Defendamos nuestro TNT

Defendamos nuestro TNT

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!
Al lograr la meta de 1,500 firmas, es más probable que la petición pueda ser publicada por los medios de comunicación locales.
Daniel Rivera lanzó esta petición dirigida para Ministra de Cultura y Juventud Sylvie Durán Salvatierra

                                           MANIFIESTO PÚBLICO

En defensa de la institucionalidad y el legado histórico y cultural del TALLER NACIONAL DE TEATRO

Las personas abajo firmantes, ex Directoras del Taller Nacional de Teatro (del Teatro Popular del Melico Salazar - Ministerio de Cultura y Juventud -TNT-), actuales estudiantes del TNT, egresadas y egresados del TNT, ex profesores y ex profesoras del TNT, artistas, colegas y público en general beneficiario o seguidor de los procesos y programas del TNT, manifestamos públicamente lo siguiente:

                                                   CONSIDERANDO:

Que el TALLER NACIONAL DE TEATRO (TNT), fundado en el año 1977 por el maestro Oscar Fessler, es una institución icónica de la formación teatral y de la cultura costarricense, con una huella histórica marcada por más de 600 egresados formados en actuación y promoción teatral cuyo talento ha sido reconocido en más de 30 ocasiones por el Ministerio de Cultura y Juventud con Premios Nacionales de Teatro en las áreas de actuación, dirección, dramaturgia y como mejores grupos teatrales; que ha llevado sus programas de extensión social y comunitaria mediante la promoción teatral ejercida gratuitamente por sus estudiantes, a cerca de 500 grupos de teatro comunitarios, que han realizado más de 40 festivales de promoción teatral y cerca de 1,500 presentaciones con una extensión de más de un millón de beneficiarios; que ha atendido más de 10,000 educadores del Ministerio de Educación Pública, mediante materiales y capacitaciones; que atiende con profesores de planta los Centros Cívicos para la Paz en sus diferentes sedes; y que a través de sus cursos libres a beneficiado a más de 500 personas desde el año 2014. Asimismo, a través de los años benefició a cientos de teatreros profesionales con el préstamo de espacios para ensayo y programas de coproducción en su Teatro Oscar Fessler.

Que desde que empezó el presente gobierno, el TNT se ha visto sometido a una serie de desatenciones y actuaciones por parte de la Ministra de Cultura señora Silvie Durán Salvatierra, que ponen en grave riesgo la estabilidad y la permanencia de la institución, a saber:

      a) Su falta de voluntad y músculo político para garantizar la continuidad del TNT en su tradicional e histórico edificio de Barrio Escalante, donde trabajó por casi 40 años, que obligó a devolver ese inmueble a pesar de que ya se tenían los planos aprobados y el dinero para la remodelación y debió pasarse al actual edificio de Barrio Dent, en condiciones menos aptas.
      b) Su negativa de conservar el icónico Teatro Oscar Fessler del TNT, testigo de muchísimas temporadas teatrales, tanto estudiantiles como profesionales, pese a que existía firmado un convenio de préstamo del espacio por 25 años más con el Museo Calderón Guardia (propietario del inmueble), imponiendo su decisión de devolverlo y dejando al TNT sin un espacio de representaciones.
      c) Su decisión de que a menos de 3 años de arrendar el actual edificio en Barrio Dent, se anuncia que por diversas razones, no se renovará el contrato de alquiler y a más tardar en el mes de junio de 2021 (dentro de 8 meses) habrá que desalojar. Esto provoca que si no se logra conseguir un edificio apto para alojar el TNT antes de ese plazo, en el mes de junio de 2021, de nuevo se quedarán “en la calle” y sin una sede. Conseguir un edificio con las complejas características arquitectónicas y espaciales que requiere la institución, tomó varios años la ocasión anterior, y el único que se logró alquilar fue el actual, con aulas de un tamaño que obligó a mermar los cupos de admisión y a trabajar dependiendo de conseguir salas de teatro prestadas o alquiladas. En esta ocasión, asumir que en 8 meses se correrá una mejor suerte, podría ser utópico.
      d) Su falta de voluntad política para defender las plazas que se han venido congelando por renuncias o pensiones, siendo inminente la eliminación total de las mismas, mermando puestos vitales que afectan seriamente los procesos formativos y administrativos del TNT, pese a que vemos como se siguen llenando otras plazas del mismo Ministerio. Esta inercia ha dejado a toda la comunidad de Garabito sin un profesor de Teatro en su respectivo Centro Cívico para la Paz, y a la sede central sin profesores tan medulares como el de Educación Vocal y uno del área de Actuación, así como privando al TNT de un puesto tan imprescindible como el de su única secretaria.
      e) Su falta de gestión para que las plazas docentes interinas, pasen a ser ocupadas en propiedad dando así la solidez necesaria a la continuidad de los programas del TNT, además de asegurar el derecho a la estabilidad laboral de los docentes afectados.
      f) Su inercia para garantizar que el TNT tendrá el presupuesto mínimo para operar en el 2021 y no entrar en un cierre técnico donde solo puedan pagarse salarios, amenaza real que se cierne sobre esta institución y que afecta también a otras homólogas del sector cultural.
      g) Su desinterés en que se apruebe el “Reglamento Académico y Estudiantil para el Funcionamiento del Ciclo Básico del TNT”, presentado hace cuatro meses a Junta Directiva del Teatro Popular Melico Salazar que ella preside y que no ha tenido respuesta alguna, de cuya aprobación depende el respaldo oficial para el normal funcionamiento del programa de formación en Actuación y Promoción Teatral de la institución.
      h) Su falta de voluntad para que el Director o Directora del TNT, tenga acceso “con voz” a las reuniones de Junta Directiva, como ocurrió en anteriores administraciones, lo cual es medular cuando se tratan temas que afectan a la institución y no hay presencia oficial para explicar, aclarar o defender asuntos de interés vital para el TNT.
      i) Su negativa rotunda de escuchar las sugerencias del cuerpo docente acerca del perfil idóneo que habría de tener el director o directora, imponiendo en su lugar, por primera vez en 40 años, a una directora que no tenía formación en teatro ni conocimiento algunos de sus procesos administrativos y formativos ni del legado histórico del TNT. En toda su historia, este cargo siempre estuvo en manos de grandes artistas y profundos conocedores de la esencia del TNT, de la talla de los maestros y maestras Gladys Catania, Luis Fernando Gómez, Eugenia Chaverri, Arnoldo Ramos, Melvin Méndez, Lianne Solís, entre otros. Este nombramiento tomó por sorpresa a todo el medio teatral.
      j) Su insistencia de volver a ignorar los pedidos y recomendaciones del Consejo Docente que, ante la renuncia de la directora en días pasados, vuelve a sorprender con el nombramiento de una persona que no tiene experiencia en cargos públicos y sobre todo, que es totalmente ajena al TNT, sus dinámicas y sus procesos, pese a que dentro del cuerpo de profesores hay personas sobradamente calificadas para haber asumido esas funciones en medio de una coyuntura tan compleja como la que estamos atravesando.
      k) En las comunicaciones acerca del nombramiento de la nueva directora se ha dejado en claro que viene con el mandato y tarea de hacer intromisión y modificación de los programas formativos del TNT, sin revelar la intención final del nuevo perfil que se quiere para la institución ni las razones en que se fundamenta tal intencionalidad, de espaldas a su cuerpo docente y al legado histórico- formativo del Taller.

Que en razón de lo anterior, responsabilizamos directamente a la señora Ministra de Cultura y Juventud, Silvie Durán Salvatierra, de que al día de hoy el TNT, se encuentre trabajando sin un Teatro o Sala de Representaciones, en un edificio alquilado que debe ser desalojado dentro de 8 meses; con un personal mermado en 3 profesores esenciales; con la única plaza de secretaria congelada; con la amenaza de no tener el presupuesto mínimo para operar en el 2021; con solo 3 profesores nombrados en propiedad y los restantes arrastrando por años sus interinazgos; con una ausencia total de la reglamentación necesaria para nuestros procesos docentes; sin derecho alguno a que nuestro director o directora pueda estar presente “con voz” en las sesiones de Junta Directiva del Teatro Popular Melico Salazar; y con el nombramiento de dos directoras en lo que va de la administración, impuestas en contra de todas las recomendaciones del Consejo Docente y sin el menor arraigo ni conocimiento de los procesos internos, docentes e históricos del Taller Nacional de Teatro.


                                                        POR TANTO:

Como ciudadanos, artistas, alumnos, egresados, ex profesores, ex directores, amigos y público en general beneficiario o seguidor de los procesos y programas del Taller Nacional de Teatro, exigimos a la Ministra de Cultura Silvie Durán Salvatierra, lo siguiente:

Abstenerse de rescindir o no renovar por 3 años más, el actual contrato de alquiler del edificio de Barrio Dent que alberga al TNT, hasta tanto no se garantice la existencia de un inmueble adecuado a las necesidades artísticas, docentes y administrativas del TNT, en condiciones análogas o superiores a las que se tenían en el tradicional edificio de Barrio Escalante, garantizando como en aquel, la existencia de un Teatro para el normal desempeño como escuela de formación actoral y de promoción teatral.

Gestionar políticamente para el descongelamiento de las esenciales plazas docentes y administrativas que se encuentran en este momento en ese estado y con la amenaza de ser eliminadas en forma definitiva.

Garantizar el presupuesto mínimo para la normal operación del TNT durante el 2021.

Gestionar lo necesario para lograr que los puestos interinos de los docentes actuales puedan pasar a ser ocupados en propiedad.

Activar el conocimiento y aprobación del “Reglamento Académico y Estudiantil para el Funcionamiento del Ciclo Básico del TNT” presentado desde el mes de junio de 2020 ante la Junta Directiva del Teatro Popular Melico Salazar que ella preside.

Autorizar a que el director o directora del TNT puede asistir con derecho a voz, a todas las sesiones de Junta Directiva del Teatro Popular Melico Salazar.

El respeto mínimo que se merece el cuerpo docente, conformado por profesores que por décadas, algunos de ellos, se han entregado a la institución, dotándolos de un director o directora que esté acorde al prestigio, estatura y trayectoria histórica de la institución y que tenga la debida experiencia en administración pública que garantice una gestión expedita y eficiente en medio de la actual coyuntura provocada por la pandemia del Covid - 19 y la difícil crisis institucional antes mencionada.


Esperando una pronta y positiva respuesta a las anteriores peticiones nos suscribimos los abajo firmantes.

San José, 03 de octubre de 2020.-

 

                  Gladys Catania                               Lianne Solís Fonseca
               Cédula 800490510                                Cédula 104970312

 

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!
Al lograr la meta de 1,500 firmas, es más probable que la petición pueda ser publicada por los medios de comunicación locales.