A 50 años del crimen de Tlatelolco. Castigo a los culpables. Alto a la impunidad.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 200!


Diputado Porfirio Muñoz Ledo

Presidente de la Mesa Directiva

LXIV Legislatura, Cámara de Diputados

P r e s e n t e

 

Hace cincuenta años, el Movimiento Estudiantil de 1968, ejemplar lucha cívica en contra del autoritarismo, sacudió en todos los sentidos, a la sociedad mexicana. Hoy, el 68 permanece entre nosotros, y muchos ciudadanos reivindican el legado de aquellos estudiantes, que hace medio siglo, tomaron las calles para decir junto a personajes como el Rector, Javier Barrios Sierra, ¡Viva la Discrepancia!

Lamentablemente, durante cinco décadas, junto a la rica herencia del Movimiento, también ha persistido el sabor amargo de la injusticia, de la impunidad. Nunca, ninguna autoridad investigó con seriedad los asesinatos, torturas, desapariciones y encarcelamientos cometidos durante la guerra no declarada, pero abierta y brutal emprendida, en contra de la protesta estudiantil, por el aparato estatal encabezado por el Presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz. A pesar de las irrefutables evidencias sobre la represión diazordacista, entre las que se cuentan la masacre de la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, las ocupaciones por el ejército, con tanques de guerra y a bayoneta calada, del Casco de Santo Tomás y la Vocacional 7 de Tlatelolco o el bazucazo de San Ildefonso; ocho sucesivos presidentes de México (desde Luis Echeverría hasta Enrique Peña Nieto), y sus aparatos de justicia, han callado. Igual que las fuerzas armadas y el Congreso. Nadie siquiera ha pedido perdón, todos han apostado al olvido. 

Diputado Muños Ledo, “2 de octubre no se olvida”. Año con año, miles de ciudadanos en busca de justicia han levantado la voz para que se investigue y juzgue a los culpables de estos crímenes y de esta forma se termine con el manto de impunidad que cubre los asesinatos cometidos durante el Movimiento Estudiantil de 1968. Ellos bien saben, que sólo así se sentará un real precedente y se enviará un claro mensaje de que en México nunca más quedarán sin castigo actos criminales como los de Tlatelolco, o más recientemente, la terrorífica Noche de Iguala.

Por todo esto, solicito su decidida intervención para que la Cámara de Diputados en pro del fortalecimiento de las mejores causas ciudadanas, ponga el ejemplo y de forma autocrítica se exprese sobre su triste accionar durante el movimiento estudiantil de 1968. Igualmente para que este órgano legislativo manifieste su condena al régimen del Presidente Díaz Ordaz, por la brutal represión que implementó en contra de la lucha estudiantil. Aunado a lo anterior, de la mayor importancia sería un llamado de la Cámara, que usted preside, para que las autoridades judiciales destraben los juicios ya iniciados y abran nuevas vertientes de investigación sobre lo que realmente aconteció en el 68 mexicano. Consecuentemente, esto obligaría a exigir la apertura de los archivos del ejército y otras instituciones partícipes de la represión.     

Diputado Porfirio Muñoz Ledo, acciones de esta magnitud no sólo enaltecerían la conmemoración de los cincuenta años del Movimiento Estudiantil de 1968, sino darían certidumbre a los ciudadanos sobre la verdadera vocación de cambio que existe, tanto en el poder legislativo ya en funciones, como en el poder ejecutivo que iniciará su mandato el 1º de diciembre de 2018.

Atentamente. Jaime Tello Cadenas. Cineasta. Alumno de la Voca 7 de Tlatelolco en 1968



Hoy: Jaime cuenta con tu ayuda

Jaime Tello necesita tu ayuda con esta petición «Diputado Porfirio Muñoz Ledo. Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.: A 50 años del crimen de Tlatelolco. Castigo a los culpables. Alto a la impunidad.». Súmate a Jaime y 154 persona que han firmado hoy.