Estatua para Don Luis Aragonés Estadio Metropolitano.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Hace hoy cuatro años que nos dejó D. Luis Aragonés. Como homenaje de todos los aficionados al deporte y en particular del fútbol hago la petición de una estatua en honor a su memoria en los aledaños del Estadio Metropolitano.

Aquí dejo este relato real que describe a la perfección la personalidad única del que fue excelente jugador y entrenador del Atleti y Seleccionador Nacional.

Cuenta una historia que Pizo Gómez y algunos jugadores del Real Madrid, coincidían en su lugar de residencia en la capital de España. Cuenta dicha historia también que un día, en un semáforo según unos, en la carretera a la Coruña según otros, coincidieron Pizo y varios jugadores del Real Madrid entre los que se encontraba Michel.

Según dicha historia, Gordillo, Ruggeri, Hierro y Michel, comenzaron a burlarse del bravo jugador del Atlético de Madrid. Según dicen, Michel comenzó la trifulca al grito de Pizo eres mi ídolo y el incidente acabó, siempre según la historia, en persecuciones y palabras poco cariñosas.

Durante un partido en el Bernabéu, la cosa no fue mejor. El propio Pizo reconoció que se reían de él y que Michel llegaba a decirle que: “no te preocupes por tu mujer, Ruggeri está cuidando de ella que hoy que no juega”.

Mientras tanto, Gordillo se permitía el lujo de explicarle como se golpeaba al balón con comentarios muy jocosos. La situación fue tal que el propio jugador llegó a declarar que: ” se reían jocosamente de mí, estuve a punto de darles un puñetazo”.

La cosa llegó a trascender de lo verbal. En enero de 1991, Michel lesionó a Pizo Gómez tras una dura entrada a la altura de la rodilla. Le fracturó el maleolo tibial dejando al jugador tres meses fuera de los terrenos de juego.

“No voy a decir nada, ya lo habéis visto todos”, dijo Pizo dolorido a la prensa después del partido. Por cierto, el Atlético se llevó aquel derbi por cero a tres.

Paulo Futre, estrella del Atlético de Madrid confirmó la historia hace unos años en una entrevista al diario Marca. La transcripción literal no tiene perdida.

"Los toques de Futre". Diario Marca el 29 de marzo 2010

“Eran las nueve de la mañana y esa noche del 92 jugábamos la final de la Copa en el Bernabéu contra el Real Madrid. Estaba con Manolo en la habitación, y alguién comenzó a dar puñetazos a la puerta. Nos despertamos con un susto de miedo: “¿Qué hora es?, le dije. Él me respondió: “Son las nueve”, mientras los puñetazos sonaban cada vez más fuertes.

“¿Quién es?”, chillé desde mi cama. “Soy yo, abra la puerta”, me contestó. Reconocí su voz: ‘¡Uf, el míster a estas horas, no me jodas!’, pensé. Abrí la puerta. Luis Aragonés entró como una fiera. Levantó las persianas, cogió una silla y se sentó al lado de mi cama. Yo apenas tenía los ojos abiertos por la claridad del día.

“Míreme a los ojos”, me dijo. “¿Pero cómo voy a mirarle si todavía no he abierto los ojos? Estoy seguro que lo que me quiere decir ahora lo podrá hacer más tarde”, le respondí. “Ni hablar, usted me va a mirar a los ojos y me va escuchar ahora, ¿se acuerda usted de los insultos que le propiciaron Michel, Gordillo y Hierro a Pizo Gómez? ¿Usted sabe dónde y cómo le humillaron?.

“Claro que lo sé. Desde un coche comenzaron a burlarse de Pizo en un semáforo y a decirle: “Eres nuestro ídolo y mil barbaridades”, le respondí. Luis me contestó a renglón seguido: “Pues bien, Paulo, hoy vengaremos a Pizo. Estos tres se van a tragar los insultos que le hicieron a su compañero y hasta el último día de cada una de sus vidas van a recordar el dia de hoy”.

Luis Aragonés no paraba de hablarme: “Usted desde esta noche se convertirá en el gran ídolo de Michel, Gordillo, Hierro, su gran amigo Paco Buyo y compañía. Hoy no puedes fallar, lo tienes totalmente prohibido. Hoy será tu día. Debe humillarlos como ellos hicieron con su compañero y ahora vuelva a dormir, pero recuerde que esta noche no me puede fallar”. Y se fue de la habitación.

Obviamente ya no pude volver a dormir. La final de Copa para mí acababa de empezar a las nueve de la mañana y era lo que el míster deseaba. Su gran objetivo era que yo empezase a jugar el partido mentalmente 12 horas antes. Aquel día nos vengamos de Pizo."

Lo que mucha gente no conoce es cuál fue la charla técnica de Don Luis Aragonés en el Bernabéu. Después de salir a pisar el césped los jugadores y vernos a 40.000 cantando y animando desde 2 horas antes, regresaron al vestuario. Al entrar para vestirse y escuchar al Sabio en su última charla se quedaron de piedra. Luis estaba dibujando en la pizarra, de caballete, la alineación y algunos movimientos. Al estar todos y en absoluto silencio Luis preguntó qué era aquello y para que servía. Nadie se atrevió a contestar, se mascaba la tensión. Al preguntar otra vez alguien dijo que "es la pizarra Míster". En ese momento Luis le dio un manotazo y la tiró al suelo mientras decía que esa tarde la táctica no valía para nada. Les dijo "escuchen a esos 40.000 que cantan y jueguen por ellos como saben. Hoy les dijo "tienen que morir por ellos".

Bernardo Shuster ha reconocido que jamás salió al campo con mayor tensión en su carrera de 20 años como profesional. Si alguien vuelve a ver el partido verá lo que es comerse al rival desde el minuto 1. Tuve la suerte de estar allí con miles de hermanos y nunca olvidaré aquella tarde ni a Don Luis Aragones, que en paz descanse.

Gracias Don Luis Aragonés por darnos y enseñarnos tanto.

Sergio Royuela Baniandrés



Hoy: Sergio cuenta con tu ayuda

Sergio Royuela Baniandrés necesita tu ayuda con esta petición «Don Miguel Ángel Gil Marín y Don Enrique Cerezo : Estatua para Don Luis Aragonés Estadio Metropolitano.». Únete a Sergio y 149 personas que ya han firmado.