SUPRIMAN LA BUROCRACIA EN LA ATENCIÓN DE LA SALUD DE NUESTROS ADULTOS MAYORES

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 200!


“LA ATENCIÓN A LOS ANCIANOS HABLA DE LA CALIDAD DE UNA CIVILIZACIÓN”.

Papa Francisco.

La semana pasada acompañé a mi padre, al traumatólogo. Él es un señor de 74 años, con serios problemas de columna, lo que le impide caminar normalmente y hasta le cuesta permanecer de pie puesto que pierde estabilidad.

Para asistir a dicho profesional, tuvo que pagar consulta particular, ya que su obra social “es PAMI”. El mismo le indicó que seguramente su caso deberá ir a cirugía y para corroborarlo le indicó hacer una resonancia magnética y radiografía.

Al llamar a un centro dónde hacen este tipo de prácticas me dijeron que ellos ya no tenían contrato con PAMI y que debía llamar al “PAMI escucha” para que me indicaran dónde debía ir. Llamé ese día desde las 8:00 am y logré que me atendieran a las 11:30 horas.  Me indicaron que debía dirigirme al Sanatorio 9 de Julio en San Miguel de Tucumán. Llamé al mismo dije que era para pedir turno para los estudios mencionados y cuando me pidieron la obra social aclaré PAMI, inmediatamente la respuesta fue: “Ah, debe venir personalmente con la orden para sacar el turno”. Pregunté exactamente la dirección dónde debía ir me indicaron “25 de mayo 372”.  Al siguiente día, viernes 27 de octubre, fui  y allí me dijeron: “No, para sacar turno debe ir a Córdoba 445”.  Me dirigí a la nueva dirección, saqué número  y al ser atendida y decir la obra social me contestaron: “Ah, PAMI vaya abajo”, nuevamente a sacar número y esperar. Una vez en el subsuelo concluyeron con la directiva final: “Para turno debe ir al médico que le indicó el estudio y traer esta ficha completada por el profesional”.

Indignadísima por haber recibido información errónea en 4 ocasiones, volví a mi trabajo en el cuál había pedido permiso  porque el trámite solo puede hacerse en el reducido horario de 9 a 13 h. Llamé al consultorio médico me dijeron que pase a dejar la solicitud para llenar y luego pase a retirarla. Fui y sólo gracias a la consideración y buena voluntad de la secretaria salí de allí con la solicitud llena. Volví al lugar dónde debía sacar el turno y me dijeron “Déjela y pase el jueves 2 de noviembre, recién entonces una vez autorizado se le dará el turno”.

Después de todo esto me quede con una gran indignación e impotencia. Me pregunto ¿cómo puede ser  tremenda burocracia para atender la salud de nuestros adultos mayores? Me quede pensando en qué hace una persona que no puede moverse,  como el caso de mi padre, y no tiene a nadie que haga estos trámites.

¿Cómo puede ser, desde el vamos, que no puedan elegir con qué profesional quieren atenderse y dónde quieren hacerse los estudios que se les indique? ¿Qué clase de sociedad somos que tratamos así a nuestros mayores? ¿Qué ejemplo les damos a nuestros hijos con esta falta total de consideración y de respeto que tenemos para con ellos?

“Un pueblo que no respeta a sus ancianos, no tiene futuro porque no tiene memoria, ha perdido la memoria”. Papa Francisco.

¿Hasta cuándo, como sociedad, vamos a permitir esto sin exigirle a nuestros gobernantes que supriman ésta burocracia?. Que nuestros padres y abuelos sean respetados como se merecen y eso se manifieste en la atención de su salud y dejar de sentir como sienten: “ah, no.  Tienen PAMI, son el último orejón del tarro”, como se dice popularmente.

Por favor, nos unamos y exijamos que cambie de una buena vez y para siempre esta situación, que se pongan las pilas y  hagan lo que deban hacer que para eso están dónde están.



Hoy: María Fernanada cuenta con tu ayuda

María Fernanada Brizuela necesita tu ayuda con esta petición «Director Ejecutivo : SUPRIMAN LA BUROCRACIA EN LA ATENCIÓN DE LA SALUD DE NUESTROS ADULTOS MAYORES». Unite a María Fernanada y 172 personas que firmaron hoy.