COVID 19: CIERRE OBLIGATORIO CENTROS SANITARIOS DE ATENCIÓN AMBULATORIA A LA DISCAPACIDAD

COVID 19: CIERRE OBLIGATORIO CENTROS SANITARIOS DE ATENCIÓN AMBULATORIA A LA DISCAPACIDAD

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2500!
Con 2500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales
Mario Soriano ha iniciado esta petición dirigida a Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid

SOLICITAMOS LA OBLIGATORIEDAD DEL CIERRE DE LOS CENTROS SANITARIOS DE ATENCIÓN AMBULATORIA A LA DIVERSIDAD FUNCIONAL DURANTE EL ESTADO DE ALERTA POR EL CORONAVIRUS 

Somos los directores profesionales de dos centros sanitarios de atención a niños con diversidad funcional de la zona sur de la Comunidad de Madrid. En dichos centros trabajamos profesionales diversos como Fisioterapeutas, Logopedas, Terapeutas Ocupacionales, Neuropsicólogos, Psicólogos, Psicomotricistas, Musicoterapeutas, Arteterapeutas, dando tratamientos ambulatorios diarios a estas personas y sus familias.

Atendemos a bebes, niños, adolescentes, adultos, con alteraciones neurológicas, alteraciones genéticas, personas con autismo, con enfermedades raras, que traen muchas de ellas patologías añadidas como son las alteraciones cardíacas, respiratorias, crisis epilépticas, personas inmunodeprimidas, etc., que agravan severamente el cuadro si contraen el Covid-19 y que les colocan dentro de la población denominada de riesgo.

Los tratamientos impartidos son en su mayoría manuales, con niños que en muchos casos no tienen control del tronco y en donde es imprescindible el contacto físico para poder controlar dicha postura. Y muchos de ellos son niños que no controlan el babeo, fuente de contagio para los trabajadores, padres y otros niños presentes en el centro.

El día 12 de marzo decidimos cerrar nuestras instalaciones, por recomendación de la Comunidad de Madrid y de Plena Inclusión por el peligro de contagio evidentes por el Covid-19 y por responsabilidad frente a los niños, a las familias (muchos de los niños los traen los abuelos), por los profesionales y por contribuir con la sanidad pública de no aumentar la propagación de la enfermedad.

Pero ante esta situación de extrema gravedad, tanto sanitaria como laboral, social y económica, las medidas que ha dictado el gobierno de incluir a los centros sanitarios como esenciales, sea cual sea su actividad, no teniendo el derecho a realizar ERTES de fuerza mayor, agrava la situación de los centros, que como los nuestros, no pueden realizar los tratamientos de los niños de forma presencial, ni en los domicilios ni con el teletrabajo, no pudiendo cobrar a los padres las cuotas mensuales, pero teniendo que mantener las nóminas de los trabajadores, los gastos continuos de alquiler, teléfono, electricidad, agua, etc, etc., debiendo al mismo tiempo tener que pagar las cuotas de autónomos nuestras sin percibir nuestro salario. Esto es inviable para la subsistencia de un centro de estas características.

Los tratamientos impartidos en estos centros si bien son necesarios para el desarrollo y el mantenimiento de una vida digna, no son un tratamiento de urgencia.

Estos tratamientos no se pueden impartir a domicilio en primer lugar, por el evidente contagio que se puede producir de una persona que viene de la calle y tiene que entrar a un domicilio particular, arriesgando a la familia, a los niños y al propio profesional del contagio. Tenemos que tener en cuenta la escases de mascarillas, guantes, alcohol antiséptico de las manos y otros elementos fundamentales para evitar o disminuir la posibilidad de contagio.  Y por otra parte, porque en la mayoría de los casos en las terapias se utiliza instrumental o material del que no se dispone en los domicilios de los pacientes.

Por todo esto es que solicitamos a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que tengan en cuenta estas consideraciones para permitir el CIERRE OBLIGADO DE LOS CENTROS SANITARIOS DE ATENCIÓN AMBULATORIA A LA DIVERSIDAD FUNCIONAL, como ya se ha hecho en otras comunidades autónomas, para evitar la propagación de dicho virus, dado el grave riesgo de contagio que el desarrollo de estas actividades suponen, por la cercanía del terapeuta con el paciente y porque además a estos centros asisten muchos pacientes de riesgo, protegiendo de esta manera a los niños y sus familias, tanto como a los profesionales.

Las familias pagan una mensualidad por recibir los tratamientos de sus hijos y con esto el centro puede mantener su actividad, pagando los gastos de alquiler, servicios, y las nóminas de los trabajadores.

Es una contradicción, que las autoridades sanitarias nos exijan mantener abiertos nuestros centros, que sigamos atendiendo a los niños, pero que al mismo tiempo nos quedemos en casa para no propagar el virus. Es imposible un tratamiento eficaz en la inmensa mayoría de estas personas sino es de forma presencial. Hemos realizado estos días videoconferencias con sus familias para darles sugerencias para estos días de confinamiento, hablar de la evolución, coordinar objetivos entre profesionales y familias, pero dista mucho de ser el tratamiento completo que necesitan estos niños y por el cual sus familias pagan sus mensualidades.

A día de hoy, cualquier centro sanitario como el nuestro está obligado a mantener servicios mínimos.

¿Cómo mantener a una plantilla de profesionales cuando el centro ha dejado de recibir sus cuotas?

¿Para qué tenemos que mantenerlos sino podemos atender a nuestros pacientes?

¿Cómo hacerlo cuando ahora no tenemos ningún tipo de ingreso?

¿Cómo hacemos para no quedar desprotegidos económicamente y en muchos casos peligrando la subsistencia de los centros como el nuestro por la pandemia del Covid 19?

Por esto os pedimos que firméis esta petición para permitir el CIERRE DE LOS CENTROS SANITARIOS DE ATENCIÓN AMBULATORIA A LA DIVERSIDAD FUNCIONAL y poder de esta manera seguir atendiendo en un futuro próximo a estas personas y sus familias y no sucumbir como empresa ante esta causa de fuerza mayor.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2500!
Con 2500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales