Por una ley a favor de la eutanasia. Que llegado el momento, tengamos libre elección.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Mi madre, Mª Luisa, falleció el 15 de Septiembre de 2017, después de sufrir un cáncer de páncreas que duró cerca de 3 años y 3 meses.

Una mujer dulce, siempre con una sonrisa en su rostro. Madre protectora, amable, hospitalaria, cariñosa, no tengo palabras... ¿Qué puede decir un hijo de su Madre? Trabajadora de Sol a Sol. Madre de 6 hijos, esposa entregada y suegra ejemplar.

Sin duda se cuidaba. Se cuidaba mucho. Bebía de 2 a 4 litros de agua diariamente, no fumaba, no bebía alcohol, no bebía café, sólo algunas infusiones; te verde, menta poleo, manzanilla... no tenía vicios. Tomaba el zumo de un limón en ayunas, fruta y verdura a diario, pescado 2 veces por semana, pollo una o dos veces, ternera y cerdo una o dos veces al mes. Cordero un par de veces al año.

Se apuntó al gimnasio, aprendió a nadar cuando sobrepasaba los 60 años (y le tenía miedo al agua). Con 70 años comentó que le gustaría saltar en paracaídas... Cosa que no pudimos realizar, porque cuando empecé a planearlo, al poco, un par de meses, empezó a sentirse mal. Malas noticias, ¡es CÁNCER! ¡¡Y de páncreas!! Toda la vida trabajando. Dándolo todo por sus hijos, nietos, marido, suegros, madre y entorno. Cuando, después de tanto esfuerzo y sacrificio, a lo largo de tantos años... empezaba a disfrutar de algo de ocio.

Se obligaba a comer y seguía haciendo sus labores del hogar. No quería sentirse inútil. No quería depender de nadie. Ya cuidó a sus suegros y también a su madre (su padre falleció cuando ella sólo tenía 7 años).

Tuvo la "suerte", que la pudieron operar. Pero tuvo que esperar casi todo el verano. Y luego la quimio. A los 3 meses de finalizarla y estar todo bien, le salió un tumor en una vértebra (es lo "gracioso", de éste tipo de Cáncer, que aunque la operaran y la limpiaran bien, sin haber tenido metástasis, éste se puede reproducir en cualquier parte del cuerpo). Qué casualidad, que unos meses después de las sesiones de Radioterapia, cuando la vértebra ya estaba bien, aparecieran un par de nódulos en el hígado. Mas y mas sesiones de Quimioterapia. Al poco de terminarla y de reducir los nódulos, dos o tres meses después, nos vuelven a sorprender con mas malas noticias. Salieron nuevos nódulos por el hígado, alrededor del estómago, intestino... vamos, no pintaba nada bien. De vuelta a meses de Quimioterapia.

Cuando la dan el "alta", la oncóloga, decide que darle mas quimioterapia sería mas perjudicial que beneficioso. 3 quimios y 1 radioterapia, después de mas de 3 años. No pueden hacer nada mas por mi madre. Mi madre decide morir en su casa, rodeada de los suyos, antes que en un hospital.

Durante todo este proceso, mi madre pidió varias veces que acortasen su vida. Eso no es vida, es sufrimiento innecesario y estéril. Mi madre hizo un testamento en vida en el cual pedía que cuando llegase el momento, no se le intentase prolongar la "vida" (en este caso, sinónimo de AGONÍA).

Cuando estás cerca de una mujer con tanta energía y tantas ganas de vivir, como era mi madre. Con una fuerza de espíritu, que ni todos mis hermanos, mi padre y yo juntos, seríamos capaces de alcanzar... Cuando ves a una MUJER con esa FUERZA VITAL, que ha tenido 6 hijos, que tenía ilusión por viajar y hacer tantas cosas. Cuando ves a una persona tan fuerte, pedir una y otra vez, acabar con esa agonía... es algo indescriptible, inimaginable, espeluznante. Una pesadilla en vida. Día a día, ves como una persona que nunca se quejaba por nada, se le cambia le rostro. El dolor invade todo su Ser hasta hacerlo visible y patente. La morfina no era capaz de apaciguar su dolor. Se le agarrotaron las manos. Los brazos la dolían de tal forma... no podía moverlos.

La última semana de su vida estaba tan... ¿sedada? que ni podía abrir los ojos. No quería comer ni beber. En esos momentos el DOLOR era totalmente visible, aún totalmente sedada. Se le veía en su rostro, sus quejidos, su agonía... Cuando ves esa AGONÍA, tan de cerca, piensas... que no le desearías ESO ni a tu peor enemigo, ni a la peor persona que haya pisado jamás este mundo... ¡¡¡¡y es TU QUERIDÍSIMA MADRE la que está AGONIZANDO de tal manera!!!! ALGO DENTRO DE TÍ SE MUERE. No haces mas que desear, que la mujer que te ha traído al mundo, la que lo ha dado todo... deje de sufrir. ¡Que muera lo antes posible! Es algo BRUTAL, DESCORAZONADOR. No sé cómo describirlo. Por un lado el saber que ha dejado de sufrir... AGONIZAR. Y por el otro lado, el duelo por haber perdido a una MADRE como ella. Sentimientos que se confrontan. Agonizó hasta que su última gota de energía se consumió. Desapareció de su Ser. ¡¡¡¡¡HORRIBLE!!!!!

No entiendo, como en pleno siglo XXI, se le puede otorgar una muerte mas HUMANA a una mascota, que a un SER HUMANO. No digo, que una mascota no merezca, el dejar de sufrir innecesariamente, avanzada una enfermedad mortal. Si no, todo lo contrario, ¿cómo nos permitimos el lujo de negarles esa DIGNIDAD a las personas que así lo decidan? Porque no nos equivoquemos, esa decisión, la toman personas estando en sus plenas facultades y con el juicio intacto. No las toman, personas enajenadas, que acaban de pasar por "otro" bache de este camino que es la vida, ¡NO! Cuando el sufrimiento es el día a día. Cuando se SABE que ya no se puede hacer mas. Cuando las circunstancias no van a cambiar, porque ya se ha llegado a un punto de no retorno... -"¿aunque mañana mismo encontrasen una cura?" Se nota que no habéis visto de qué estoy hablando. Y si es así, entonces... es que os puede el EGOÍSMO de retener a un ser querido a toda costa, sin importar lo que pueda estar sufriendo o cómo esa persona DECIDA VOLUNTARIAMENTE, terminar sus últimos días, de la manera menos DOLOROSA y MAS DIGNA. No respetáis su voluntad ni su vida. Si, su VIDA. Porque la muerte, es la última parada de este precioso viaje. Y tenerlo muy claro. Todos vamos a morir algún día. No hay nada ni nadie que pueda impedirlo. Pues... ¿por qué, llegado el momento, no vamos a poder decidir NUESTRO DESTINO? Nuestra última parada en este mundo. Y cómo y cuándo DECIDAMOS que esto ocurra, llegado un punto de no retorno, como estoy exponiendo.

Vivimos en Sociedad y debemos de seguir todos unas normas de conducta. Unos derechos y unas obligaciones. Derechos, como el derecho a la VIDA y a decidir cómo vivirla. Y unas obligaciones, como no matar. No acabar con la vida de NADIE, contra su voluntad. Porque es ahí, donde termina nuestra libertad, donde comienza la libertad de otro individuo en nuestra Sociedad. Si no podemos matar a nadie, ni vulnerar su voluntad, ni robarle sus pertenencias... ¿Por qué hay estamentos, que se encargan de IMPONER SU VOLUNTAD A LA NUESTRA? ¿Por qué nadie tiene que decidir por mí, sobre mi vida, si ésta sólo me afecta a mí? ¿Acaso es uno de esos temores que nos han inculcado desde antes de tener USO DE RAZÓN y que muchos repiten como papagayos, sin valorarlos? ¿Sin pararse a pensar? ¿Sin RAZONARLOS? ¿Sólo porque "ES" lo que les han contado?

No comprendo, cómo si no comulgo con una u otra religión, éstas sean capaces de IMPONERME su forma de ver SU MUNDO, a mí y a todos, en vez de tener la libertad de un estado ACONFESIONAL, como es el nuestro. Como dice nuestra Constitución. No tiene ningún sentido.

Cerca del 75% de la población española estaría de acuerdo, con que se sentaran unas bases para aprobar la eutanasia en España. Sin embargo, no se qué fuerzas, empujan a los que están en contra de que se apruebe esa LEY. Si a ellos nadie los OBLIGA a, una vez aprobada, que tengan que hacer uso de ella si NO QUIEREN. ¿Por qué nos niegan el derecho a los demás? ¿Acaso se sienten con mas AUTORIDAD que el resto, para decidir por todos, siendo menos?

No le desearía a nadie pasar por lo que mi familia ha pasado y mucho menos aún, por lo que mi MADRE tuvo que pasar. No esperemos al último momento para cambiar las cosas, porque tarde o temprano llegará y no deseo que nadie sufra innecesariamente. Como ya sufrieron: Mª Luisa Cruz, Maribel Tellaetxe, Ramón Sampredo, José Luis Sagüés, José Antonio Arrabal, María José Carrasco... y muchos, muchos más, que no tuvieron el apoyo para MORIR DIGNAMENTE.

POR TODOS ELLOS.

Por favor, firma para que cada uno de nosotros pueda decidir, si llega el momento, cómo deseamos terminar NUESTRA VIDA DIGNAMENTE.