Petition Closed
Petitioning Antonio Cuevas Delgado and 2 others
This petition will be delivered to:
Antonio Cuevas Delgado
Presidente de la Comisión de Industria
Turismo y Comercio en el Congreso de los Diputados

Dile al Gobierno que proteja la neutralidad de Internet con una ley

408
Supporters
Para acceder a Internet basta con pagar a una operadora o ISP para que nos de acceso. Pero sólo eso. La Red no le pertenece. ¿Es Barcelona propiedad de la concesionaria de la autopista por la que llegas a la ciudad? Ya llevaba un tiempo calentándose, pero desde el acuerdo de Google con Verizon y los nuevos avisos de Telefónica, el debate hierve e inicia su punto de no retorno hacia dos posibles finales: uno donde se regule por ley la neutralidad de la Red u otro donde seamos expulsados para siempre de este invento que entre todos amamantamos. En una Internet no neutral, Google podría no existir, y quizá nos tendríamos que haber conformado con Olé-Terra o Altavista. No hablemos de Gmail, de Facebook, de Twitter. Muy difícil lo tendrían, por ejemplo, los medios de comunicación independientes, no digamos ya los que fueran sin ánimo de lucro, como este mismo Bottup. ¿Con qué dinero íbamos a pagar el peaje de las operadoras? Quizá grandes grupos de comunicación tradicionales sí pudieran. Desde luego, no existiría Wikileaks, y volveríamos a la estricta verticalidad de los medios de comunicación de masas del siglo XX, aunque en un medio más ubícuo, perfecto para trasladar mensajes impolutos, libres del manoseo de la plebe. La Internet neutral ha sido hasta hoy una herramienta que nos ha permitido hacer muchas cosas: desde reinventar el periodismo hasta revolucionar el comercio, desde permitir reecontrar viejos conocidos en Facebook a enterarnos de secretos y mentiras con que los Estados contaminaron a la opinión pública. Internet nos permite encontrar sinergias y colaborar para ser la sociedad que queremos ser, pasando -por fin- por encima de patrones impuestos por cualquier poder establecido. Nos organizamos bien en Internet, nos sentimos cómodos. Y libres. Ha llegado el momento de usar esta magnífica herramienta que es Internet para algo más que todo lo anterior: para salvarla. Tenemos en nuestras manos el instrumento más sofisticado y -a la vez- más sencillo y eficaz de toda nuestra historia evolutiva. Y aún nos pertenece. Que no llegue el aciago día en que tengamos que explicarle a nuestros hijos cómo fue que nos lo dejamos arrebatar.

Letter to
Antonio Cuevas Delgado
Presidente de la Comisión de Industria
Turismo y Comercio en el Congreso de los Diputados
Estimado Sr. Presidente de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio en el Congreso de los Diputados:

Como usted sabe, Internet es el pilar básico sobre el que se sustenta el desarrollo de la Sociedad del Conocimiento. Además, tal y como ha asegurado el Gobierno, es el sector económico ligado a las TIC y al Conocimiento el que ha de liderar la salida de la crisis económica actual.

En este contexto, los proveedores de Internet (ISP) pretenden cambiar las reglas que rigen actualmente el funcionamiento de la Red, para lo cual ya han solicitado permiso a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), tal es el caso de Telefónica de España.

Estos ISP, con el argumento de que de ellos depende el acceso y ampliación de la estructura física de la Red, pretenden arrogarse el derecho de aplicar restricciones sobre el acceso por parte de sus clientes a los contenidos que la Red alberga, y que obviamente no les pertenecen. De esta manera, si los planes de las ISP salen adelante, se rompe el derecho ciudadano a la conectividad a Internet y también el principio de igualdad en en el mercado digital, ya que un ISP podría en el futuro ofrecer los contenidos y servicios generados por competidores a velocidades más lentas que los promocionados por la propia ISP en virtud de sus intereses empresariales.

Si esto llega a ocurrir, se cortará de raíz la innovación y el emprendimiento en el mercado digital y TIC, imposibilitando el asentamiento de la Sociedad del Conocimiento en nuestro país, ya que ningún emprendedor o pequeña empresa podrá arriesgarse a innovar con nuevos productos y servicios digitales sin contar antes con el beneplácito de dichos ISP.

Por favor, emulen a sus homólogos chilenos y promuevan una Ley que consagre la neutralidad de la red como un requisito indispensable para la consevación del derecho ciudadano al acceso a la Red y para asegurar la prosperidad de la recién iniciada era de la Sociedad del Conocmiento.

Muchas gracias.