Petición Cerrada

Promover el deporte como derecho humano en un ambiente sano e incluyente

Esta petición conseguió 52 firmas


PETICIÓN:

Somos un grupo de Deportistas unidos por la defensa de nuestros derechos ciudadanos y humanos que nos permitan llevar a cabo nuestro estilo de vida sin discriminación de ningún tipo. Nuestra petición va dirigida tanto al sector privado como al gobierno mexicano para el apoyo, protección y fomento de los derechos humanos, la promoción de la igualdad y la no discriminación en la práctica del deporte. Los últimos trece meses hemos sido víctimas del acoso, discriminación y difamación por parte de Acuática SA de CV,  conocido como Acua-Gym, por haber exigido nuestro derecho a entrenar en un espacio libre de tóxicos como: pinturas, solventes, productos químicos de limpieza usados indebidamente.

En octubre de 2016 se solicitó al gerente se tuviera el debido cuidado para la manipulación de los productos químicos con los que realizan mantenimiento y limpieza, así como el debido almacenamiento de los tóxicos, dado que almacenan los químicos a un lado de la alberca. También se le pidió que el personal, mismo que no está capacitado, hiciera las actividades de mantenimiento y limpieza en horarios no abiertos al público; sin embargo, lejos de mejorar la situación la gerencia tomó represalia...

Se intensificaron los ataques contra los deportistas durante su entrenamiento, llegando al absurdo de desperdiciar químicos tóxicos con tal de pasar semanas contaminando intencionalmente el aire. Hasta que el día martes 17 de enero de 2017 fuimos víctimas de un derrame de ácido clorhídrico mezclado con cloro junto a la alberca donde entrenábamos, vaporizando, quemando las vías aéreas de los deportistas y atentando seriamente contra la vida de las personas con asma. Al haber solicitado al dueño, vía email, dialogar para hallar soluciones que previnieran futuros incidentes similares, y que los empleados del gimnasio con alberca organizaran turnos de mantenimiento y limpieza cuando no estuviera abierto a los usuarios, el dueño no sólo nos ignoró sino que las represalias pasaron a un nuevo nivel… El gerente inició actos directos de hostigamiento, buscando a quien le envió el correo electrónico al dueño, amenazándole con negarle el servicio. El gerente enfrente de otros instructores y clientes amenazó gritando que él se puede reservar el derecho de admisión y que él tiene la última palabra.

A pesar de ello, los usuarios decidimos ejercer nuestros derechos exigiendo que se hiciera plena aplicación de la ley para la protección de nuestra salud, a lo cual presentamos una denuncia ante COPRISJAL, misma que fue escondida por esa misma dependencia, en la que se exigía regular el uso de tóxicos y horarios de empleados para mantenimiento y limpieza, ya que exageran en el uso de químicos como desinfectantes, aromatizantes, ácido clorhídrico, sosa, piedra poma en polvo, jabones en polvo, que además utilizan en concentraciones 5 (o más) veces superiores a lo normal y son embarrados 4 veces o más en el lapso de 2 horas, exponiéndonos a los usuarios a dosis prolongadas y diarias, que a saber causan daños a la salud, pues una sobreexposición a estos productos de  manera reiterada conlleva a efectos negativos sobre la salud, como  asma,  alergias, un aumento en el riesgo de determinados tipo de cáncer, así como problemas reproductivos entre otros. Por otra parte, es importante mencionar que el personal que usa los químicos de limpieza y mantenimiento no tiene ni la mínima capacitación para llevar a cabo estas labores, por lo que para ellos mezclar ácido clorhídrico con cloro y aromatizante y embarrarlo alrededor de la alberca es algo normal y sin riesgos. Además de que todos los residuos son vertidos al drenaje. Cabe subrayar que los productos de limpieza también tienen un impacto en la calidad del agua. Se sabe que en nuestro país la mayor contaminación de nuestras aguas (ríos, mar, lagunas, lagos) es ocasionada por el mal manejo de residuos químicos. Para ello extendemos esta petición a PROFEPA. Obviamente el personal y el gerente piensan que esto es un chiste, y que no hay tal cosa como contaminación por productos de limpieza. Ni siquiera tiene idea de que están compuestos los productos, ignoran que los productos de limpieza a los que ellos mismos están expuestos contienen: Amoniaco que al vaporizar irrita la piel, los ojos, la garganta y los pulmones. Butoxietanol que afecta la piel e irrita los ojos y se asocia con trastornos de la sangre. Colorantes de alquitrán, con arsénico, cadmio y plomo que están en los jabones y aromatizantes con los que embarran el piso; nitritos que están en detergentes líquidos, limpiadores multiusos, limpiadores de piso, productos de lavado de coches, desengrasantes, limpiadores de vidrio y superficies. También abusan de las fragancias que contienen químicos que son irritantes y pueden provocar alergias, migrañas y síntomas de asma, los almizcles sintéticos utilizados en los detergentes se acumulan en el medio ambiente y pueden ser tóxicos para los organismos acuáticos los mismos que vierten al drenaje. Los ambientadores contienen un popurrí de productos químicos de fragancia, el benceno y el formaldehído, así como los ftalatos y numerosos compuestos orgánicos volátiles que se sospecha pueden causar cáncer.

Lamentablemente COPRISJAL al parecer en un ejercicio de corrupción, aun cuando existen anomalías e infracciones por parte del proveedor, entrega los permisos y licencia de CUMPLIMIENTO de la norma sanitaria. Y por su parte el proveedor en su calidad de negocio privado y en la falsa creencia de que por ser institución privada puede hacer lo que quiera, y por ser privada estar exentos de la ley, logran que, a través del pago de mordidas, cada vez que se hace una inspección derivada de una denuncia de parte de los afectados, a cualquiera de los organismos o dependencias gubernamentales competentes que deberían proteger los derechos de las personas y la legalidad; salirse con la suya y seguir incumpliendo las normas sanitarias, hostigando, intimidando e incluso atentando contra la vida.

Nosotros conocemos algunas de los resultados de las inspecciones de COPRISJAL que hemos obtenido a través del portal de transparencia, sin embargo el gimnasio hace caso omiso de lo que debe corregir y COPRISJAL tampoco los obliga.

Hemos también reportado situaciones peligrosas, llamando en cuanto el olor a solventes es demasiado fuerte, tanto que causa migraña y desorientación. Nos hemos topado con la triste realidad de ver llegar a los bomberos de protección civil, ser interceptados en la banqueta por el gerente y misteriosamente desaparecer sin siquiera entrar a revisar la denuncia o llamada de emergencia que se hizo.

Las prácticas prepotentes por parte del proveedor en su calidad de negocio privado en complicidad con las dependencias del gobierno nos dejan, a los ciudadanos y consumidores de servicios privados en un limbo legal en el cuál no hay poder humano ni justicia ni ley que nos proteja o por el contrario nos ayude a ejercer nuestros derechos, participar como ciudadanos y sobre todo exigir que no nos intoxiquen, y peor aún, incluso como expresa una deportista con asma:  "no vemos viable el auxilio por parte de la ley para denunciar, corregir y sancionar a quienes intentan matarnos"  con el uso exagerado de dichos tóxicos, pues para los asmáticos la exposición reiterada a dichos químicos puede redundar en un paro respiratorio fatal, hasta el momento una de las usuarias lleva con un cuadro de asma agudo por un lapso de 4 meses sin posibilidad legal de detener las acciones del proveedor.

Aprovechándose de ello, el proveedor en definitiva comete actos discriminatorios contra las personas que padecen esa discapacidad respiratoria, ya que les resultan incómodos en su afán de ignorar diariamente las leyes bajo el lema: “nosotros podemos hacer lo que queramos porque somos institución privada”. Y para que no denunciemos están apostando a que sea tan agravante la exposición que dejemos de usar el servicio, sin embargo la pregunta es: ¿Debemos dejar que nuestros derechos como deportistas a practicar en un ambiente libre de tóxicos y sin discriminación sean atropellados por instituciones privadas irresponsables quienes compran con mordidas al gobierno? No ejercer nuestros derechos humanos y derechos ciudadanos es denigrar la propia dignidad, así como no denunciar es volvernos cómplices de este tipo de prácticas que están generalizadas entre sector privado y servidores públicos.

Otra situación que es de dar vergüenza al gerente y personal del gimnasio, es que en su ya cotidiana práctica de hostigamiento permiten que algunos de los usuarios coludidos con la gerencia comentan actos de acoso sexual, literalmente manoseando a las nadadoras mientras entrenan, y ante una queja al instructor o gerente, estos defienden al agresor argumentando que la culpa es de la nadadora por ir más rápido, y a quienes intenten defender a las nadadoras los difaman como violentos. No es posible que permitamos que por el hecho de ser un lugar privado las leyes no nos protejan de actos sexistas y machistas. Toda mujer tiene derecho a practicar deporte en ambientes libres de discriminación de género.

Practicar deporte y mantener la salud es derecho de todos. Pero, ante nuestros intentos de defender ese derecho, el gerente intensificó los actos de hostigamiento contra el usuario amenazado, iniciando el proceso de difamar y dañar la dignidad del cliente llegando, el 12-Jul-2017, al punto de negarle el servicio cuando acabara su tiempo comprado. El proveedor dice reservarse el derecho de admisión, práctica totalmente ilegal según la Ley Federal de Protección al Consumidor de acuerdo al artículo 58 reformado en el año 2004. A pesar de que el cliente denunció ante PROFECO y se llevó a cabo una audiencia de conciliación, el 11-Oct-2017, nuevamente el proveedor compró al servidor público inclinando la balanza hacia el proveedor, retrasando la conciliación, nuevamente dejándonos a los consumidores, ciudadanos en un limbo donde no hay justicia.

Por otro lado, el 28-Ago-2017 PROFECO realizó una visita al Acua-Gym y, al encontrar infracciones a la ley, emitió SUSPENSIÓN, para dar paso a un proceso administrativo. Curiosamente, los sellos de suspensión nunca fueron colocados y el gimnasio siguió cometiendo las mismas infracciones detectadas. Únicamente fue colgado en la entrada un anuncio a los usuarios, por parte del Acua-Gym, de que ya se está redactando un nuevo contrato.

La petición también se extiende a parar la complicidad que existe entre el sector privado y el gobierno, exigiendo que unos y otros actúen con Responsabilidad social, empresarial e institucional, así como ejercer la responsabilidad ambiental porque el daño al ambiente (agua) se extiende como problema de la comunidad en general. Es inaudible que tienen a un menor trabajando cargando escaleras y limpiando vidrios, trapeando, sacudiendo. Dónde está la secretaría del trabajo.

El artículo 4º de la Constitución mexicana, al igual que otras normas constitucionales que han sido citadas en este artículo, reconoce el derecho a la práctica del deporte a toda persona. Lo cual significa que sin discriminación de ningún tipo, todo ser humano es titular de este derecho y, por tanto, puede ejercerlo y le debe ser respetado, protegido y garantizado sin importar la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición (incluido el estar en buena forma física).

 

LA SOLUCIÓN

Es urgente que los empleados desde la gerencia tengan la capacitación necesaria para fungir sus cargos, los empleados parecen una banda de delincuentes más que personal de un gimnasio. Es urgente que sepan cómo desempeñar sus actividades de limpieza y mantenimiento sin arriesgar su propia salud ni de los usuarios. Que conozcan de trato al cliente y en especial de las normas y reglamentos que regulan un negocio particular. Urge que se les obligue a cumplir aunque sea con la mínima responsabilidad social y ambiental, que estén certificados. Incluso hay instructores de natación que NO saben nadar, y a veces están en papel de guardavidas en la alberca.

Que a los empleados se les solicite carta de policía o de no antecedentes criminales y que estén correctamente uniformados.



Hoy: Deportistas cuenta con tu ayuda

Deportistas Unidos necesita tu ayuda con esta petición «COPRISJAL y CONAPRED: Promover el deporte como derecho humano en un ambiente sano e incluyente». Súmate a Deportistas y 51 persona que han firmado hoy.