En el Municipio de Almirante Brown, que fuera modelo en el trato ético hacia la fauna urbana, ahora peligran los animales.

Ayudanos firmando esta petición para impedir que se transforme en un municipio que no respeta sus vidas.

Letter to
Intendente Municipal de Alte Brown. Darío Giustozzi
Legislatura de la Provincia de Buenos Aires Senadora Provincial Patricia Segovia
Legislatura de la Provincia de Buenos Aires Diputado Provincial Franco Caviglia
and 7 others
Poder Legislativo Municipal Honorable Concejo Deliberante de Alte Brown
Secretaría de Prensa Municipal Secretaría de Prensa Alte Brown
Subsecretaría de Ceremonial Municipal Subsecretaría de Ceremonial Alte Brown
Secretaría Privada Municipal Secretaría Privada Alte Brown
Secretaría de Salud Municipal Salud Alte Brown
Poder Ejecutivo Municipal Municipalidad Alte Brown
Organización - Provincia de Buenos Aires Darío Giustozzi - Provincial
Sr. Intendente de Almirante Brown,
Provincia de Buenos Aires,
República Argentina,
Dr. Darío Giustozzi


Adhiriendo al decreto presidencial eutanásico Nº 1088 usted es cómplice de:



- La observación en el ámbito nacional de las “Guías para el manejo Humanitario de Poblaciones Caninas”, las cuales expresan que “algunos animales saludables deberán recibir la eutanasia porque no hay suficientes hogares que les puedan proporcionar un buen nivel de bienestar”

- El nombramiento del veterinario Juan E. Romero por decreto Nº 246/2012 con el objetivo de “generar instancias favorables para el uso racional de la eutanasia”

- La introducción del microchip o impuesto al perro, a los fines persecutorios y recaudatorios, reinstalando en el país la captura, el hacinamiento y la matanza de canes, en forma activa y/o pasiva

- La oposición de la corporación veterinaria a la atención pública gratuita para perros y gatos

Por lo expuesto, Sr. Intendente Giustozzi, al adherir al decreto 1088 usted está propiciando un verdadero retroceso en Almirante Brown, donde existe una ordenanza municipal no eutanásica y una ley provincial no eutanásica. También está desoyendo el sentir de miles de entidades no eutanásicas que repudian el decreto 1088 y de miles de vecinos Brownianos y proteccionistas independientes que durante casi 2 décadas vieron en Almirante Brown un modelo a seguir.

Espero de usted la grandeza política que distingue a los verdaderos dirigentes: reconocer el error y repararlo.

Que Brown siga siendo NO eutanásico!