Ley de Salud Mental para el Estado de Zacatecas

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Urge la Ley de Salud Mental para el Estado de Zacatecas, México.

"Es peor estar enfermo del alma que del cuerpo, ya que aquellos que padecen del cuerpo sólo sufren, pero aquéllos que padecen del alma, sufren y hacen daño"

Plutarco, Moralia.

Ahora supongamos que una organización cualquiera nos permitiese multiplicar nuestro número hasta el punto de poder tratar grandes masas de hombres. Por otro lado, puede preverse que alguna vez la conciencia moral de la sociedad despertará y le recordará que el pobre no tiene menos derechos a la terapia anímica que los que ya se le acuerdan en materia de cirugía básica. […]. Se crearán entonces sanatorios o lugares de consulta a los que se asignarán <Psicólogos, psicoanalistas y psiquiatras>* [...], quienes, [...] volverán más capaces de resistencia y más productivos a hombres que de otro modo se entregarían a la bebida, a mujeres que corren el peligro de caer quebrantadas bajo la carga de las privaciones, a niños a quienes sólo les aguarda la opción entre el embrutecimiento o la neurosis. Estos tratamientos serán gratuitos. Puede pasar mucho tiempo antes de que el Estado sienta como obligatorios estos deberes. […] alguna vez ocurrirá

Freud, Sigmund 

Todo humano tiene necesidades básicas que se asumen como derechos, por lo cual se le debe asegurar a éste la posibilidad de cubrirlas de manera satisfactoria; uno de esos requerimientos o garantías elementales que tenemos como seres humanos es el derecho a la salud, razón por la cual los gobiernos y sus instituciones tienen la obligación ineludible de garantizar una salud integral a cada persona y a todos los sectores de la comunidad; así, es unaresponsabilidaddel Estado asegurar que desde lo singular hasta lo colectivo se conserve o logre niveles óptimos de una Salud en general.
Ahora, cuando se habla de Salud sería un error pensar ésta sólo en el ámbito físico, pues la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye el área de la Salud Mental para poder abordar la noción de Salud de manera correcta, al afirmar en 1948 que: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. La misma OMS en 2007 nos presenta la definición de Salud Mental, al decir que ésta es el “bienestar que una persona experimenta como resultado de su buen funcionamiento en los aspectos cognoscitivos, afectivos y conductuales, y, en última instancia el despliegue óptimo de sus potencialidades individuales para la convivencia, el trabajo y la recreación”.
Así la OMS en su 65a Asamblea Mundial de la Salud celebrada en mayo de 2012, adoptó la resolución WHA65.4 sobre la carga mundial de trastornos mentales y la necesidad de una respuesta integral y coordinada de los sectores sanitario y social de los países. En ella se pidió a la dirección general,que en consulta con los Estados Miembros, se prepare un plan de acción integral sobre salud mental que abarque los servicios, políticas, leyes, planes, estrategias y programas. Este plan de acción integró a los Estados Miembros, la sociedad civil y los asociados internacionales; presentando un enfoque integral y multisectorial. En el núcleo del plan de acción se encuentra el principio mundialmente aceptado de que no hay salud sin salud mental.
En nuestro país, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su Artículo primero el derecho de toda persona a disfrutar las garantías que se otorga nuestra Carta Magna, las cuales no podrán restringirse, ni suspenderse, sino en los casos y condiciones reconocidas en el propio texto constitucional. Del mismo modo, nuestraconstitución, en el Artículo 4º establece que “toda persona tiene derecho a la protección de la salud, la ley definirá las bases modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general, conforme a lo que se dispone la fracción XVI del artículo 73 de estaConstitución”.
Ley General de Salud, En los artículos 2° y 3° establece que el derecho a la protección a la salud tiene como finalidad el bienestar físico y mental del hombre, para contribuir al ejercicio pleno de sus capacidades, así como la prolongación y el mejoramiento de la calidad de la vida humana a través de la organización, control y vigilancia de la prestación de servicios y de establecimientos de salud. Esta ley en su Título Tercero, de la Prestación de los Servicios de Salud, establece en el Capítulo VII denominado de la Salud Mental, en el Artículo 72, que la prevención de las enfermedades mentales tiene carácter prioritario, basándose en el conocimiento de los factores que afectan la salud mental, las causas de las alteraciones de la conducta, los métodos de prevención y control de las enfermedades mentales, así como otros aspectos relacionados con la salud mental; asegurando lo anterior mediante la coordinación de los tres niveles de gobierno y por medio de estrategias de promoción, educación, cuidado e intervención referidas en lo general en los subsecuentes artículos 73, 74,75,76 y 77 de la citada ley.
Atendiendo aque los determinantes de la salud mental y de los trastornos mentales incluyen, no sólo características individuales, tales como la capacidad para gestionar nuestros pensamientos, emociones, comportamientos e interacciones con los demás, sino también factores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales tales como las políticas nacionales, la protección social, el nivel de vida, las condiciones laborales o los apoyos sociales de la comunidad,esnecesarioimplementar acciones para lograrque la población conserve la salud mental además de la salud física;impulsando la realización exitosa de estrategias de salud pública para prevenir, tratar y rehabilitar los padecimientos mentales y problemas del comportamiento que en la actualidad han agravado y son considerados los de mayor impacto en la sociedad.
De tal manera que trastornos como la depresión, el trastorno afectivo bipolar, la esquizofrenia y otras psicosis, la demencia, las discapacidades intelectuales y los trastornos del desarrollo como el autismo, representan ya un serio problema de salud,con un alto costo social queafecta a las personas sin distinción de edad, sexo, nivelsocioeconómico o cultura. Según la OMSen el 2011 la enfermedad mental representó el 13% de las enfermedades a nivel mundial y a la vez se encuentra entre los primeros tres detonantes de mortandad en personas entre 15 a 35 años, donde el suicidio fue una de las influencias. A demás la misma Organización declara que en el 2009 por lo menos 1 de cada 10 adultos padece algún trastorno mental. En el caso específico de América Latina y el Caribelos trastornos mentales y neurológicos psiquiátricosrepresentaban casi la quinta parte de la carga total deenfermedad,donde 6 de cada 10 personas no reciben tratamiento.
Por otra parte, cabe acentuar que los trastornos mentales,neurológicos y por consumo de sustanciassoncostosospara los sistemas de salud; por ejemplo, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el 2014 sólo ladepresión representó el 4,3% de la carga globalde enfermedad y es una de las principales causasde discapacidad en el mundo.
Según la OPS, en niños y adolescentes la presencia deenfermedad mental es del 20%, de los cuales entre el 4y 6% requiere intervención clínica. No obstante, la baja cobertura de los servicios especializados prevalece a nivel general.
En México, las enfermedades mentales principalmente de tipo emocional, ocupan los primeros lugares en la carga de enfermedad, representando un estimado de 15 millones de días perdidos por muerte prematura o por discapacidad. Los trastornos mentales son responsables de 25% de años de vida asociados con discapacidad en los hombres y de 23% en las mujeres. Esta problemática se vuelve aún mayor si se toma en cuenta que más del 80% de las personas con trastornos mentales no recibe tratamiento oportuno, ya sea por la falta de accesibilidad a los servicios de salud mental, diagnósticos inadecuados, aunado a la falta de información y toma de conciencia que se tiene de este tipo de padecimientos.

Según un estudio realizado por Benjet C, Borges G, Medina-Mora ME, Zambrano J, Aguilar-Gaxiola S (2009), el 24.7% de los adolescentes en México presentan uno o más problemas de salud mental, donde el trastorno de ansiedad, déficit de atención, depresión y uso de sustancias, así como intento suicida, son los que se presentan con mayor frecuencia. Cabe decir, según la Encuesta Nacional de Psiquiatría de 2003, un porcentaje alto de los trastornos mentales y del comportamiento se encuentra en las primeras décadas de la vida. Además, dichos autores, señalan lo siguiente:
“la última evaluación de los servicios de salud mental en México, señala las siguientes características: se observó que el eje de la atención de salud mental era —y sigue siendo— el hospital psiquiátrico. Si bien es cierto que el número de servicios ambulatorios fue más amplio, no alcanzaba para cubrir las necesidades de atención, y también se registró una cantidad insuficiente de servicios enfocados a la atención de los niños y adolescentes. Solo 27% del total de usuarios atendidos en establecimientos ambulatorios eran niños o adolescentes, mientras que el porcentaje de menores atendidos en hospital psiquiátrico era el 6%. Los resultados también revelaron que aproximadamente 50% de los pacientes que recibían atención, lo hacían en servicios hospitalarios y que era internado un paciente de cada 1,7 atendido en los servicios ambulatorios. Los usuarios de los servicios ambulatorios informaron un promedio de cuatro contactos por año.”
De acuerdo a un artículo publicado por Guillermo Cárdenas Guzmán (Septiembre, 2017) en una revista de divulgación científica de la UNAM, el suicidio es la segunda causa de mortalidad a nivel mundial en personas con edad de 15 a 29 años. Además señala que aproximadamente 800 000 personas anualmente cometen suicidio. De las muertes violentas registradas en el mundo 57% son suicidios, 43% guerras y homicidios. El 40% de los suicidios que se registraron en México en 2014 fueron jóvenes de 15 a 29 años y se registraron 6.5 suicidios por cada 100,000 habitantes.
El Estado de Zacatecas no está exento de estas y otras problemáticas, ya que se reportan cerca de tres mil nuevos casos por año de personas que padecen trastornos del estado de ánimo, como el caso de la depresión, trastorno bipolar y, entre otros, los inducidos por sustancias (estos trastornos representan la problemática principal de atención en salud mental). En el caso de la depresión, trastorno que se presenta más en mujeres, se considera la segunda causa de discapacidad laboral. Por otra parte, trastornos alimenticios como la anorexia y bulimia, comienzan a posicionarse en la población adolescente, al igual que suicidio, que presenta una tasa de 8.6%; datos arrojados por INEGI en 2015.
Mientras el trastorno por déficit de atención con hiperactividad padecido por niños, es el que genera mayor demanda. A lo anterior se debe de sumar el aumento en el consumo de drogas temprana edad (ENCODAT, 2016), el aumento en la prevalencia e incidencia de trastornos graves como la esquizofrenia, que es el trastorno mental que en el Estado presenta mayor demanda de hospitalización, basado en datos del Hospital de Salud Mental de Zacatecas (2017), así como las diversas secuelas psicológicas que los distintos fenómenos de violencia detonan en nuestra población.
En función y sustento de lo anterior, esta iniciativa ratifica el mensaje que dirige la OMS a las naciones, al mencionar que el bienestar mental es un componente fundamental de la definición de salud y que asimismo, la buena salud mental hace posible que las personas materialicen su potencial, superen el estrés normal de vida, trabajen de forma productiva y hagan aportaciones a su comunidad. Además, se comparte la preocupación que este organismo tiene por aspectos no resueltos, como el descuido de los servicios y la atención a la salud mental o las violaciones de los derechos humanos y la discriminación de las personas con trastornos mentales y discapacidades psicosociales. Y si bien nuestra nación ha avanzado en materia de salud mental, con la Ley General de Salud y la puesta en marcha del Programa de Acción Específico Salud Mental 2013-2018, en lo concerniente a la legislatura estatal hay mucho por recorrer ya que no son más de cinco Estados de la República los que han respondido a la urgencia y compromiso de garantizar, a través de una Ley de Salud Mental, el derecho que sus ciudadanos tienen para acceder a ese estado bienestar.
Así, el Estado de Zacatecas se encuentra entre las entidades federativas que no cuentan aún con una Ley de Salud Mental y por ende, no ha tenido los beneficios psicosociales que puede promover y garantizar en sus habitantes. Por estos motivos se propone la Ley de Salud mental para Zacatecas por:
Ser un derecho básico y como tal impostergable;
Por contemplarse en la Constitución y la Ley General de Salud de México;
Por los llamados que hacen los organismos internacionales para garantizar la salud mental para el individuo y la sociedad;
Porque permitirá contar con un marco jurídico que facilitará la obtención de recurso, contar con profesionistas de la Salud Mental para investigar, promover, detectar, prevenir, diagnosticar, rehabilitar, intervenir, dar seguimiento a los trastornos mentales y del comportamiento.
Propiciará condiciones de manera favorable para incidir en los problemas psicosociales que nos dañan como zacatecanos, tales como: la violencia y acoso que se genera en el seno familiar y la escuela, los efectos psicológicos que se derivan por la migración, así como la atención a las víctimas de los actos de violencia del crimen organizado.

De tal manera que la Ley de Salud Mental sentará las bases legales para:
Garantizar el acceso a los servicios de salud mental a toda la población de Zacatecas como derecho básico.
Diseñar y promover los protocolos adecuados para, a través de estos mecanismos y con la participación de profesionistas de la Salud mental, promover, detectar, prevenir, diagnosticar, intervenir, rehabilitar, investigar y fomentar de la salud mental y el bienestar psíquico en la población. Especialmente para atender y disminuir aquellos conflictos psicosociales como la delincuencia, violencia, adicciones, desigualdad, trastornos mentales y del comportamiento; no sólo en el ámbito familiar o comunitario, sino en escuelas y las organizaciones en general, incluyendo las empresas.
Supervisar, apoyar y regular los servicios de salud mental y actividades asistenciales afines en el sector público y privado que presten servicios de salud mental, con el fin de que sean los adecuados a la vez de garantizar que profesionistas de la Salud mental acreditados participen o asesoren dichos servicios.
Atender en el ámbito educativo los factores de riesgo que vulneran emocionalmente a los alumnos y otros actores de la comunidad escolar, además de prevenir e intervenir para fomentar ambientes sanos y pacíficos, una adecuada de convivencia y la promoción de un bienestar psíquico individual que favorezca el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Promover la Salud Mental en el Trabajo para la prevención e intervención ante los posibles factores de riesgo favoreciendo un ambiente laboral adecuado al considerar el bienestar psíquico de los trabajadores.
Todo lo ya mencionado en coordinación con las autoridades competentes en cada materia, fomentando y apoyando la creación de estrategias para la educación, difusión, prevención, promoción, investigación y atención a la salud mental de los zacatecanos.

 

 

Apóyanos por favor con tu firma.

Atentamente 

Mtro. Hans Hiram Pacheco García

Coordinador del Comité Interistitucional en Pro de la Salud Mental en el Estado de Zacatecas 

Director de la Unidad Academica de PsicologÍa de la UAZ 

Notas y referencias:

1.- La cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada desde 1948).

2.- Escandón Carrillo, Roberto. ¿Qué es salud mental? (Un panorama de la salud mental en México). En Castillo Nechar, Marcelino (Coord.) Salud mental, sociedad contemporánea. Universidad Autónoma del Estado de México. México 2000. ISBN 968-831-492-9. Pág. 17

* Lo que está entre corchetes (<>) es nuestro.



Hoy: Hans Hiram cuenta con tu ayuda

Hans Hiram Pacheco necesita tu ayuda con esta petición «Dip. : Ley de Salud Mental para el Estado de Zacatecas». Únete a Hans Hiram y 2.263 personas que ya han firmado.