La Justicia favorece la desigualdad de género y apoya el maltrato físico al menor ¡Ayuda!

La Justicia favorece la desigualdad de género y apoya el maltrato físico al menor ¡Ayuda!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Estefanía Faggiani ha iniciado esta petición dirigida a Defensor del menor de las Islas Baleares y

Yo, Estefanía Faggiani, con NIE: X6709949K, madre de los menores Assia Amaskout con NIE: Y0467412C y Abdelkader Amaskout con NIE:Y2571814Z.

Expongo: que mi hija Assia de 11 años de edad, sufrió maltrato físico y psicológico de su padre, a quién le interpuso una denuncia, en la cuál se le impuso una orden de alejamiento del padre hacia su hija.
La justicia, sin tener miramientos hacia los menores, han separado a mi hija de su hermano por primera vez en la vida, desde mayo del 2018 hasta la actual fecha, aclaro que los dos menores son hijos de la misma madre y padre. Ya que el padre solo quiere a Abdelkader, el niño, la custodia se la han dejado a él, le han aceptado que discrimine a su propia hija, comprenderán que éstos hechos, además afectan gravemente a mi hijo de 7 años. Ya que sufre maltrato psicológico, derivado en mucha agresividad hacia todo su entorno, retraso escolar, y por supuesto desorientación, ya que no entiende porque lo han separado de su hermana, y menos aún que su padre le prohíba hablarle a su propia hermana.
Cabe mencionar que durante mucho tiempo se le enseño e incitó a mi niño de 7 años que pegue a su hermana (consta en la orden alejamiento) diciéndole su padre que él, por ser niño es superior.
Al día de hoy el padre le prohíbe a mi hijo comunicarse con su hermana, también su hija (desconozco el poder que se le otorgó a este señor para que imponga una orden de alejamiento de los menores y hermanos). Lamentables hechos comprobable por los padres de todo un colegio que ven que no le deja al niño acercar ni hablar a su hermana. Como también ven todos los padres de los niños que acuden al mismo centro escolar y los docentes, ”que incumple la orden de alejamiento hacia mi hija” hasta de diez veces semanales, sufre intimidación del padre en la entrada y la salida del colegio, dónde sus mismos compañeros de clase ayudan a mi hija y controlan antes de la salida escolar para que su padre no la vea.

A pesar de estar avisada (supuestamente) la policía, un señor agente de la autoridad que se encuentra a diario enfrente del colegio a la hora de entrada y salida de los alumnos del centro, ve dicho incumplimiento de la orden de alejamiento dictada por la jueza, que desconozco si la autoridad está avisada o no cumplen con su deber.
Estando a la espera de que la justicia haga algo por mis hijos, me llega una cédula de citación del Juzgado de instancia Nro. 4 de Ibiza, dónde el padre de mis hijos inicia una demanda para llevarse a mi hijo a Marruecos, aclaro, solo a mi hijo. Demanda aceptada además de ya haber una prohibición de salida del territorio nacional de los menores con cualquiera de los progenitores que la ordenó un juez, no yo.
Cabe mencionar que la honorable justicia estableció que el padre vea a su hija 2 horas cada 15 días en un punto de encuentro. Obviamente, encuentro que nunca se produjo, ya que su padre no quiere ver a su hija.
Tengo que aclarar que el servicio al menor de aquí no han escuchado a mi hija cuando les habló de que el padre le pegaba e incluso, como ya mencioné, mi hija interpuso una denuncia de su puño y letra.

Fue la psicóloga del servicio de menores quién la obligó con fuerza física a irse con el padre a la salida del centro escolar al grito de ¡no por favor! ¡no por favor! no me lleven con mi papá.
A pesar de mis hijos ser atendidos continuamente en éste servicio, no se detecto la gravedad del asunto.
Hoy, tengo la custodia de mi hija gracias a mi ocurrencia de filmar al padre. Grabación que enseñe en el juicio rápido de faltas, donde la jueza ve en el video que el padre me dice: a la niña no la quiero, quédatela tú, que yo me quedo con el niño. Gracias al servicio de menores, que, como ya mencioné, obligó con fuerza física a mi hija a ir con su padre en febrero del 2018, posteriormente de realizar una denuncia a su maltratador y padre, mi hija sufrió torturas y extorsiones continuas de parte de su padre, hasta mayo del 2018 para que le quitáramos la denuncia y 3 meses después tuvimos el juicio rápido. Durante el juicio, mi hija me dijo que si la obligaban a volver con su padre, se mataba porque si no la mataría su padre a puñetazos.
Mi inocente niña de 11 años de edad, al estar separada de su hermano y sufriendo, me dijo: “me hubiera dejado pegar y al menos no me separaban de mi hermanito", que ahora no hay quién cuide de él.
Solicito que se regule la situación de mis hijos de 7 y 11 años de edad.
Que no se permita ni se favorezca la discriminación de género, asunto que se sucede gracias la incompetencia judicial. A sabiendas de que yo fui víctima de violencia de género desde el año 2007 de la misma persona, hoy verdugo también de mi hija.
Todo lo que digo en éste escrito lo puedo probar mediante documentación e innumerables testigos que conocen nuestra ilógica situación.
Quedamos en la agonizante espera de una defensa justa para los menores, basándose, en sus derechos, al día de hoy violados.¡Ayuda urgente por favor!

¡Bajo cualquier circunstancia, no pueden separar a dos hermanos! Ellos no entienden por qué, pero sienten tristeza, se extrañan. Mi hija es discriminada por su padre y ahora los quieren separar hasta de territorio y cultura.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas