Dar asistencia veterinaria a los animales es un deber legal y moral que no debe tributar al 21% IVA

Porque curar o atender a un animal herido o enfermo es un deber legal y moral, no un capricho ni un lujo.

Desde el 1 de septiembre de 2012, llevar a un animal  de compañía al veterinario tributa al 21% de IVA, es decir una brutal subida de 13 puntos, ya que antes lo hacía al 8%. Estamos ante una subida abusiva y profundamente injusta que convierte a los animales en victimas silenciosas de las que no sólo no se ocupan los poderes públicos sino que además acribillan a impuestos a los que cuidan de los animales a su cargo.

La legislación de protección animal en España obliga a que las personas que tienen animales a su cargo  les proporcionen los cuidados necesarios para mantener su salud y bienestar.

 Este atropello a la ciudadanía es consecuencia de la reforma llevada a cabo por el Gobierno en la tributación del IVA de los servicios veterinarios que pasaron del tipo reducido del 8% al  tipo general del 21%. Esta medida es simplemente insostenible, máxime en la difícil situación económica actual.

Muchas personas no podrán costearse el acudir al veterinario cuando el animal enferme y dejará a otros miles de animales a los que hasta ahora se les daba asistencia altruista sin los cuidados necesarios.

Que nuestros animales visiten a los profesionales veterinarios no sólo redunda en un beneficio para la salud y el cuidado  del animal, sino que también es una garantía para la salud pública.

Y es que este encarecimiento sin precedentes en los servicios veterinarios también traerá consecuencias para la salud de las personas, y así lo ha advertido el  Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, alertando sobre  el peligro que puede suponer la subida del IVA para la salud de la población en general. Fuentes de este Consejo Andaluz sostienen que es “muy probable que se reduzcan las visitas al veterinario, lo que dificultará el control sanitario de los animales de compañía, algo que puede acarrear consecuencias graves”. 

Una de las realidades más evidentes que se pueden derivar de una subida de la factura veterinaria es que se realicen menos visitas a la clínica, no ya por problemas de salud concretos que pueda sufrir el animal, sino que se prevé que haya usuarios que puedan obviar el calendario de vacunas obligatorio, lo que puede provocar que aparezcan y proliferen algunas enfermedades que afectan a los animales, pero también a los seres humanos.  “No hay que olvidar que enfermedades animales como la leishmania, hidatidosis,  fiebre exantemática, rickettsiosis, psitacosis, y por supuesto la rabia, son transmisibles al ser humano”.

This petition will be delivered to:
  • GOBIERNO DE ESPAÑA
    Presidente del Gobierno de España


    Observatorio Justicia y Defensa Animal started this petition with a single signature, and now has 187,507 supporters. Start a petition today to change something you care about.