Petition Closed

Uno de los pilares de la democracia española consiste en la elección (cada cuatro años) de un grupo político para que éste ocupe un gobierno (ya sea Congreso de los Diputados, Senado, comunidades autónomas, ayuntamientos, etc) y así represente a la persona que vota. La idea es elegir el grupo que el votante considere que mejor representa sus ideales y derechos, para así ser partícipe de la democracia.
Pero, ¿qué pasa si no existe un grupo que represente al votante?
Los grupos descontentos con el sistema político actual, normalmente eligen el voto en blanco, el nulo o no votar. El significado teórico de estas acciones es:
- No votar se considera que el posicionamiento de la persona es de indiferecia al sistema. Esto quiere decir, que el juego democrático no es de interés a la persona y que, por ello, no vota.
- Votar nulo, independientemente de si es voluntario o no, significa que el voto en cuestión no sirve (obviamente por ello es nulo). Pese a que muchas personas lo usan para dar a conocer su descontento, voto nulo significa que el voto en cuestión no sirve y que por tanto, no es representativo.
- Votar Blanco quiere decir que la persona en cuestión no encuentra un partido que le represente, de manera que, pese a que la persona quiere ser partícipe de la democracia (por ello no vota nulo y sí va a votar) no puede elegir porque no está satisfecha con las elecciones posibles. El voto en blanco es, por tanto, la representación de la persona descontenta que para dar a conocer su situación (siendo partícipe de la democracia), no vota ningún partido.
El problema es que éste es el significado teórico de cada acción. En la realidad, el sistema electoral cuenta los votos en blanco en la estadística, pero luego los reparte favoreciendo a los partidos mayoritarios. Esto quiere decir que una persona manifiesta su descontento con los grupos políticos, pero el sistema usa esos votos para repartirlos, de manera que en la realidad es imposible mostrar dicho descontento.
Debido a la inutilidad del voto en blanco, muchas personas deciden votar nulo o no ir a votar. El problema de estas acciones es que, como ya se vio antes, ninguna de las dos representa que la persona está descontenta con los grupos a elegir. Así que el sistema democrático español imposibilita a las personas el mostrar su descontento con los grupos políticos.
Por ello, es necesario solicitar al congreso de los diputados cambiar la ley electoral para que los votos en blanco se cuenten como escaños en los órganos más importantes de la democracia española (Congreso, Senado, ayuntamientos y parlamenos autonómicos). Esto quiere decir que si los votos en blanco equivalen a x escaños de un parlamento, ese parlamento se quede con esos escaños vacíos, para así mostrar el descontento con los grupos existentes.

Letter to
Congreso de los diputados, gobierno de España
Representación de los Votos en Blanco