¿Por qué no tenemos derecho a una radiología integral en la Comunidad Valenciana? Ayúdanos

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!

Con 1.500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales

En 1988 se instaló el primer equipo de resonancia magnética (RM) de la sanidad pública española en el Hospital Dr. Peset de València. Actualmente, somos proporcionalmente la Comunidad Valenciana tiene proporcionalmente el menor número de equipos de RM de gestión directa en los hospitales públicos de España.

El gobierno de la Generalitat Valenciana decidió en 2001 externalizar la prestación del servicio de las pruebas de RM mediante la instalación de equipos de empresas privadas en los hospitales públicos, resultando en un funcionamiento no integrado en los servicios de Radiología. Esta fórmula ha persistido en el tiempo, inclusive, cuando han vencido las prórrogas legales establecidas. 

La Sociedad de Radiología de la Comunitat Valenciana (SRCV) junto con los jefes de servicio de Radiología de los diferentes hospitales públicos de la Comunitat Valenciana (CV) se opusieron en su día a la externalización por resultar dañina para los profesionales sin llevar parejo una mejora asistencial para la ciudadanía además de costes incrementales que  fueron puestos de manifiesto incluso en una auditoría llevada a cabo por el propio Síndic de Comptes de la Generalitat.

¿Qué supone la gestión única e integral de las diferentes modalidades de la imagen médica? 

  • Centrarse en el problema del paciente y no en una técnica determinada.
  • Elegir la prueba óptima evitando retrasos diagnósticos.
  • Poner en valor la Radiología clínica por órganos-sistemas (mama, pulmón, hígado, cerebro, columna, etc.) evitando la fragilidad de la asistencia por técnicas de imagen (ecografía, TC, resonancia, etc.).
  • Primar la comunicación fluida entre todos los profesionales que participan en la asistencia del paciente y la toma de decisiones en los comités multidisciplinares.
  • Evitar la rotura de la cadena asistencial y con ello los diagnósticos imprecisos.

De esta manera los profesionales de la Radiología trabajamos juntos por una mejora en la CALIDAD de la asistencia. 

Esto no solamente no está reñido con nuestro compromiso con el buen uso de los fondos públicos, sino que la gestión única e integral permite, al controlar la demanda y adecuar las pruebas, la óptima explotación de los recursos tecnológicos disponibles y con ello mejorar la gestión de las listas de espera. El derroche evitado de esta manera permitirá invertir en la renovación tecnológica en nuestros hospitales y en otras necesidades sanitarias derivadas de esta situación de pandemia global. 

Con respecto a las implicaciones que cualquier tipo de gestión de la RM que no sea única e integral tienen sobre la DOCENCIA, es importante recalcar que incumpliría las obligaciones normativas en cuanto a la formación de médicos residentes y de otros profesionales vinculados, por el insuficiente volumen de exploraciones a su cargo que en caso de auditoría podrían ser susceptibles de suspensión de la acreditación docente.

En cuanto a la INVESTIGACIÓN, los profesionales no pueden participar en proyectos nacionales o internacionales relacionados con la investigación en RM. 

Por todo lo anteriormente expuesto nos oponemos al actual proyecto de decreto ley del Consell por el cual se autoriza la creación de una empresa pública de salud para la gestión de la RM en la CV que además incumpliría el acuerdo de gobierno en el que se incluía la recuperación a la gestión directa.