Necesitamos una Unidad Multidisciplinar de Endometriosis en Alicante.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Mi nombre es Mª Dolores Sánchez, tengo 34 años y padezco ENDOMETRIOSIS, al igual que el 10% de la población. Así que si conoces a 10 mujeres, una de ellas padecerá la enfermedad, sin ir más lejos en la provincia de Alicante podría haber 17000 afectadas, basándome en el último censo. 

Es una enfermedad  exclusivamente femenina, de naturaleza supuestamente  idiopática (desconocida), tradicionalmente se dice que es una enfermedad hereditaria, pero los últimos estudios apuntan más a factores ambientales y endocrinos. Además, su diagnóstico tarda en obtenerse entre 7 y 10 años, es la principal causa de infertilidad  y de baja laboral y académica. 

Una manera más visual de explicar la enfermedad sería la siguiente: Si el útero fuese una casa, el endometrio sería la pintura de la pared. Pues bien, la endometriosis se produce cuando la pintura de esa casa aparece en otras localizaciones que no deberían. Lo más común es que aparezca en la cavidad pélvica, intestinal, pero se han dado casos de endometriosis pulmonar o incluso cerebral. Cuando una mujer tiene la regla, el endometrio se inflama y se desprende, pues en el caso de una mujer con endometriosis el dolor es mayor puesto que hay más localizaciones que se ven inflamadas. 

Lo que más caracteriza a la enfermedad es el dolor, pero también trastornos intestinales, diarrea, estreñimiento, dolor en las relaciones sexuales, espasmos intestinales, dolor lumbar, nauseas, incluso fiebre. 

Yo llevo desde el 2011 diagnosticada, esta enfermedad me ha costado perder el ovario izquierdo y el útero, con 30 años. Pese a no tener reglas, sigo teniendo la enfermedad activa y una vez que se me practicó una histerectomía total en el Hospital Vega Baja,  se me desahució como paciente y empecé el peregrinaje de hospitales. Conseguí que me vieran en el Hospital La Fé de Valencia, donde está la Unidad de Endometriosis más cercana, a unos 200 kilómetros de mi casa.  Allí ya se me pautó un tratamiento para el dolor crónico pélvico que padezco y me recomendaron que por cercanía pidiese ser paciente en el Hospital Universitario de Torrevieja.

Se me ha sometido a todo tipo de tratamientos que me han destrozado el metabolismo, me colocaron un implante en el brazo (implanon) que se perdió por mi cuerpo y además me provocó un bulto en el pecho y engordar 20 kilos en 6 meses.  Por si fuera poco a causa de ese implante tuve que pasar por quirófano dos veces y seguir revisiones de mama de por vida.  He tomado anticonceptivas que hoy en día han sido retiradas del mercado por su peligrosidad, como Yaz, Yasminelle y demás. 

Desde el año 2015 me siento como una peonza, mi ginecólogo, el doctor Eduardo Cazorla actúa como "director de orquesta" aconsejándome todos los especialistas que necesito que me vean, pero él no puede acceder a mi historial clínico, ya que pertenece a otro departamento de salud distinto. Así que recorro un radio de 100 kilómetros con el consecuente gasto de dinero y agotamiento físico, con mi carpeta bajo el brazo, cada día más pesada, contando a cada especialista lo que me dijo el anterior..  Es un "corre ve y dile". Estoy diagnosticada de fibromialgia, depresión, ansiedad, endometriosis, problemas digestivos, urinarios, me ve un proctólogo, alergólogo, traumatólogo,  y un largo etc. 

Tengo 34 años y no puedo hacer vida normal, no puedo trabajar ni estudiar, tomo Palexia ( un opiaceo derivado de la morfina), siento un cansancio extremo y todos mis gastos de desplazamiento, manutención y farmacéuticos corren por cuenta de mis familiares. En el pasado he tomado Targin (oxicodona) y Lyrica, me provocaron problemas mentales muy graves que desencadenaron situaciones personales muy desagradables. 

Creo que no soy la única, no pido milagros, pido que se nos escuche, que se coordine debidamente desde un único centro todos los especialistas que necesitamos las mujeres afectadas de endometriosis. En definitiva pido que se nos ayude a llevar este calvario de una forma más humana. 

Esta enfermedad me ha hecho perder gran parte de mi juventud, de mi vida social, académica, familiar y laboral. La gente no entiende que el dolor no es visible, pero eso no significa que no exista. El dolor altera nuestro comportamiento, nos irrita, nos deprime, nos hace ser la peor versión de nosotros mismos. 

La barriga que veis en la foto es la mía, esa es mi cicatriz, supra e infraombilical, y la bolsa de hielo que me calma el dolor, a veces me ha llegado incluso a provocar quemaduras. 

 Os pido que firméis la petición no ya por mí, si no por todas las mujeres en general, por vuestras parejas, hermanas, amigas, por vuestras hijas..  



Hoy: Lola cuenta con tu ayuda

Lola Sánchez necesita tu ayuda con esta petición «Conselleria de Sanitat Universal i Salut pública de la Generalitat Valenciana: Necesitamos una Unidad Multidisciplinaria de Endometriosis en Alicante.». Únete a Lola y 3.487 personas que ya han firmado.