Obligar el uso de lector de chip a empresas encargadas de recoger animales en carreteras

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


El pasado 7 de septiembre de 2018 mi perro, Baloo, se escapó de casa sin que nadie se diera cuenta en Santa Coloma de Gramenet. Al cabo de casi 1h y media salimos a buscarlo pero sin suerte. Denunciamos su desaparición al AIAC, a los mossos, llamamos a la policía local, avisamos a patrullas de guardia urbana que vimos por la calle e hicimos publicaciones en diferentes redes sociales para así poder llegar a más población y recibir cualquier tipo de información.

Estuvimos 11 días buscándolo, sin descanso, día y noche, diferentes personas nos dijeron que el día que había desaparecido lo habían atropellado en la B20, como habíamos hecho una denuncia y nos habían dicho que si así hubiera sido nos tendrían que llamar para avisarnos, decidimos optar por seguir luchando y buscarlo, una semana después nadie nos daba razón de Baloo, contactamos con diferentes rescatistas que nos ayudaron durante todos los días de búsqueda y nos dijeron que había perros que podían pasar hasta 15 días escondidos, nosotros no perdíamos la esperanza de volverlo a tener en casa. Decidimos ponernos en contacto con ayuntamientos, tanto de Santa Coloma como de Barcelona, con incineradoras de animales y todos nos decían que no tenían ninguna incidencia de ese tipo y que si hubiera sido atropellado nos tendrían que haber llamado. A los 10 días, seguí haciendo llamadas y no sé cómo di con una empresa que se encarga de la conservación de la B20 y les explique mi caso, me comunicaron con un chico, muy amable, que me dijo que iba a revisar los registros.  A la hora me llamó y me dijo que tenían un perro recogido en esa zona y el mismo día, me comentó que el congelador con animales tenía que salir ese día a la incineradora pero que había cancelado para que pudiera ir a reconocer al perro que tenían.

El día 18 de septiembre fuimos y, por desgracia, se trataba de nuestro pequeño Baloo, pregunté: “¿Nadie iba a llamarme?” y la respuesta fue: “No, si el perro no ha ocasionado ningún tipo de daño material o ningún accidente en el que intervenga la policía, no te iban a avisar”. Me he sentido tan dolida, he sentido que la vida de Baloo no significaba nada… ¿Nos obligan a poner un chip a nuestras mascotas por el simple hecho de que si llegan a ocasionar un desperfecto material puedan contactarnos para cobrar? Sé que sirve para localizar a la familia si alguien lo encuentra y lo llevan a la entidad adecuada, pero en este caso... no hay ninguna manera de que a mí me avisen que mi perro fue atropellado en la autopista porque no ocasionó ningún accidente. Creo que el chip debería darnos mucho más de lo que da, creo que cada empresa que se encargue de recogida de animales en autopista o donde sea debería tener un lector de chip, aunque sea en el sitio que los reúnen a todos.

Nosotros hemos tenido la suerte de cruzarnos con buenas personas y poder encontrar a nuestro Baloo, pero imagino que igual que estuvimos 11 días sin descanso buscándolo, habrá miles de familias que estarán meses o incluso años buscando a sus mascotas sin saber que ha sido de ellas cuando posiblemente ya no estén. Sentimos un dolor tremendo por pensar que ya no lo tendremos corriendo por casa pero aun duele más el saber que igual que él hay miles de animalitos que mueren y sus familias no los encuentran. 

Ojalá a ningún animal le pasara este tipo de cosas y si pasa, ojalá las cosas cambien y todos podáis tener la certeza de que os avisarán, hoy en día un chip debería servir para mucho más. Es la opinión que os puedo dar en estos momentos. Queremos que la historia de Baloo no vuelva a repetirse y por eso: ¡Necesitamos vuestro apoyo!



Hoy: Leticia cuenta con tu ayuda

Leticia Lucio Saad necesita tu ayuda con esta petición «Conservación de carreteras: Obligar el uso de lector de chip a empresas encargadas de recoger animales en carreteras». Únete a Leticia y 4.971 personas que ya han firmado.