Petición cerrada

DOMINICANOS, RECHAZEMOS LA LEY DE SEMILLAS

Esta petición consiguió 1,241 firmas


Compatriotas Dominicanos, rechazemos la Ley de Semillas!

La nueva Ley de Semillas pone en peligro la Soberanía Alimentaria del país: el derecho de nuestro pueblo a alimentos nutritivos, accesibles, producidos de manera sustentable y ecológicamente. Sin este derecho no podemos, como país, decidir sobre nuestro propio sistema alimentario y agrícola.   Consideramos que esta ley también viola las declaraciones hecha por las Naciones Unidas, debido a la falta de consenso científico sobre la seguridad de alimentos genéticamente modificados y preocupaciones que incluyen: el uso de pesticidas relacionados con el envenenamiento del medio ambiente, la disminución de las poblaciones de abejas, la pérdida de cosechas por falta de polinización, la pérdida de biodiversidad y el aumento de riesgos como la posible escasez de alimentos.  

Según las Naciones Unidas:   Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales:  

Artículo 11 : El derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluyendo su alimentación.   2a) Mejorarando los métodos de producción, conservación y distribución de alimentos mediante la plena utilización de los conocimientos técnicos y científicos, la divulgación de principios sobre nutrición y el perfeccionamiento o la reforma de los regímenes agrarios de modo que se logren la explotación y la utilización más eficaces de las riquezas naturales;

2b) Asegurar una distribución equitativa de los alimentos mundiales en relación con las necesidades, teniendo en cuenta los problemas que se plantean tanto a los países que importan productos alimenticios como a los que los exportan 

Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Articulo 3 : Reconoce que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y al seguridad de su persona. 

Esta ley pretende potenciar a las grandes empresas de la agroindustria, pues podrán cobrar por el uso de las semillas registradas a su nombre. Así mismo busca fomentar el cultivo de plantas transgénicas la Republica Dominicana y por ende los campesinos tendrían que pagar a las empresas propietarias de semillas. Todos los días consumimos alimentos transgénicos sin etiquetado y con esta nueva ley estamos tomando un paso más a estar expuestos a sus potenciales efectos: cáncer, debilidad del sistema inmunológico, malformaciones congénitas y abortos, etc.

Recientemente se emitió una carta firmada por mas de 800 científicos en el Instituye of Science in Society, una organización de científicos mundiales, dirigida a numerosos gobiernos y organizaciones, incluyendo la U.N. Commission on Sustainable Development, la U.N. Convention on Biological Diversity, la World Trade Organization, y el Congreso de USA donde se destacó el por qué los gobiernos necesitan cesar las cosechas genéticamente manipuladas. Asi mismo en Europa hubo un  fallo del Tribunal de Justicia Europeo, donde se denominó que los productos transgénicos deben ser etiquetados como alimento transgénico, quedando automáticamente fuera del mercado europeo.

Consecuentemente, estaríamos poniendo en peligro la economía dominicana ya que el mercado europeo es un importante mercado para la exportación de nuestros productos agrícolas.

Las semillas están amenazadas por la transformación deliberada de un recurso renovable y auto-regenerativo, a una mercancía no renovable patentada. Las patentes de semillas crean monopolios y convierten en ilegal para los agricultores guardar e intercambiar su propia semilla. Las patentes de semillas son éticamente y económicamente injustas porque las patentes son derechos exclusivos garantizados para un invento.  Sin embargo, la semilla no es ningún invento, la semilla es fuente de vida y contiene millones de años de evolución biológica y cultural.

 La semilla genéticamente modificada, es una semilla en la cual se ha introducido determinados genes, alterando así la composición original de la semilla y de los frutos que esta producirá. Estos genes contienen (o reaccionan con) toxinas y/o antibióticos que alejan, o matan,  las plagas mas comunes que atacan ese cultivo. En lugar de rociar el cultivo con un pesticida, dicho pesticida estaría ya contenido en la planta y naturalmente en el fruto. Esto se supone que mejora el rendimiento del cultivo, pero a raíz de esto, cambia su composición (nutrientes, sabor, textura y características.) 

Es vital que protejamos el patrimonio de biodiversidad terrestre y acuática en el país , ya que estos constituyen un bien común. Las semillas criollas y nativas son fuente de diversidad biológica y cultural; como también el fundamento de la soberanía y autonomía alimentaria, la salud y la permanencia del pueblo y su cultura. Toda variedad y especie pertenece al dominio público y posee el derecho de ser libre y circular, sin fronteras, para ser compartida e intercambiada libremente, ya que el movimiento revitaliza la semilla permitiendo su evolución y adaptación climática, geográfica, etc.

La privatización de la semilla logra  que la vida contenida en ella sea monopolizada a nivel mundial, pues las semillas manipuladas genéticamente reemplazan y contaminan la semilla nativa en todo el mundo.

·       El control de las semillas a nivel mundial dicta quien, cuando, como y a que precio se come. La intención la Ley de Semillas es garantizar a la industria de agroquímicos sus intereses económicos  y el control social.

 ·      Al modificar el contenido de nutrientes de una semilla y mezclar genes de especies diferentes , se introduce un desorden  en el ordenamiento de la naturaleza, para el cual nosotros los humanos no estamos preparados, ya que desconocemos sus consecuencias.

·      Los alimentos procedentes de semillas GM contienen toxinas y son responsables de la multiplicación de alergias  y enfermedades a escala mundial. Además contaminan otros alimentos con los cuales se mezclan y los químicos en ellos permanecen dentro de los humanos que han consumido esos alimentos.

·      Los agricultores que usan (y también aquellos que no usan) semillas GM  y sus respectivos pesticidas resultan seriamente perjudicados por la contaminación que afecta el entorno donde son utilizadas , poniendo en peligro una variedad de insectos, matando las abejas que polinizan y dañando los suelos donde se siembran.

·      Los agricultores que usan semillas GM están obligados a comprarlas de nuevo cada año. Para esto es que Monsanto quiere y necesita una ley de semillas, para disponer del marco jurídico que le permita perseguir y procesar agricultores,  y a la vez obligarnos a nosotros a ingerir esos alimentos.

Por lo tanto, rechazamos:

 

-Todas las formas de propiedad intelectual sobre los organismos vivos y su conocimiento asociado

-Control corporativo sobre la vida ya que genera monopolio y dependencia

-Toda forma de transgenia y aquellas tecnologías que impiden la reproducción libre de la semilla

-La biopiratería;

- Las leyes ilegitimas que criminalizan el libre flujo y multiplicación de las semillas;

- Las leyes ilegitimas que validan prácticas que amenazan la vida

- La utilización de agroquímicos, los monocultivos y toda política y práctica que agreda la vida y atente contra la salud de los ecosistemas y la población;

- Toda inversión pública en la investigación, promoción, fomento y desarrollo de tecnologías que producen semillas degenerativas y sujetas a propiedad intelectual.

Proponemos que el gobierno dominicano fomente la agroecología como una solución a los problemas ecológicos, sociales y culturales que afectan al país, ya que es una herramienta que permite independizarnos del sistema agroalimentario corporativo, garantizando autonomía como pueblo.

La agroecología plantea la producción agropecuaria a partir del diálogo de saberes entre la academia y el campesinado; entre la tradición y los conocimientos científicos; buscando las tecnologías que permitan producir en forma sustentable y saludable de acuerdo a los dictados de la naturaleza; respetando la diversidad biológica y cultural. 

"La destrucción del medio ambiente, la contaminación química y biológica, la perdida de la diversidad, la destrucción de la supervivencia, del conocimiento como bien común, de los derechos colectivos, de culturas, valores, habilidades, conocimientos y sabiduría ancestrales, desistemas alimentarios y agrícolas, de la creatividad o la biopirateria son claras manifestaciones de violencia, una violencia que se ejerce en ámbitos muy diversos:

 

- Violencia ecológica,  contra la diversidad de especies, generando  su muerte y desaparición

- Provoca violencia en la sociedad, generada por disputas por recursos naturales escasos que justifican la guerra. 

- Violencia hacia las mujeres, los pueblos tribales y los campesinos, se les despoja de su sustento, sus capacidades y conocimientos, al ser considerados no expertos y ser obligados a secundar las concepciones de los supuestos expertos.

- Violencia contra el conocimiento. Al sacralizar la ciencia, se supone el rechazo de los conocimientos y experiencias de todo lo que no se concibe como científico, que, sin ningún tipo de argumentación, se considera atrasado y carente de valor

- Violencia genética, debido a la manipulación y alteración de la naturaleza, un atentado contra la propia naturaleza y su diversidad."

                           - Vandana Shiva,  Gaia y Las Semillas de la Paz

 



Hoy: O cuenta con tu ayuda

O S necesita tu ayuda con esta petición «Danilo Medina Sanchez: DOMINICANOS, RECHAZEMOS LA LEY DE SEMILLAS». Unite a O y 1,240 personas que firmaron hoy.