Petition Closed

Puerto Rico necesita tener seguridad y soberanía alimentaria. Nuestras tierras más fértiles están siendo utilizadas para experimentar y crear semillas transgénicas que no alimentan a nuestro pueblo y que enferman al mundo. A su vez las compañías que hacen este tipo de semilla están utilizando más tierras de las permitidas por la Constitución de Puerto Rico.

Letter to
Departamento de Agricultura y Gobierno de Puerto Rico
¿Que pasaría si sucediera algún evento que evitara que los barcos y aviones que transportan los bienes que consumimos no pudieran llegar a nuestra Isla? Estudios indican que tendríamos suficiente comida para durarnos un máximo de dos semanas. El 90% de los alimentos que compramos para alimentarnos y alimentar a nuestras familias es importado.

Puerto Rico es pequeño pero tiene tierras fértiles y espacios para cultivarla. Si regresamos a la agricultura, podemos comenzar a fomentar la seguridad y soberanía alimentaria que merecemos.

Pero hay un problema, no existe un plan de desarrollo agrícola sostenible en Puerto Rico. Las tierras más fértiles están siendo arrendadas a compañías como Monsanto y otras semilleras que utilizan las tierras para experimentación y no para producción de alimentos saludables para los puertorriqueños.

Actualmente, Monsanto controla alrededor de 1,500 a 8,500 acres dedicadas a la producción de semillas transgénicas, 17 veces el máximo permitido por la Constitución de Puerto Rico. Además, otras 7 compañías semilleras, cuales son: AgReliant, Bayer Crop, Dow Agrosciences, Illinois Crop Improvement Association Inc., Hi-Breed, Syngenta, Rice Tec Inc., y el grupo local 3rd Millenium Genetics Inc. ocupan entre todas alrededor de 6,000 acres de las tierras más fértiles de nuestro país.

Según la ley contra monopolios agrícolas de la Constitución de Puerto Rico, una misma corporación/persona no puede poseer más de 500 acres de tierra. Estas compañías están violando la Constitución, pero permanecen impunes.
Oficiales de las Naciones Unidas (UNEP) han hecho un llamado a todos las naciones a promocionar la agricultura ecológica, incluyendo impulsar a pequeños agricultores como modelos de producción a seguir, con el fin de llegar a un desarrollo sostenible y a eliminar la pobreza. La agricultura ecológica no solo puede combatir la hambruna, sino que también combate los cambios climatológicos y la pérdida de biodiversidad, según Achim Steiner, Director Ejecutivo de la UNEP. Puerto Rico necesita un plan de desarrollo agrícola que sea sostenible (agroecológico) y que promueva no solo la seguridad sino la soberanía alimentaria.

Exigimos por medio de esta petición al gobierno de Puerto Rico y al Departamento de Agricultura que cambie su enfoque, promueva la agricultura local sostenible por medio de un nuevo Plan de Desarrollo Agrícola Sostenible y procese a las corporaciones que se adueñan de nuestras tierras y violan nuestra Constitución.