Petition Closed
La transformación en banco de la entidad resultante de la fusión de Caixa Galicia y Caixa Nova ha supuesto que la continuidad de la Obra Social de ambas Cajas se vea en peligro; la Obra Social como tal se realizaría desde una fundación cuyo sistema de financiación no está clarificado. Esto arroja la sombra de recortes en la actividad social de Novagalicia Banco cuando debemos recordar que muchos gallegos eligieron en su día Caixa Galicia y Caixa Nova debido a su compromiso social para con Galicia. Pese al reconocimiento que desde la dirección de Novagalicia Banco se ha hecho de la Obra Social, a día de hoy han iniciado un proceso de recorte, que comienza con la rescisión de los convenios de colaboración con entidades como Algalia. Como resultado, trabajadores que durante años han dado lo mejor de sí mismos dentro de la Obra Social y que son corresponsables de su éxito van a ser despedidos: años de experiencia, de elevada cualificación técnica se consideran prescindibles, lo que es como decir que realmente, pese a sus palabras, a los directivos no les interesa la calidad, la experiencia y el saber hacer de estos puestos técnicos, o que no les importa el empobrecimiento que supondría para la Obra Social perder a trabajadores que durante años han sabido qué hacer y cómo hacerlo. Es hora de recordar que es nuestro dinero como clientes, que no sólo queremos que vaya destinado a pagar las millonarias jubilaciones de sus directivos, sino que alimente -y más en plena crisis- la iniciativa social por la cual miles han elegido estas entidades de ahorro y que los gallegos respaldamos no sólo la idea abstracta de una Obra Social desde y para Galicia, sino la continuidad concreta de unos puestos de trabajo que en tiempo de crisis son más necesarios que nunca.
Letter to
Presidente y Consejero Delegado de NOVAGALICIA Banco José-María Castellano y César González-Bueno
Estimados señores Castellano y González-Bueno

Durante años los gallegos nos hemos beneficiado del buen hacer de la Obra Social de las entidades financieras que han dado origen a Novagalicia Banco, y ha sido éste un factor determinante en la elección de su entidad para que un gran número de clientes les confiase sus ahorros.

Ahora, arreciando la crisis, la ciudadanía gallega espera que hagan honor a la confianza que ha depositado en Caixa Galicia, Caixa Nova y ahora en Novagalicia Banco dando los pasos necesarios para proteger la Obra Social que tanto ha hecho por Galicia y por la imagen corporativa de estas entidades de ahorro.

Pero la Obra Social no es un ente abstracto; es un entramado de cual pieza fundamental son los trabajadores, cuya experiencia y cualificación técnica es insustituible: ya sean éstos trabajadores 'de la casa' como empleados externos que durante años han venido desarrollando, mejorando y enriqueciendo la Obra Social con su trabajo cotidiano. Nos referimos expresamente a los trabajadores de Algalia así como a aquellos trabajadores de empresas que prestan servicios y desarrollan su cometido dentro de la Obra Social.

Les pedimos por tanto, que den un paso adelante, que manifiesten su voluntad de continuar con la Obra Social y que lo hagan de la manera más básica: no incrementando el ya de por sí alarmante número de desempleados y confirmando públicamente que no reducirán plantilla -interna y externa- y darán la mayor prioridad al desarrollo de los proyectos sociales por los cuales tantos gallegos han optado, y siguen haciéndolo, por su entidad para gestión de sus ahorros.

Es, sencillamente, de justicia.