NO AL CAMBIO DE HORARIO DE MERCAMADRID

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


El Director – Gerente del Mercado de Maravillas de Madrid, nos ha remitido una circular en la que nos hace partícipe de un hecho, a mi juicio, extremadamente grave y que puede poner en peligro la actividad de venta minorista que desde hace tiempo vengo realizando en mi comercio de alimentación en la ciudad de Madrid.

 Porque nos ha comunicado que según se publica en su web corporativa, “la Asociación de Empresarios Mayoristas del Mercado Central de Frutas de Madrid, ASOMAFRUT, ha celebrado una Asamblea General Extraordinaria para votar el horario de funcionamiento del Mercado Central de Frutas y Hortalizas de Madrid. Ha contado con la presencia del 89% de las empresas asociadas que representan al 93 % de los puestos y módulos.

Tras realizar las dos vueltas previstas para la Asamblea, la opción adoptada mayoritariamente ha sido el denominado “Horario de Día”.

La opción elegida implica la necesaria modificación del horario oficial aprobado por el Decreto de fecha 22 septiembre de 1993 y del calendario habitual, y la efectiva implantación y cumplimiento del denominado “HORARIO DE DÍA”, de lunes a viernes, estableciendo la descarga, distribución y venta entre las 8h y las 17h.”

Como bien sabe y nos consta, todos los Mercados Municipales minoristas son, o al menos deberían ser, unas estructuras comerciales regladas y reglamentadas, tanto en su funcionamiento y gestión interna (a través de los Reglamentos Régimen Interior) como en su ordenación externa (a través de la Ordenanza Municipal de Mercados y demás normativa de aplicación); y esto es así porque para muchos aspectos de nuestro quehacer diario, la planificación y la organización de abastecimiento deviene no sólo como necesaria, sino más bien como estratégica.

Todos los Mercados tienen muy bien definidos sus horarios de venta al público, de gestión de residuos, de apertura y abastecimiento… y lo vienen realizando, en la gran mayoría de los casos, desde hace mucho tiempo y sin problema alguno.

El usuario se ha acostumbrado a su rutina diaria y ha acomodado necesariamente su estructura comercial y de recursos humanos a lo dispuesto por el concesionario.

 Por tanto, y desde nuestro punto de vista, al comerciante cualquier cambio no justificado en sus hábitos de gestión comercial, supondría sin lugar a dudas un caos organizativo y de gestión.

Pero si esto es así para el usuario, las consecuencias que estos cambios acarrearían al concesionario son de difícil pronóstico, pues el modelo de gestión comercial de cada uno de los Mercados se debería modificar en su totalidad; y decimos en su totalidad, porque toda la logística de abastecimiento y aprovisionamiento de género daría un vuelco de 360º, la gestión de residuos se vería enormemente afectada, los horarios de apertura de los establecimientos, los trabajos internos de limpieza de las instalaciones y zonas comunes… En definitiva, pasaríamos a vivir en el absoluto caos.

Y si todo esto ya es imposible de asumir por el usuario y el concesionario, qué decir del cliente, visitante o turista; ya sólo imaginar a un compañero frutero o a un pescadero descargando en las zonas comunes del Mercado 10.000 kgs de fruta o pescado a las 12’00 de la mañana, hace que ésta posibilidad se nos antoje kafkiana e inasumible.

 Pero es que además, y dado que los Mercados están estratégicamente ubicados en grandes ejes comerciales, muchos de ellos con tráfico denso y escasez de espacios para estacionar, parar y descargar, la probabilidad de que a partir de las 12’00 de la mañana comiencen a llegar desde MercaMadrid los camiones o furgonetas de los usuarios de los Mercados, no haría más que convertir a esas calles en verdaderas “zonas de guerra” a todas luces ingobernable. 

No dude, en consecuencia, que los principales ejes comerciales de Madrid se colapsarían, con lo que ello puede significar para los madrileños y visitantes.

 Desde otro punto de vista, quiero llamar su la atención en el hecho de que el producto que se vendería en el Mercado a los clientes ya no sería fresco del día, sino que cuando el producto salga a la venta ya tendría un día de caducidad, pues al día siguiente se vendería el producto comprado a las 12’00 de la mañana del día anterior; y como podrá Ud. comprender ésta absurda situación quebraría por su propia base la exégesis o la razón de ser de los Mercados Municipales.

No la voy a recordar, pues lo conoce bien, la premisa básica de nuestro modelo de negocio y lo que todavía nos hace ser merecedores de la confianza de nuestros clientes y que nos permite ser competitivos en el actual escenario comercial: el extremo cuidado del producto que refrenda su calidad y que lo reputa como fresco. Es esta circunstancia, sin lugar a dudas, lo que nos hace diferentes al resto de competidores.

Los usuarios de los mercados municipales y sus responsables tenemos la evidente necesidad de adaptarnos a las modificaciones de los hábitos de consumo de nuestros clientes, que es a quienes nos debemos; y lo estamos haciendo no sin esfuerzo. Pero entendemos que son cambios justificados que se van imponiendo en la sociedad por muchos y diferentes motivos.

Pero si al final se impone el criterio subjetivo, interesado e injustificado de unos pocos frente al sentir general de la práctica totalidad de los agentes comerciales que intervienen en la vida de los Mercados Municipales, no sólo iríamos en contra de nuestras propias señas de identidad (que son las que nos siguen permitiendo sobrevivir), sino que estaríamos engañando al consumidor al ofrecer un producto de primera necesidad que en teoría vendemos como fresco pero que está comprado el día anterior. 

Ud., que conoce bien a los Mercados y a sus comerciantes, sabe que somos gente trabajadora, empresarios, emprendedores; somos personas que con nuestro sacrificio y esfuerzo diario permitimos que muchas familias lleven a casa un sueldo digno…; y creemos que estas actitudes o estos planteamientos puede poner en jaque y en serio peligro nuestro trabajo, nuestra empresa y el trabajo de nuestros empleados. Y como Ud. podrá comprender, no lo podríamos consentir.

Llevamos, junto con Ud., muchos años luchando por dignificar y profesionalizar al máximo todo lo que rodea al mundo de los Mercados Municipales; y queremos seguir haciéndolo siempre que nos lo permitan.

Por todo ello y abusando una vez más de su constante predisposición a luchar por nuestro formato comercial y nuestra forma de vida, acudimos a Ud. con la única intención de que defienda nuestros postulados y pedimentos ante quienes corresponda, reafirmando nuestra más absoluta disconformidad con la propuesta de cambio de horarios de abastecimiento de MercaMadrid propuesto por ASOMAFRUT.

 



Hoy: Luis sisinio cuenta con tu ayuda

Luis sisinio PULIDO necesita tu ayuda con esta petición «DIRECTORA DE COMERCIO DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID: NO AL CAMBIO DE HORARIO DE MERCAMADRID». Únete a Luis sisinio y 1.120 personas que ya han firmado.