Petition Closed
Petitioning Presidente de la República Francesa François Hollande (Presidente de la República Francesa)
This petition will be delivered to:
Presidente de la República Francesa
François Hollande (Presidente de la República Francesa)

Destituya al ministro francés del Interior, señor Manuel Valls, por su discurso de odio contra el Pueblo Rrom.

El ministro del Interior del Gobierno de Francia, señor Manuel Valls, ha realizado unas gravísimas declaraciones (1) de corte racista, etnófobo y xenófobo, en las que criminaliza a todas las personas de etnia Rrom (el Pueblo Gitano), relacionándolas injusta y genéricamente con la «mendicidad y delincuencia».

En su desafortunada intervención, el señor Manuel Valls conculca al mismo tiempo los tres principios que inspiran el Estado de Derecho francés, su estructura institucional y su ordenamiento jurídico, al decir que: [las personas de origen gitano rumano y búlgaro] «Tienen modos de vida que son extremadamente diferentes de los nuestros».

Estas declaraciones son incompatibles con el desempeño de una función gubernativa al servicio de una nación que propugna la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad como pilares supremos de la cohesión social y ciudadana.

Más aún, estas declaraciones —y las acciones de gobierno que de ellas se desprenden— son claramente opuestas a la Constitución Francesa (2), a los principios del Partido Socialista francés, contrarias a la legislación de la Unión Europea en materia humanitaria, y constituyen una violación del texto y el espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (3).

Las políticas de deportación forzosa y masiva de grupos étnicos constituyen un crimen contra la Humanidad. La difusión de mensajes de odio desde tribunas gubernativas entraña una grave irresponsabilidad. La Historia nos dice que este tipo de declaraciones son recibidas como una consigna por parte de grupos criminales de ultraderecha, como una autorización general y explícita hacia la barbarie, que se ceba en los colectivos y personas más vulnerables de la sociedad.

Fuente (1): diario EL MUNDO, el día 24 de septiembre de 2013. Enlace: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/09/24/internacional/1380011259.html

Fuente (2): texto de la Constitución Francesa del 4 de octubre de 1958. Enlace: http://www.assemblee-nationale.fr/connaissance/constitution.asp

Fuente (3): texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948. Enlace: http://dudh.es


Letter to
Presidente de la República Francesa François Hollande (Presidente de la República Francesa)
Señor presidente,

Su ministro del Interior, el señor Manuel Valls, ha realizado unas gravísimas declaraciones racistas, xenófobas y etnófobas, en las que criminaliza a todas las personas de etnia Rrom (del Pueblo Gitano), relacionándolas injusta y genéricamente con la «mendicidad y delincuencia».

En su desafortunada intervención, el señor Manuel Valls conculca al mismo tiempo los tres principios que inspiran el Estado de Derecho francés, su estructura institucional y su ordenamiento jurídico, al decir que: [las personas de origen gitano rumano y búlgaro] «Tienen modos de vida que son extremadamente diferentes de los nuestros».

Estas declaraciones son incompatibles con el desempeño de una función gubernativa al servicio de una nación que propugna la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad como pilares supremos de la cohesión social y ciudadana.

Más aún, estas declaraciones —y las acciones de gobierno que de ellas se desprenden— son claramente opuestas a la Constitución Francesa, a los principios del Partido Socialista francés, contrarias a la legislación de la Unión Europea en materia humanitaria, y constituyen una violación del texto y el espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por todo ello, pedimos al señor presidente de la República Francesa, que desautorice estas declaraciones y destituya al titular de la cartera de Interior del Gobierno de Francia, señor Manuel Valls, y proceda a su sustitución por una persona que no amenace la convivencia en paz y diversidad.

Reciba el testimonio de nuestra más alta consideración,