TRANSFERIBILIDAD DE PERMISOS PARENTALES Y PROTECCIÓN DEL DERECHO A LA LACTANCIA MATERNA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


En este momento de debate parlamentario y social, la Plataforma Feminista de Madres por la Ampliación de los PErmisos TRAnsferibles- (PETRA) nos oponemos frontalmente a una ley que regule las prestaciones de maternidad y paternidad que no recoja estas exigencias sociales imprescindibles:           

1- UNA AMPLIACIÓN DE LOS PERMISOS PARENTALES QUE GARANTICE EL DERECHO A UNA MATERNIDAD DIGNA. 

2-LA TRANSFERIBILIDAD DEL GRUESO DE LOS PERMISOS INFERIORES A UN AÑO.

 

Y en la que previamente no se haya realizado para su elaboración: 

1 – UN ESTUDIO DE OPINIÓN RIGUROSO QUE RECOJA EL POSICIONAMIENTO DE LA CIUDADANÍA SOBRE ESTE ASUNTO Y MUY EN PARTICULAR LAS DEMANDAS DE LAS MADRES. 

2- UN INFORME INDEPENDIENTE CON LA OPINIÓN DE EXPERTAS/OS EN PEDIATRÍA, SALUD PERINATAL, NEUROBIOLOGÍA PERINATAL, TRABAJO SOCIAL, ETC.

 

¿Por qué? 

España está a la cola de Europa en tiempo de licencia remunerada disponible para las madres. Las míseras 16 semanas con que cuenta la madre que no permiten practicar los 6 meses de lactancia exclusiva que recomienda la Sociedad Española de Pediatría y la OMS -que también recomienda una lactancia complementaria de hasta los dos años o más-, ni tampoco conceden a la madre y a la criatura el tiempo necesario para que  puedan establecer con tranquilidad un vínculo que es básico para  la vida y la crianza humana tal y como apunta la evidencia científica en el campo de la neurobiología del apego. 

Reivindicamos, por tanto, El DERECHO A EJERCER LA LACTANCIA Y A MATERNAR en condiciones óptimas como derecho feminista y la TRANSFERIBILIDAD de los permisos parentales, para permitir que cada familia se organice como considere más conveniente y para que las madres puedan elegir libremente el modo en que deciden maternar. 

Es este criterio, la TRANSFERIBILIDAD, el que se aplica mayoritariamente a las prestaciones y licencias parentales. Las licencias parentales remuneradas en Europa alcanzan en Suecia los 16 meses, en Noruega, Finlandia y Alemania los 14 meses, en Dinamarca los 12 y en Reino Unido los 9. Y en todos estos países la mayor parte de la licencia remunerada es TRANSFERIBLE; de modo que las madres suecas pueden disponer, si así lo desean, de 13 meses remunerados de crianza; las noruegas, finlandesas, danesas, alemanas, austriacas, eslovacas y checas de 12 meses, y las británicas de 9. En todos estos países las familias organizan la mayor parte el tiempo de licencia remunerada como quieren, igual que se organizan para el resto del tiempo de crianza que no está remunerado. 

La implementación de unos PII como los contemplados en la proposición de ley que Unidos Podemos presentó al Parlamento, efectivamente otorgaría a los varones españoles el privilegio de tener los permisos paternos intransferibles y remunerados al 100% más largos de Europa: 4 meses frente a los 3 de Suecia e Islandia, y los 2 de Noruega, Finlandia y Alemania;  mientras que las madres españolas, que con los PII no verían ampliada su baja en un solo día, seguirían siendo junto con las maltesas, las madres europeas con menos tiempo disponible de licencia remunerada. Incluso Islandia, una isla con una población como la de Córdoba, y paladín de la igualdad entendida como igualitarismo tiene 3 meses transferibles. 

Es un agravio para las mujeres que cuando por fin en España -siempre a la cola de Europa en inversión en crianza e infancia-  se asigna una parte del presupuesto a este aspecto de lo social, este se destine a aumentar los privilegios de los varones asalariados. Consideramos que tal medida no puede ser considerada feminista. 

Tampoco es una medida que respete por igual todos los tipos de familia: discrimina a los bebés que se crían en familias monoparentales -hoy en torno al 12% de criaturas nacen de madres solas- ya que esas criaturas no gozarán de las 32 semanas de cuidados de las que disfrutarán los bebés de familias biparentales, por lo que el proyecto de ley falla en el cumplimiento de un principio básico de igualdad. 

Y tampoco es una medida redistributiva: se trata de una medida vinculada al empleo, y sabemos que en España las personas con nivel  socioeconómico más alto tienen más empleo y de mejor calidad, por lo que también son estas personas quienes recibirán más recursos a través de estas prestaciones. Tampoco podemos olvidar que más del 30% de las bebés seguirán sin tener derecho a ningún apoyo económico por parte del Estado, ya que nacen de madres sin empleo formal. Es por este motivo que desde PETRA defendemos también la necesidad de implementar una prestación básica universal por menor a cargo similar a la existente en los países europeos con políticas sociales avanzadas. 

Creemos que es un error ignorar la función primordial de los permisos parentales –dar protección en el momento de vulnerabilidad que supone el  nacimiento de una criatura – y convertirlos en una herramienta de ingeniería social para transformar las prácticas androcéntricas en el mercado laboral. Consideramos que el peso de la discriminación machista en el empleo no puede recaer sobre las madres y los bebés. Hacer política feminista debería ser encontrar las fórmulas para que el mundo laboral se vea obligado a dar encaje a la crianza humana y a las madres,  y no forzar la maternidad para que se adapte a las exigencias del mercado. Además, como herramienta para mejorar la situación de las madres en el empleo, la medida pierde toda eficacia desde el momento en que, ante la insuficiencia de los permisos, estas seguirán recurriendo a excedencias para criar o directamente desvinculándose del mercado laboral. 

Nosotras abogamos firmemente por una sociedad más cuidadora en general, más sensible a las necesidades de las personas dependientes y en la que los cuidados sean puestos en valor y remunerados, pero nunca el cuidado de criaturas recién nacidas puede ser impuesto bajo el paradigma de la OBLIGATORIEDAD.  

Consideramos que para lograr una igualdad verdadera se debería aplicar el concepto de EQUIDAD, de justicia en la diferencia y no la confusa idea igualitarista que en muchos casos acaba llevando a situaciones injustas. Se han de respetar las diferencias inherentes a la fisiología del parto, el postparto y la lactancia. 

Como reivindicación feminista abogamos por que las madres puedan disponer de un tiempo de crianza suficiente y por una sociedad que DIGNIFIQUE la MATERNIDAD, ya que los permisos iguales e intransferibles fallan en aquello que debiera de ser su función más básica: proteger a madres y a criaturas. Poner la vida en el centro y defenderla de los imperativos del mercado es una reivindicación que no solo emana del feminismo, sino también de quienes apostamos por criterios de sostenibilidad y de sentido común.

 

Email de contacto: plataformapetra@gmail.com



Hoy: Ileana cuenta con tu ayuda

Ileana Medina necesita tu ayuda con esta petición «Congreso de los Diputados: TRANSFERIBILIDAD DE PERMISOS PARENTALES Y PROTECCIÓN DEL DERECHO A LA LACTANCIA MATERNA». Únete a Ileana y 6.024 personas que ya han firmado.