Nueva ley de educación creada por un grupo de expertos donde los políticos no participen

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


El desprestigiado sistema educativo español ha pasado de ser un problema a un drama.

Si durante nuestro periodo democrático los sistemas educativos han estado politizados o cargados de ideología, no hemos estado educando sino creando valores políticos o ideológicos en los alumnos, y eso será una causa de futuros conflictos. 

Exijamos a los políticos que se echen a un lado y delegen en un grupo apolítico de expertos que elaboren una ley de educación moderna, eficaz y con garantías.

En los sistemas educativos que hemos tenido en nuestra democracia falta y han faltado: una administración ágil y eficaz, criterios unificados en los profesionales, consenso en las espectativas de los padres; y han sobrado: personalismos políticos, interferencias de las editoriales y una selección del profesorado rigurosa, pues las oposiciones a docente están lejos de evaluar acerca de las habilidades en el aula y del conocimiento práctico en técnicas de educación.

Por otro lado, los sistemas no han fomentado aspectos clave en la educación como el fomento de la responsabilidad del alumnado, la creatividad y la imaginación como herramientas educativas y la capacidad de crear personas autosuficientes y autónomas. Por contra, la educación se ha basado en un sistema destinado en buena medida al aprendizaje de conocimientos y a una educación generalista y despersonalizada, olvidándose de las particularidades de los alumnos. 

En este escenario, los partidos políticos y los gobiernos llevan décadas tratando de protagonizar las soluciones sin obtener resultados, pues estas soluciones vienen siempre acompañadas de prejuicios ideológicos y partidistas que no hacen otra cosa que contaminar y debilitar las posibles soluciones

Después de tantos años de fracasos, ha llegado el momento de exigir a los políticos que asuman su incapacidad y dejen paso a un grupo consensuado de expertos nacionales e internacionales, pedagogos, profesores, padres, alumnos... que formulen un plan de educación despolitizado, moderno, ambicioso y duradero.

En resumen, dejemos a los que saben y fijémonos y aprendamos con humildad en quienes lo están haciendo bien.

Para que este proceso no esté sometido a juegos políticos, esta nueva ley de educación debería tener carácter constitucional, es decir, que ningún partido político pueda cambiarlo o alterarlo cuando gobierne y que solo se someta a cambios parciales cada diez años pero decidido únicamente por el grupo de expertos que en ese momento esté en activo.



Hoy: Javier cuenta con tu ayuda

Javier Macias necesita tu ayuda con esta petición «Defensor del Pueblo: Nueva ley de educación creada por un grupo de expertos donde los políticos no participen». Únete a Javier y 69 personas que ya han firmado.