Cambio en el protocolo de rescates de montaña en la Junta de Castilla y León

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Desde hace años venimos sufriendo la falta de coordinación y un ineficaz protocolo de rescates en la Junta de Castilla y León, con numerosos accidentes más o menos graves, en los que este problema ha complicado los rescates y muchas veces agravado las lesiones de los accidentados.

Pedimos que se sienten todas las partes implicadas en un rescate de montaña, junto con el Centro Coordinador de Emergencias 112 de Castilla y León, y se reflexione sobre ciertas actuaciones, como el rescate de una chica accidentada cerca del Refugio de Collado Jermoso (León) el 11-5-2019; que hizo que pasaran 6 horas desde que ella dio el aviso hasta que llegó al hospital, en un día totalmente despejado que permitió la entrada del helicóptero de rescate, pero que un deficiente protocolo hizo que dejara a la accidentada en una ambulancia en Posada de Valdeón, pueblo alejado a casi 3 horas por carretera de montaña del hospital más cercano, con lesiones graves como neumotorax, pelvis y fémur desplazados y tobillo roto.

Tal y como detallamos en el siguiente texto, escrito desde el refugio Collado Jermoso, se pueden apreciar numerosos fallos y acciones incomprensibles, que esperamos se modifiquen y se puedan evitar en un futuro, mejorando los servicios de rescate de la Junta de Castilla y León, sin dejar de lado, la impecable labor que realizan todos los profesionales implicados en ello como pilotos, rescatadores, sanitarios...

"REFLEXIONES SOBRE EL ACCIDENTE DE AYER:

Amanece el sábado y en seguida nos ponemos en marcha con las labores del refugio ya que para este día esperamos bastante gente. Limpiar, cocinar...mientras tanto, Marco, amigo y compañero de aventuras nos comenta que baja alguien por las Colladinas a buen ritmo, un poco antes del refugio se da la vuelta hasta el cruce de Llambrión/Palanca y coge este para arriba, debió pasárselo.

Seguimos a lo nuestro y aparece Javier el de los quesos de Valdeón por el argayo junto con otro chico, se toman algo y estamos un rato de charla. Cuando van a marchar, Marco y ellos nos advierten que vieron algo bajar como del nevero que hay debajo del Callejo y el tiro las Llastrias, dudan si era una piedra, pero a Marco le parecía que había hecho movimientos, como si fuera un rebeco o algo así. Nos acordamos de la persona que subió temprano a la mañana. Marco sigue con la duda y eso me mosquea ya que yo no lo vi. No vemos a nadie aparecer por la Palanca ni por ningún lado, subo con los prismáticos a la torre de detrás del refugio para tener más perspectiva del hoyo, pero no veo nada, ni ningún rastro en la nieve, y una piedra suele dejar huellas marcadas si cae. Bajo al refugio y tomamos la decisión de subir a ver para salir de dudas. Pensamos que parece una tontería, pero que útil sería en estos casos un drone para ver qué pasa, volarlo y ganar mucho tiempo valioso, pero es Parque y no se permite. Preparo botiquín, agua, pongo botas y meto crampones y piolet y salgo para arriba. El porteo del día antes hace que no pueda subir todo lo rápido que quisiera, pero no paro.

Sorteo neveros y tramos de roca, y cuando corono arriba del hoyo no veo nada raro, un bulto negro que de primeras me parece una roca, pero en unos segundos me parece ver moverse, pego una voz, está consciente aunque le cuesta hablar, me avisa que llamó al 112. Habló con emisora con el refugio para que Gonzalo mi compañero avise al 112 y confirme ubicación. Me acerco a la persona, es una chica de 41 años, tiene golpes en cara, hombro, cadera y rodilla, sobre todo rodilla y cadera, está encogida y con la cara ensangrentada. Le pregunto por lo sucedido, recabo datos y no paro de preguntarle mientras la tapo con una manta térmica. Se cayó atravesando el nevero que va de Callejo a las Llastrias, golpeándose por el medio con una franja rocosa. Quería pasar a Cabaña Veronica. Tiene los crampones puestos y el piolet lo perdió en la caída, junto con las gafas de sol. Intenta recostarse, pero le duele más, procuro no moverla mucho, no me atrevo más bien. Por emisora me comunica Gonzalo que el helicóptero está a 15 minutos. Mientras tanto ya había salido Marco para ayudarme y al poco llega, sube como un tiro, él es bombero en Asturias y está más acostumbrado que yo a estas situaciones, le agradezco mucho que haya venido. Entre los dos la recostamos para que no se apoyará en el lado malo y Marco valora un poco las lesiones. No paramos de preguntarle cosas para obligarla a que no perdiera la consciencia.

Los 15 minutos que me dijo Gonzalo se hacen eternos, y a los 30 de que me los dijera oímos el helicóptero, pero no le vemos. Por emisora nos dice Gonzalo que están hacia el Trasllambrión, les vuelve a llamar para corregir la ubicación y al poco aparecen. Me separo y abro un bote de humo que llevaba en el botiquín y ya se percatan de nuestra situación y el piloto encara con el viento de frente que le marca el humo. Se baja una enfermera rescatadora, y en seguida la valora, la protege y comunica con helicóptero como proceder. Bajan la camilla y a otro rescatador. Ponen férula en la pierna, y preparamos para pasarla a la camilla. La atención y trabajo de los rescatadores es de 10, la de los pilotos y gruistas de libro. El helicóptero espera instrucciones cerca del refugio parado. Mientras entre los cuatro la inmovilizamos y trasladamos a la camilla. Se prepara todo, avisan al helicóptero que en 5 minutos está listo. Nos apartamos, sube la camilla con la rescatadora y la trasladan a una ambulancia que espera en Posada de Valdeón. Después le esperan 3 horas de carretera de alta montaña con posible fractura de cadera, rodilla y hombro.

Queda el rescatador en el lugar del accidente y baja con nosotros al refugio. El helicóptero tiene que ir a repostar (no sé hasta donde...), y al cabo de unas dos horas o más vuelve a por los rescatadores, uno en Posada y otro en Jermoso. Termina todo.

CONCLUSIONES

Si escribo sobre los accidentes no es por buscar morbo o llamar la atención. Creo que puede ser de utilidad para sacar conclusiones e intentar aprender algo de lo sucedido, tanto del accidente como del rescate.

La chica no llegó a pasar por el refugio, pero estuvo cerca, no le hubiera costado nada decirnos que actividad tenía pensada y así podríamos tener esa información y estar pendientes. Si vas solo, deja dicho la actividad que vas hacer a un amigo cercano o si pasas por un refugio no está de más informar al guarda. ¿Qué hubiera pasado si la chica no hubiera pillado cobertura en el sitio donde cayó (no se podía mover) o quedara inconsciente? Probablemente si no la viera caer Marco y no tomáramos la decisión de subir no la habría visto nadie en días...

¿Porque el 112 nunca comunica con el refugio sabiendo que ha habido un accidente cercano? En el momento habríamos deducido que no era una roca y que lo que cayó era una persona, y habríamos salido en su ayuda. Podríamos darles una ubicación exacta, estado del accidentado, estado del tiempo en el lugar de accidente, condiciones del viento, sitio para tomar el helicóptero, despejar zona en el refugio por si tiene que aterrizar... Esto siempre se llevaba a cabo así y había una colaboración mutua y se está perdiendo. Muchas veces nos enteramos de que vienen a un rescate cuando oímos el helicóptero llegar, y a veces tenemos que salir corriendo a decir a la gente que quite mochilas o tiendas de la zona donde aterriza...

Somos gente preparada y siempre nos mostramos dispuestos a colaborar en un rescate, auxiliando a la víctima, aunque muchas veces sea aportando calor o compañía en esa espera eterna del rescate. El GRS del 112 Castilla y León tiene su base en Alcazarén (Valladolid), suele tardar entre 1h15min y 1h30min en llegar desde que se da el primer aviso por teléfono al 112. Nunca tardaron menos de la primera cifra. Probablemente, la mayoría de las veces, podamos llegar nosotros antes y en determinados casos esto puede ser vital, o al menos de gran ayuda, por eso no entendemos que no nos avisen.

En este caso según el dato el aviso de la chica fue a las 12:44, hasta pasadas las 14:00 no oímos el helicóptero y hasta unos minutos después no nos encontró, puede que 14:10 aproximadamente. Esto es lógico viendo donde está la base y todo el ámbito de la comunidad que tienen que atender. Está claro que una comunidad monoprovincial como Asturias, que no es muy grande, es más sencillo. Pero el 112 de Asturias a Picos tarda unos 35minutos, 40 como mucho, es mucha la diferencia sobre todo en casos donde las lesiones son graves y se pueden agravar sin atención inmediata.

Lo que ya me sigue costando entender es lo del traslado en ambulancia al hospital, y más en montaña donde las carreteras son lo que son. Vale que en Asturias manejan un helicóptero medicalizado preparado para el rescate con médico rescatador a bordo y la atención médica es desde el minuto 0 y el traslado al hospital es inmediato, y que no es por comparar, en León al manejar un Eurocopter AS350 B3 monoturbina, legalmente no se les permite el vuelo por encima de poblaciones de 50000hab o más por eso el impedimento del traslado directo al hospital. Vale, pero no sería más eficaz hacer el traslado a la ambulancia, ¿aunque sea a las afueras de una ciudad como León con el hospital cerca? Son dudas que me surgen sobre todo esto, y que creo no está de más debatir, en busca de que le llegue a alguien que le interese mejorar todo esto, aunque igual ahora les pillo ocupados de campaña.

Desearle a la chica que las lesiones sean lo más leves posibles y que se recupere pronto y pueda venir a contárnoslo lo antes posible. Un abrazo."