A JUICIO “Trump” POR ACTOS DE LESA HUMANIDAD Y MALTRATO INFANTIL

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 200!


 Estás de acuerdo en que Donald Trump sea juzgado en la corte internacional de justicia de La Haya , por actos de lesa humanidad y maltrato infantil; al proponer, impulsar y ejecutar acciones públicas y gubernamentales contra los niños a través del encarcelamiento y privación de su libertad so pena del incumplimiento de trámites administrativos migratorios por parte de sus padres. 

Hoy la indignación del mundo se hace manifiesta con la política implementada por los EEUU a través de su más resiliente pillo Donald Trump con la implementación de su programa “Tolerancia  cero”, a través del cual los niños son separados de sus padres y sometidos a un encierro en celdas metálicas de manera indefinida, afectando todo indicio de derechos humanos.

Su temor fundado, -no a los señalamientos del escrutinio internacional-, si no la plataforma de reconvenciones, señalamientos y sanciones de la ONU, que dicho sea de paso su país ha ocupado históricamente como un medio para avasallar, señalar y culpar a sus incómodos. Ahora renuncia con desprecio al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y desconoce cual utilidad incondicional le representó durante años y años para cumplir sus ínfimos objetivos  al amparo de los Derechos Humanos.

Hoy EEUU rehuye a su responsabilidad histórica de entregar cuentas al mundo sobre los hechos de lesa humanidad que está cometiendo contra los niños de padres migrantes, al mantenerlos cuáles prisioneros ...

La Convención sobre los Derechos del Niño fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 44/25, el 20 de noviembre de 1989. 

Actualmente es el tratado internacional en materia de derechos humanos que cuenta con el mayor número de ratificaciones a nivel mundial a excepción de tres países, entre ellos destaca, nada más y nada menos que EEUU.

 La Convención sobre los Derechos del Niño es el primer tratado internacional especializado de carácter obligatorio que reconoce los derechos humanos de todos los niños, niñas y adolescentes del mundo. 

A lo largo de sus 54 artículos, establece un marco jurídico inédito de protección integral a favor de las personas menores de 18 años de edad, que obliga a los Estados que la han ratificado a respetar, proteger y garantizar el ejercicio de los derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales de los menores, ello con  independencia de su lugar de nacimiento, sexo, religión, etnia, clase social y “condición familiar”.

México ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 21 de septiembre de 1990, por lo que quedó obligado a adoptar todas las medidas administrativas, legislativas y de cualquier otra índole para dar efectividad a los derechos reconocidos en ella a favor de todos los niños, niñas y adolescentes en el país, por lo que no es ninguna limitante que los niños que se encuentran en la hipótesis de “cautiverio” o prisión cautelar por parte del gobierno de los EEUU sólo representen menos del 1% como lo señaló el Secretario de Relaciones Exteriores, pues aunque fuere sólo un menor, se tiene la obligación como ESTADO MEXICANO de activar de manera lacónica todos los protocolos de protección para los menores.

 El texto original de la Convención sobre los Derechos del Niño, Reza de la siguiente manera en los artículos que he seleccionado u son de aplicación inmediata para el caso que nos ocupa:

Artículo 4

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos reconocidos en la presente Convención. En lo que respecta a los derechos económicos, sociales y culturales, los Estados Partes adoptarán esas medidas hasta el máximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperación internacional.

 Artículo 5

Los Estados Partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los padres o, en su caso, de los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, según establezca la costumbre local, de los tutores u otras personas encargadas legalmente del niño de impartirle, en consonancia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiadas para que el niño ejerza los derechos reconocidos en la presente Convención.

 Artículo 9

1. Los Estados Partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior del niño. Tal determinación puede ser necesaria en casos particulares, por ejemplo, en los casos en que el niño sea objeto de maltrato o descuido por parte de sus padres o cuando éstos viven separados y debe adoptarse una decisión acerca del lugar de residencia del niño.Es menester señalar que dicha condicionante opera en razón del conflicto familiar entre padres del menor, más no respecto de la posición de un Estado frente a la condición de los padres. 
4. Cuando esa separación sea resultado de una medida adoptada por un Estado Parte, como la detención, el encarcelamiento, el exilio, la deportación o la muerte (incluido el fallecimiento debido a cualquier causa mientras la persona esté bajo la custodia del Estado) de uno de los padres del niño, o de ambos, o del niño, el Estado Parte proporcionará, cuando se le pida, a los padres, al niño o, si procede, a otro familiar, información básica acerca del paradero del familiar o familiares ausentes, a no ser que ello resultase perjudicial para el bienestar del niño.

 Artículo 10

1. De conformidad con la obligación que incumbe a los Estados Partes a tenor de lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo 9, toda solicitud hecha por un niño o por sus padres para entrar en un Estado Parte o para salir de él a los efectos de la reunión de la familia será atendida por los Estados Partes de manera positiva, humanitaria y expeditiva. Los Estados Partes garantizarán, además, que la presentación de tal petición no traerá consecuencias desfavorables para los peticionarios ni para sus familiares.

2. El niño cuyos padres residan en Estados diferentes tendrá derecho a mantener periódicamente, salvo en circunstancias excepcionales, relaciones personales y contactos directos con ambos padres. Con tal fin, y de conformidad con la obligación asumida por los Estados Partes en virtud del párrafo 1 del artículo 9, los Estados Partes respetarán el derecho del niño y de sus padres a salir de cualquier país, incluido el propio, y de entrar en su propio país. El derecho de salir de cualquier país estará sujeto solamente a las restricciones estipuladas por ley y que sean necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de otras personas y que estén en consonancia con los demás derechos reconocidos por la presente Convención.

 Artículo 11

1. Los Estados Partes adoptarán medidas para luchar contra los traslados ilícitos de niños al extranjero y la retención ilícita de niños en el extranjero.

2. Para este fin, los Estados Partes promoverán la concertación de acuerdos bilaterales o multilaterales o la adhesión a acuerdos existentes.

 Artículo 12

1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

2. Con tal fin, se dará en particular al niño oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional.

 Artículo 16

1. Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación.

2. El niño tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques.

 Artículo 40

1. Los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño de quien se alegue que ha infringido las leyes penales o a quien se acuse o declare culpable de haber infringido esas leyes a ser tratado de manera acorde con el fomento de su sentido de la dignidad y el valor, que fortalezca el respeto del niño por los derechos humanos y las libertades fundamentales de terceros y en la que se tengan en cuenta la edad del niño y la importancia de promover la reintegración del niño y de que éste asuma una función constructiva en la sociedad.

2. Con este fin, y habida cuenta de las disposiciones pertinentes de los instrumentos internacionales, los Estados Partes garantizarán, en particular:

a) Que no se alegue de ningún niño que ha infringido las leyes penales, ni se acuse o declare culpable a ningún niño de haber infringido esas leyes, por actos u omisiones que no estaban prohibidos por las leyes nacionales o internacionales en el momento en que se cometieron;

b) Que a todo niño del que se alegue que ha infringido las leyes penales o a quien se acuse de haber infringido esas leyes se le garantice, por lo menos, lo siguiente:

i) Que se le presumirá inocente mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley;

ii) Que será informado sin demora y directamente o, cuando sea procedente, por intermedio de sus padres o sus representantes legales, de los cargos que pesan contra él y que dis- pondrá de asistencia jurídica u otra asistencia apropiada en la preparación y presentación de su defensa;

iii) Que la causa será dirimida sin demora por una autoridad u órgano judicial com- petente, independiente e imparcial en una audiencia equitativa conforme a la ley, en presencia de un asesor jurídico u otro tipo de asesor adecuado y, a menos que se considerare que ello fuere contrario al interés superior del niño, teniendo en cuenta en particular su edad o situación y a sus padres o representantes legales;

iv) Que no será obligado a prestar testimonio o a declararse culpable, que podrá interrogar o hacer que se interrogue a testigos de cargo y obtener la participación y el interrogatorio de testigos de descargo en condiciones de igualdad;

 La Convención sobre los Derechos del Niño da cuenta sin duda alguna de la importancia que representa el respeto al derechos de los niños y menores de edad, quienes constituyen el factor motor de la humanidad. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Hoy: Asociación Nacional de Condóminos y Vecinos A.C. cuenta con tu ayuda

Asociación Nacional de Condóminos y Vecinos A.C. necesita tu ayuda con esta petición «Derechos humanos: A JUICIO “Trump” POR ACTOS DE LESA HUMANIDAD Y MALTRATO INFANTIL». Súmate a Asociación Nacional de Condóminos y Vecinos A.C. y 178 persona que han firmado hoy.