Petition Closed
Petitioning Mariano Rajoy and 1 other

Defiende los espacios sin humo #sinhumo

4,549
Supporters
Mariano Rajoy ha realizado unas desafortunadas declaraciones insinuando que si se convierte en presidente del gobierno consideraría la posibilidad de modificar la vigente Ley del Tabaco que tantos beneficios está dando. Por ello, estamos muy preocupados por estas irresponsables declaraciones que parecen dar prioridad a otros intereses por encima de la salud de todos. Nos preocupa además que el Sr. Rajoy parece ignorar que la ley goza de la aprobación de la inmensa mayoría de la población española, tanto de fumadores como de no fumadores, ya que afirma que no cuenta con amplio respaldo. Por ello, os animamos a hacer llegar al PP vuestra opinión sobre los espacios sin humo y a pedirles que no conviertan la salud pública en un asunto político. Todos hemos podido apreciar cuanto ha mejorado nuestro ocio durante estos 10 meses en los que podemos respirar en locales hasta ahora llenos de humo o podemos volver a saborear el plato que hemos pedido en nuestro restaurante favorito. También para los trabajadores de hostelería el cambio ha sido enorme ante su indefensión previa. Además, ni siquiera las estimaciones interesadas de pérdida de trabajadores se han cumplido según los datos oficiales y tal y como puedes ver tú mismo cada vez que vas a comer fuera o sales de noche. Piénsalo, cambiar la ley supondría volver a la situación anterior, ¡otra vez volver a casa con olor a cenicero!. Por ello, ¡Ningún paso atrás!
Letter to
Mariano Rajoy
Mariano Rajoy Brey
Sr. Mariano Rajoy:

Mediante el presente correo electrónico le expreso mi sorpresa e intranquilidad ante sus declaraciones del pasado 9 de noviembre en donde insinuó su voluntad de modificar la actual legislación de control del tabaquismo, a pesar de los grandes beneficios que está dando al conjunto de la sociedad.
Así, según lo expresado por usted, la ley no cuenta con un claro apoyo de la ciudadanía y tiene un carácter extremo. En mi opinión, la realidad de la calle no deja lugar a dudas sobre el amplio respaldo que tiene la norma y que cada vez va más en aumento ya que incluso mucha gente que inicialmente se oponía a ella ahora ve que las mejoras han sido importantes. Además, la sociedad incluso demanda nuevos avances en la ley más allá de los espacios públicos cerrados como el ejemplo de la abrumadora mayoría con la cual ha salido adelante la propuesta de crear un “Camp Nou sin humos”.

Por otro lado, cabe destacar que las supuestas pérdidas de empleo y facturación en la hostelería, que se iban a producir tras la entrada en vigor de la ley en 2011, se han traducido en un aumento de 21.459 afilados a la seguridad social dentro de este sector además de aumentar la facturación y la ocupación notablemente con respecto a 2010, año en que si se permitía fumar en la hostelería.

Por último, me permito recordarle las diferentes recomendaciones de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y su Convenio Marco vinculante para España como estado parte y los avances en el resto de países de nuestro entorno. Actualmente, ya son siete los países de la UE que prohíben fumar totalmente en la hostelería (Irlanda, Reino Unido, Lituania, Chipre, Letonia y España), junto al estado federado de Baviera en Alemania y a los países europeos “no UE” de Noruega, Montenegro, Islandia, Turquía y Macedonia. Pronto se unirá al grupo Hungría y otros tienen en proyecto leyes similares a la española, cuya legislación es utilizada como ejemplo a seguir tal y como remarcó el Comisario europeo de Salud y Consumidores, John Dalli.

Por ello, pido que se trate el problema del tabaquismo, y en especial, el del tabaquismo pasivo, como un asunto de Estado y se excluya del enfrentamiento político, pues lo que está en juego es la salud y la vida de los ciudadanos. Le pido que reflexione sobre las graves repercusiones negativas que su voluntad de cambio legislativo tendría ante la pérdida anual de vidas humanas a nivel nacional y ante principios como la seguridad jurídica o el de nuestros compromisos a nivel internacional derivados de la adopción del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco que sin duda conllevaría una falta de credibilidad hacia nuestro país y sus instituciones.