Ayúdanos a salvar al histórico Huerto Comunitario Providencia

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Durante el año 2015 nacieron más de 15 huertos comunitarios en la comuna de Providencia. Tras años de políticas públicas poniendo los intereses de unos pocos por sobre el derecho de todos a la Ciudad, queda un solo huerto urbano de aquellos más de 15 que surgieron en aquel entonces: el huerto luego lo denominamos Huerto Comunitario Providencia, ubicado en José Manuel Infante 1415. El pasado 11 de Enero 2021 y sin previo aviso, la Municipalidad le comunica al equipo de coordinación que hay 20 días para trasladar el huerto con el fin de iniciar obras del nuevo Centro de Salud Familiar Dr. Hernán Alessandri. No tenemos por qué elegir entre la salud y un proyecto comunitario, los dos pueden ir de la mano. 

Con esta petición, les pedimos su ayuda para poder mantener vivo este huerto y encontrar una forma armoniosa de integrarlo al CESFAM. El Huerto Comunitario Providencia tiene casi 6 años de existencia y es el último sobreviviente de los más de 15 que surgieron en paralelo durante el año 2015. Luego en el 2019 nació en Bellavista otra iniciativa similar, de la cual hoy participan vecinas y vecinos de aquel sector. De aquellas iniciativas, hoy solo existe la nuestra, además cabe recordar que no solo desparecieron huertos, sino que además eliminaron de la municipalidad el área de Huertos Comunitarios.

El huerto es un espacio de convivencia, de vínculo social y de preservación de la biodiversidad donde decenas de familias de vecinos nos organizamos de manera voluntaria para mantener con vida este pulmón verde. La comunidad que se ha formado en torno al huerto no ha dejado de crecer e integra a todas las personas entusiasmadas por disfrutar de un espacio de naturaleza sin necesidad de dinero y en el respeto de las diferencias de cada uno. Es un lugar de aprendizaje de los ciclos de la naturaleza y de una forma de vivir sustentable que ha beneficiado a colegios, jardines infantiles, centros de adultos mayores y comunidades terapéuticas. El huerto logró sobrevivir al estallido social y luego a la pandemia gracias al sacrificio y a la voluntad de vecinas y vecinos que nunca abandonaron este valioso lugar, llegando a reunir fondos para instalar riego automático, debido al inicio del confinamiento total causado la pandemia del Covid-19.

En Septiembre del 2019 comenzó este desacuerdo con la Municipalidad, ya que en el predio aledaño al huerto se iniciaron los trabajos de demolición para construir un nuevo edificio del CESFAM (Centro de Salud Familiar), considerando eliminar el huerto y poner en su lugar una plaza dura, con una gran superficie de hormigón. Con el fin de preservar el huerto y de integrarlo al proyecto del CESFAM de manera armoniosa, la comunidad se organizó y logró salvar el espacio una primera vez. (Logramos reunir 24 000 firmas en change.org Ver link: Petición · . @Muni_provi @evelynmatthei Salvemos el último huerto comunitario de Providencia. · Change.org). En una audiencia pública de Diciembre del 2019, a la cual accedimos luego de reunir casi 200 firmas de vecinas y vecinos en tan solo 10 días, posterior a dicha audiencia la Municipalidad de Providencia asumió el compromiso de buscar un lugar para trasladar el huerto mientras se ejecutaban las obras. Sin embargo, no cumplió su compromiso y el lunes 11 de Enero 2021, después de un año de silencio, la Municipalidad le comunico al equipo de coordinación del huerto, vía telefónica, que tenemos hasta el 1 de Febrero para trasladar nuestro huerto, debido al inicio de supuesta obras, ya que aún no existe financiamiento ni recursos para tal factibilidad.

No podemos permitir que nuestro huerto desaparezca, es un auténtico corredor biológico, hogar de miles de insectos y polinizadores. Vale recalcar que son espacios como los huertos urbanos los que le dan alma a la ciudad y que permiten a sus habitantes ser ciudadanos y no sólo trabajadores y consumidores anónimos. Además, ese tipo de iniciativas comunitarias no deberían desaparecer, sino que se deberían multiplicar sobre todo en un contexto de crisis social y de cambio climático cuando se vuelve esencial crear robustos lazos de solidaridad y reconciliarnos con la naturaleza.

Con esta petición, buscamos seguir funcionando en el mismo espacio en el que hemos estado por ya casi seis años. Queremos que sea considerado como un complemento del CESFAM ya que no solo contribuye a la salud mental de quienes participan en él sino que es también un potente creador de vínculo social.