Una solución para la falta de medicamentos de Juliana Pérez

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 10,000!


Uno ve a diario noticias de personas que fallecen a causa del pésimo sistema de salud de este país y es tan lamentable que ya pareciera que se nos volvió paisaje la negligencia, el negocio en el que se convirtió la salud, el pésimo servicio, la indolencia de quienes manejan estos lucrativos negocios que se llevan la vida de tantas personas esperando una cirugía, un traslado a un centro hospitalario, un tratamiento, un medicamento…

Hoy esta triste situación la vive una amiga mía, la conozco desde hace 21 años, de los cuales 13 de ellos los ha vivido con una enfermedad muy grave. Este es el caso de Juli:

Juliana Pérez Ospina tiene 34 años, desde hace 13 años sufre una insuficiencia renal crónica, perdió sus riñones y para poder sobrevivir, debe ir día por medio a una unidad renal para realizarse una hemodiálisis donde se conecta 4 horas por sesión.

Ha tenido episodios muy difíciles, largas estadías en unidades de cuidados intensivos, ha soportado dolores intensos que paralizan, crisis donde hemos pensado que se le va la vida, pero sus ganas de vivir han sido más fuertes y siempre ha salido de manera milagrosa como una guerrera.

También sufre de mielofibrosis primaria, para ello requiere el medicamento Ruxolitinib, 10 ml cada 12 horas que de manera negligente e indolente, la eps Coomeva no se lo entrega desde hace 5 meses. Este medicamento es como su quimioterapia, cuesta 11 millones de pesos al mes y es su única oportunidad de sobrevivir a sus graves enfermedades. 

Ya agotó todas las vías legales posibles, instauró una tutela, varios incidentes de desacato, ha acudido a la Defensoría del Pueblo, a la Superintendencia de Salud, a la Personería, ha tocado muchas puertas en búsqueda de una ayuda desesperada para que Coomeva cumpla su labor como empresa prestadora de salud, lastimosamente no ha tenido una respuesta positiva, le han dilatado los procesos, no responden.

Pero lo de Juli no da espera, no es un negocio, su salud se está deteriorando de manera acelerada, su cuerpo se debilita más cada día, los que la conocemos de toda la vida, sabemos que la Juli de hoy no se parece en nada a la de unos años, incluso meses, y duele, duele mucho ver cómo se le apaga la vida sin poder hacer nada, ver cómo sufre, cómo le duele todo, ver que ya no tiene calidad de vida, que cada día es una lucha para ganarle la carrera a la muerte. 

Como la misma Juli lo dijo, “la eps no responde, yo sigo sin tomarme ese medicamento con el riesgo de morirme”.  No queremos que Juli haga parte de las lamentables cifras de muerte a causa de la negligencia de las eps, no sería justo que una persona que lleva tantos años luchando por vivir, muera a causa de la indolencia. 

FIRMA y COMPARTE YA para que #CoomevaResponda por el medicamento de Juli.