Petition Closed
Petitioning Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México Dr. José Narro Robles and 1 other

Dr. José Narro Robles, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México: Acciones contra la violencia de género, en la UNAM


La UNAM, como una de las instituciones educativas más reconocidas del país, tiene la responsabilidad de contribuir en la concreción del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

Letter to
Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México Dr. José Narro Robles
Director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales Dr. Fernando Castañeda Sabido
Acciones contra la violencia hacia las mujeres, en la UNAM

José Narro Robles
Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México

Fernando Castañeda Sabido
Director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

A todas las autoridades y comunidad universitaria

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue creada con el objetivo de combatir el rezago educativo en el que se encontraba nuestro país, en 1910. Época de demandas sociales importantes que tuvieron que ver con la exigencia de derechos, de poblaciones históricamente discriminadas. Como universitarias y universitarios tenemos "encomendada la realización de un ideal político y social que se resume así: democracia y libertad", nos confió, Justo Sierra.

A la fecha, la UNAM ha sido reconocida a nivel nacional e internacional como una de las mejores instituciones educativas, que prepara a sus alumnas y alumnos con bases críticas y sociales, de acuerdo a su naturaleza pública y de responsabilidad social. Esto es reivindicado por el rector, José Narro Robles, quien menciona en la premiación Príncipe de Asturias 2009, que el galardón "es una gran motivación para reafirmar nuestro compromiso con la educación y las causas de la sociedad. Como bien público y social, la educación superior debe ser accesible a todos bajo criterios de calidad y equidad".

De igual manera, en los rankings internacionales, la UNAM es reconocida como la más grande de América Latina, no sólo por el número de estudiantes, de los programas de formación que imparte, de los proyectos de investigación que desarrolla, de las actividades de difusión cultural que realiza, sino además por su presencia en el territorio nacional y sus aportaciones para el desarrollo del país y su impacto en la región Iberoamericana.

Estos reconocimientos, muy merecidos por nuestra prestigiosa Universidad, además de llenarnos de orgullo, nos hacen merecedores de una responsabilidad cada vez más grande con ella misma, con sus universitarias y universitarios y con la sociedad mexicana.

Sin embargo, también hay que reconocer que la UNAM, no se escapa a estructuras sociales más grandes y anteriores a ella, nos referimos a esas múltiples culturas que dañan la integridad humana de quienes convivimos en este espacio de desarrollo y aprendizaje profesional: la cultura de abuso de poder, de autoritarismo, de violencia, de discriminación, de machismo...

Recientemente, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, hemos sido testigos de manifestaciones violentas hacia las mujeres, que nos alertan de una gran necesidad de intervención tanto de la comunidad como de las autoridades universitarias mismas. La UNAM, como institución pública, al tener esta responsabilidad nacional e internacional antes descritas, no puede tolerar o sólo ser testigo de expresiones que vulneran la dignidad de las mujeres que convivimos en este espacio educativo.

La UNAM, no puede permitirse ser omisa ante actitudes machistas individuales que devienen de una cultura que subestima y subvalora a las mujeres y las toma como objetos sexuales. El no actuar, el no pronunciarse contra estos gestos va en detrimento de la fundamentación de la UNAM, de los derechos de las mujeres a vivir una vida sin violencia y del derecho a la educación mismo. Permanecer inactiva o en silencio haría cómplice a la UNAM de estas agresiones a las mujeres, sería no reconocer el aporte de las mujeres a la institución, sería invisibilizarlas y someterlas a tener que tolerar estos abusos dentro de las instalaciones.

A estas alturas de la historia de discriminaciones y violencias hacia grupos no valorados, es necesario y urgente que la UNAM se comprometa y deje claro que la institución no avala y que le preocupan estas expresiones.

Los hechos

De octubre a diciembre de 2012, en la Galería Abierta de la FCPyS se exhibe la exposición Culturas Juveniles, del fotógrafo Alejandro Meléndez, está propuesta se encuentra accesible a toda la comunidad estudiantil de la Facultad, la UNAM y todo el público en general. Es un esfuerzo por acercar el talento y la propuesta visual artística de fotógrafos interesados en representar la realidad social que vivimos.

El jueves 22 de noviembre, una fotografía (anexa a esta carta) de esta colección, que muestra a tres jóvenes mujeres, aparece rayada con la siguiente leyenda "Quiro comer tu bajina. La tienes rasurada". Hecho que llama la atención de una de las alumnas de la Facultad y que la motiva a denunciar a través de redes sociales, estas agresiones públicas contras las mujeres.

Dicho acto, permite que otras mujeres que conviven dentro de la UNAM expresen su indignación y preocupación por tales expresiones de violencia y machismo, y que a su vez, provoca la redacción de la presente carta.

Peticiones

1. Que la UNAM se pronuncie contra toda forma de violencia y discriminación hacia las mujeres dentro y fuera de sus instalaciones, aprovechando los 16 días de activismo por los derechos humanos, que se iniciaron el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

2. Que la UNAM, desarrolle un Plan de Educación Permanente, que transversalice en todas sus áreas y niveles, la perspectiva de género, cuyas acciones promuevan el reconocimiento de una comunidad universitaria diversa, comprometida con la convivencia pacífica, la resolución no violenta de conflictos y transformación social.

3. Que la UNAM, integre la perspectiva de género, al currículo de los planes de estudio de cada carrera y programa académico.

4. Que este Plan cuente con la posibilidad de participación de la comunidad universitaria, tanto en su concepción como en las actividades concretas que lo integren.

Muchas gracias por su atención y esperamos contar su comprometida respuesta.


Porque amamos a la UNAM, la queremos libre de violencia
Por mi raza, hablará mi espíritu
Noviembre 2012