio respetuosos con la dignidad de las personas y sus derechos fundamentales. Para que esto se produzca, la condición necesaria es que la Universidad sea un espacio libre de violencia -física o psíquica- contra las personas y exento de discriminación. Por ello la Universidad sostiene un compromiso para no tolerar acciones de violencia o discriminación y reconoce la necesidad de prevenir estas situaciones y erradicarlas, cuando aparezcan, de forma que se preserve la dignidad, los derechos fundamentales de las personas que integran la comunidad universitaria.  

Que la implementación de baños sin distinción de género se llevó a cabo exitosamente en otras facultades, como la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la UBA, desde el 7 de agosto de 2017, y la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), desde el 8 de agosto de 2017.

Que nuestra facultad es pionera en poseer una materia sobre estudios de género, donde se aborda, entre otras temáticas, la diversidad sexual.

Que la utilización de formas de enunciación más plurales daría gran reconocimiento a nuestra Facultad en términos de inclusión.

Que, según los datos relevados en el último censo de estudiantes de la Universidad de Buenos Aires (2011): el 18.3% de los estudiantes de Psicología son varones y poseen actualmente la misma cantidad de baños que el 81.7%  de las mujeres. El uso de un baño de varones por sede para convertirlo en un baño sin distinción de género no implicaría problemas ni gastos presupuestarios. La cantidad de baños disponibles por piso para los varones sería la misma, ya que los baños sin distinción de género podrían ser usados también por aquellos al estar destinados al total de la población de forma inclusiva. Las mujeres, a su vez, se verían beneficiadas al contar con una instalación más, siendo que constituyen el 81, 7% del total de la población estudiantil.

Que la propuesta no es transformar todos los baños binarios forzando a todas las personas a adaptarse a esta modalidad, sino contar con al menos uno en cada sede para integrar con esta medida a aquellas personas que no se sientan cómodas con el uso de baños con distinción de género.

Que esta propuesta no se trata solamente de un cambio material, sino también de un cambio simbólico que implica reconocer, visibilizar y concientizar acerca de la diversidad de género.


El CONSEJO DIRECTIVO DE LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA RESUELVE:

Art. 1.- Hacer uso de un baño de varones del segundo piso de cada sede para convertirlo en un baño de uso común al que puedan acceder todas las personas, sin distinción de género.

Art. 2.- Cambiar los letreros de dichos baños a los efectos de dar a conocer esta nueva iniciativa.

Art. 3.- Comuníquese y dese amplia difusión a través del mail de la facultad.

Art. 4.- De forma.



Hoy: Jazmín cuenta con tu ayuda

Jazmín Santiere necesita tu ayuda con esta petición «Dra. Nélida Cervone : Por baños sin distinción de género en la Facultad de Psicología UBA». Unite a Jazmín y 313 personas que firmaron hoy.