No a la reforma escolar en Madrid con dos semanas más de vacaciones

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


El calendario aún no está cerrado y las negociaciones están en marcha. La Comunidad de Madrid y los sindicatos con representación en la mesa sectorial de educación llevan semanas de trabajos con el modelo de Cantabria sobre la mesa. Allí, en aquella comunidad, este curso se ha divido en cinco bimestres al final de los cuales hay una semana de vacaciones. Y esa es la propuesta que se ha llevado hasta la mesa de Madrid.

Los sindicatos quieren que los días no lectivos del calendario se ordenen 'a la cántabra', y que se establezcan cinco periodos lectivos y cinco periodos de descanso al año. Es decir que, respetando las vacaciones tradicionales de Navidad, Semana Santa y verano, haya dos semanas más de descanso en noviembre y febrero. La consejería de Educación, de momento, solo contempla agrupar los días no lectivos con los festivos para hacer megapuentes. De hacerlo así, por ejemplo, el curso que viene podría juntarse el día 1 de noviembre, festivo nacional, que este año cae en miércoles, con jueves y viernes. Son los planteamientos iniciales porque las negociaciones todavía están en marcha. Sobre la mesa también hay una propuesta para que se valore cambiar las vacaciones de Semana Santa para que no coincidan necesariamente con el calendario litúrgico.

Según las fuentes consultadas por la Cadena Ser, los cambios se irán introduciendo el próximo curso y quedarían implementados totalmente en el siguiente. Esta semana, el próximo miércoles 5 de abril, los sindicatos se vuelven a sentar con la consejería de Educación con la intención de dar luz verde ya al nuevo calendario escolar del curso que viene. La Comunidad adelantará a junio los exámanes de recuperación de Secundaria y Bachillerato que ahora se hacen en septiembre, y habrá otra novedad, porque las clases comenzarán unos días antes de lo habitual.

Entendemos que este tema no debe ser negociado por los sindicatos, pues los principales afectados son los niños y, por extensión, sus familias, a quienes no se nos da participación directa. Hay que pensar en la conciliación de la vida familiar y laboral, y la realidad de España y, en este caso, de la Comunidad de Madrid, no es ni por asomo la misma que la de otros países. En España, trabajando los padres, hay que hacer filigranas personales y económicas para poder disfrutar de vacaciones en verano con tus hijos, disfrutar la Navidad y la Semana Santa. Si añadimos dos semanas adicionales de vacaciones, ¿qué decimos en los trabajos los que no somos profesores? ¿Cómo afrontamos la imposibilidad de cubrir esos espacios adicionales de vacaciones? ¿Quién abona el coste de encontrar campamentos urbanos, actividades o cuidadores para nuestros hijos? ¿Serán de nuevo los abuelos los damnificados?

Adicionalmente, ¿tenemos que enterarnos por la prensa de que se está negociando con nuestra vida familiar y laboral? ¿Es tan fácil jugar con nuestras vidas porque entienden que no nos vamos a movilizar como los sindicatos?

Los sindicatos defienden los intereses de colectivos concretos, como los profesionales de la educación, pero no del colectivo afectado: los niños y sus familias. Y quienes deben conciliar la vida familiar y laboral, los verdaderos afectados, no son los profesores, sino las madres, padres e hijos.

Por ello, decimos NO a una reforma del calendario escolar en la Comunidad de Madrid donde se introduzcan más períodos de vacaciones escolares.



Hoy: Carlos cuenta con tu ayuda

Carlos Novillo Pérez necesita tu ayuda con esta petición «Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid: No a la reforma escolar en Madrid con dos semanas más de vacaciones». Únete a Carlos y 90 personas que ya han firmado.