DESPUES DE CASI 4 AÑOS SEGUIMOS PIDIENDO QUE LA JUSTICIA INVESTIGUE LOS HECHOS

DESPUES DE CASI 4 AÑOS SEGUIMOS PIDIENDO QUE LA JUSTICIA INVESTIGUE LOS HECHOS

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1000!
Con 1000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Carmen C​.​L ha iniciado esta petición dirigida a Directora General de la Guardia Civil y

Un extraño accidente en el que falleció mi hijo de 24 años y su novia de 18. El atestado policial era erróneo en un mínimo del 60%.

Mi hijo y su novia pasean en motocicleta por una solitaria carretera secundaria de Madrid. Se cruzan en una curva con un coche que circula en sentido contrario. Algo sucede en ese momento que provoca la caída de la motocicleta. Mi hijo, Rafa (24) y Laura (18) mueren en el acto. La Guardia Civil llega y hace el atestado. “Tu hijo iba como un loco”, le dicen a mi marido cuando fue a recoger las pertenencias de mi hijo al día siguiente del accidente. Escriben el informe y así queda el suceso: Rafa iba muy rápido, perdió el control de la motocicleta  y los dos jóvenes fallecieron al estrellarse contra el quitamiedos. Fin de la historia.
¿Fin? No, para nosotros los padres de Rafa, el motorista fallecido. De inmediato nos pusimos a pedir explicaciones, a recabar información, a analizar el atestado. Descubrimos que dicho informe de Atestados era erróneo e irregular (  en más del 60% (según un peritaje posterior de la propia Guardia Civil de Tráfico).

 Después de la muerte de mi hijo Rafael Moral y su novia Laura el 8 de enero de 2017, hemos movido cielo y tierra para que se reabra un caso plagado de irregularidades. A pesar de las evidencias, el mes pasado nos llevamos el último jarro de agua fría;  la Audiencia Provincial de Madrid desestimó el recurso de reapertura. Hemos aportado la documentación a medios como Antena3, Telecinco, periódico El Español, El cierre digital….

Un extraño accidente

Son las cuatro de la tarde del 8 de enero de 2017. Rafa, ‘Rafita’  nosotros le llamábamos así, conduce su Honda CBR 1000 por el término de Ribatejada (Madrid). Va ataviado con un mono blanco. Su novia Laura viaja detrás como copiloto. Adelantan a un coche a la salida de Ribatejada (Madrid), en una recta sin demasiada complicación, (unos 600 m. antes del siniestro) y que  más tarde encontramos y nos dijo que quién conducía el coche era un hombre y no una mujer. ; La motocicleta llega a una leve curva a izquierda con cambio de rasante donde se cruza  con un Lancia azul.

La motocicleta pierde el control y los chicos acaban en el asfalto. Los dos fallecen.

Son varios los coches de paso que se detienen en ese punto tras el siniestro. La mujer del Lancia viaja junto a su marido, un hombre cano de mediana edad. Ella les dice a todos que está todo controlado, que ya ha llamado a la Guardia Civil y a la ambulancia, que circulen. Cuando llega la Guardia Civil de Tráfico, hablan con los ocupantes del Lancia y  le tomaron manifestación “ in situ”  y que corroboraron al día siguiente en oficinas  de la Guardia Civil de tráfico.  la aportaron al juez 43 días después, cuando el caso ya se había archivado provisionalmente.

En La Ampliación del Informe de Atestado de la G.C. de tráfico que se entregó al juzgado a los tres meses de producirse el siniestro,  no hay ni rastro de la presencia de testigo, ni coche alguno.

Rafa tenía 24 años y residía en Madrid

A mi marido Rafael, le dijeron los agentes, cuando fue a recoger los enseres de nuestro  hijo al cuartel, que el chico iba como loco. Los agentes no sabían con certeza a la velocidad que iba la motocicleta,  decidieron que iba rápido porque es lo que le habían dicho los ocupantes del vehículo Lancia.

 

La testigo del Lancia

  Los agentes no revisaron en ningún momento si su coche tenía marcas de impacto o roce alguno. Los agentes que le tomaron declaración recogieron que ella dijo lo siguiente:

“(…) circulando en sentido decreciente con dirección Daganzo de Arriba, aproximándose con una curva con desarrollo hacia la derecha, observa una motocicleta que circula en sentido creciente, tomando la misma curva prácticamente por el centro de la calzada, invadiendo los cuerpos de los dos ocupantes de la motocicleta parte del carril por el que circula la dicente, esto debido a que la motocicleta trazaba la curva con cierta inclinación. Que cuando la motocicleta se aproxima a la posición ocupada por el vehículo conducido por la declarante, su conductor, para evitar la colisión, intenta corregir la posición de la motocicleta para sortear el obstáculo, momento en que, por la propia maniobra realizada, dirige el vehículo contra el margen derecho de la calzada y, para evitar una posible salida de vía, vuelve a tumbar la motocicleta para intentar salvar el desarrollo completo de la curva”.

Los agentes en ningún caso le preguntaron acerca de si vio el impacto, cuál era el obstáculo que tenía la motocicleta delante, contra qué se golpearon o en qué posición se hallaba su coche.

Después de varias quejas y contactar con servicios internos de la Guardia Civil conseguimos que se hiciera una revisión del Informe de Atestados del siniestro a través del GIAT (Grupo de Investigación y Análisis de la Agrupación de Tráfico) de la Guardia Civil, Calle Emilio Muñoz (Madrid); a los que entregamos toda la documentación e imágenes que habíamos recabado y que eran antagónicas con el Informe de atestados del siniestro.

 Tras la revisión del Informe de Atestados desde el GIAT de Madrid, nos citaron en sus dependencias oficiales de Madrid; concluyendo que el informe inicial estaba plagado de errores que pudieron ser determinantes en la investigación, aproximadamente un 60%, nos dijeron que a pesar de las irregularidades que había en el Informe, no lo iban a entregar al juzgado.( 23-marzo-2019). Finalmente a petición del juzgado de Torrejón de Ardoz, el GIAT tuvo que entregar el informe revisado. (17-septiembre de 2019).

A continuación, expongo algún punto de los muchos que corrigió esta revisión: 

- Situó por primera vez el vehículo que venía en dirección contraria en la escena del siniestro;

-Deberían los instructores haberle hecho las pruebas de alcoholemia y drogas al conductor del vehículo por la posibilidad de intervención directa.

-Los instructores actuaron de manera parcial, arbitraria y subjetiva al descartar al vehículo Lancia,

- Reprocha a los instructores de tráfico de Paracuellos que no hayan inspeccionado el vehículo Lancia, para comprobar si ha sufrido algún tipo de daños.

-  Tacha en su informe a los Instructores  de Paracuellos, de  parciales, subjetivos y arbitrarios al no tener en cuenta la declaración de la supuesta conductora del vehículo que con su manifestación se autoinculpaba.

-         Las explicaciones de los Instructores en la reconstrucción no guardan ninguna relación con el significado que representa los términos utilizados, evidenciando un desconocimiento total de la teoría para la explicación de un siniestro.

-     La falta de explicación objetiva y argumentada de las supuestas infracciones del conductor de la motocicleta cuestiona la imparcialidad de los instructores.

-     La causa principal del accidente que argumentan queda desacreditada por la propia instrucción policial, al perder los instructores la objetividad.

-          No se reseña con antelación la trayectoria previa de la motocicleta y su posición inicial y tampoco se reseña y  ubica la posición del vehículo del testigo participante del accidente.

-         La descripción gráfica del tramo del accidente no se corresponde con el tramo real del accidente.

-          Existe un cambio de rasante que no se cita en el informe técnico de atestados.

Después de todas están profundas irregularidades y conclusiones que el instructor del GIAT  modifica o revisa del Informe de atestados del 23 de marzo de 2017, continuó con puntos importantes del informe de atestados que  dio  por válidos, por lo que entendimos que continuaba con la farsa y la mentira, y que a continuación  enumero:

1. Desvirtúa la declaración del/a conductor del vehículo que venía en dirección contraria

al manifestar que “al haber tardado 27,50 h. en declarar desde la ocurrencia de los hechos.

   a) Está la declaración del instructor del siniestro que realizó  en las oficinas del sector de Tráfico de Madrid, y manifiesta que le tomó “in situ” la filiación completa y le preguntó por lo sucedido; en días posteriores se le toma declaración al conductor/a del vehículo, ratificando todo lo que le había manifestado el día del accidente en el lugar de los hechos.

   b) En la presentación de este Informe a la familia hay una declaración de un agente de la Guardia Civil, que manifiesta que los ocupantes, del vehículo Lancia, estuvieron hablando con el Jefe. (Capitán Jefe del subsector de Tráfico Madrid-Norte).

2. Indica que la motocicleta y el cuerpo del conductor de la motocicleta no se ha movido o manipulado.

a) Según este informe no se ha producido ninguna modificación de la motocicleta, a pesar de haberle entregado imágenes que indican todo  contrario, entre ellas,  dos agentes desplazando la motocicleta caída en el asfalto.

b) Entre las diferentes imágenes fotográficas del Informe de Atestados de los Instructores de Paracuellos  se puede apreciar sin lugar a dudas que el cuerpo del conductor de la motocicleta está en dos posiciones diferentes, cosa que solo es posible si se ha manipulado y cambiado de posición. Al instructor del GIAT se le entregó antes de hacer el informe, tanto declaraciones de conductores que pasaron por el lugar del siniestro a los pocos minutos de producirse éste; así como una imagen de tve1 de una secuencia de unos 20 seg.de esa misma tarde, con la posición del conductor de la motocicleta, donde se puede apreciar  que está en su carril sobre el asfalto y no debajo de la valla del quitamiedos como indica el informe del GIAT, apoyando el Informe de atestados de Paracuellos.

-3. Cotejo de daños de la motocicleta con zonas de interacción de la bionda.

-a) Guardarrail derecho.  No da explicación a que la motocicleta 200 Kg. en arrastre pueda golpear un poste con la rueda trasera y marcar dos tramos de vallas del quitamiedos de unos dos metros. El plástico pvc que rodea al poste después del impacto permanece intacto.

-b) Guardarrail  izquierdo. No da explicación a que la motocicleta salga despedida en arrastre, y golpear otro poste a unos 65 metros del primero con la misma rueda trasera, romper en este caso un poco de pvc y esta vez marcar dos tramos de vallas del quitamiedos de unos cinco metros.

Estos datos indican que la motocicleta solo perdió el equilibrio en su posición final.

-4. Trayectoria  de la motocicleta en el siniestro, que apoya este informe y no se corresponde a la realidad.

-5. Los datos y recorrido de la trayectoria de caída por arrastre son erróneos e irreales.

A datos falsos los resultados de la velocidad no corresponden a la realidad.

La revisión (del Informe de Atestados de Paracuellos)  da por válidos, puntos fundamentales,  sabiendo que son irreales, profundamente irregulares, por no decir que sus conclusiones son totalmente   FALSAS, ya que están basadas en datos falsos, y lo más lamentable es que lo ha hecho    “a sabiendas”, con una oscura intención, que es la de librar a un conductor de unos posibles homicidios.

Tenemos claro que “Están intentando  tapar este caso desde el principio”. 

Ha pasado cerca de cuatro años, aunque no perdemos la esperanza: “No sentimos que estemos perdiendo el tiempo; yo lo que perdí fue a mi hijo, así que voy a dedicar todo el que me queda, hasta que se haga justicia para Rafita”.

A pesar de las decepciones, no desfallecemos. Ahora estamos elaborando unas mascarillas que hemos personalizado con mucho cariño para poder hacer frente a todos los gastos que se nos están presentando en esta larga lucha, el coste de la mascarilla es de 10€ y va íntegramente destinado a pagar todas las costas judiciales. Adjunto nuestro enlace de facebook.

https://www.facebook.com/rafael.moralmiranda

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1000!
Con 1000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas