CAMBIOS DE SENTIDO COMÚN QUE NINGÚN PARTIDO DE ESPAÑA SE ATREVE A PROMETER

CAMBIOS DE SENTIDO COMÚN QUE NINGÚN PARTIDO DE ESPAÑA SE ATREVE A PROMETER

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!
Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Un tipo Normal ha iniciado esta petición dirigida a Congreso de los Diputados y

Este país ha llegado al límite de todo. Estamos cansados de ver políticos sin experiencia ni preparación al frente al país, la mayoría de nosotros sentimos vergüenza ajena, estamos al límite de gasto, deuda y paciencia de ver como el dinero de nuestros impuestos se destinan a financiar estructuras políticas faraónicas y un sistema de gestión ineficiente en lugar de revertir en la sociedad, que es en esencia la finalidad de los impuestos y de la gestión pública.

Hemos olvidado que los políticos y funcionarios son sirvientes públicos, “civil servant”, y nos deben explicaciones y, sobre todo, sus acciones tienen consecuencias y debe haber responsabilidades.

En cualquier empresa esta situación es inconcebible y reclamamos algo tan sencillo como escaso: Sentido Común.

El Consejo de Administración de una empresa iría a la cárcel si la empresa que dirige va a la quiebra por negligencia o si, por falta de medidas de seguridad, muere uno de sus empleados. Políticos arruinan a un país, mueren personas por mala gestión y consiguen un sueldo vitalicio. En cualquier empresa, la capacidad de endeudamiento está limitada y por eso se deben optimizar los recursos y seleccionar los mejores proyectos, en política se seleccionan los proyectos en función del rédito electoral independientemente de la eficiencia de cada euro invertido o de la reversión del proyecto en la sociedad. En cualquier empresa se prepara un plan de viabilidad y de flujos de caja para ver de dónde se obtienen los recursos para devolver la deuda. Todo este sentido común no se aplica en el sector público.

Está claro que estás propuestas no vendrán de un partido político porque afecta directamente a su calidad de vida y dejará fuera del sistema al personal mediocre o incompetentes, por eso, debe ser una propuesta popular. A continuación, se detallan unas propuestas que se consideran de sentido común y que, también es de sentido común pensar se deberían realizar antes de proponer un incremento de nuestros impuestos. Por eso, se insta a nuestros políticos a debatir estas propuestas y, en el caso de que no exista voluntad política de abrir este debate, al Rey de España como Jefe del Estado le pedimos que fuerce a nuestros políticos a analizarlo.

 

Referente a la clase política:

·         Eliminación sueldos vitalicios.

·         Justificar las primas de desplazamiento. Aplicar la normativa vigente en materia de IRPF en el pago de manutención y desplazamientos. Ya está bien de pagar sobresueldos por manutenciones y desplazamientos sin justificar.

·         Eliminación del Senado.

·         Reducción del número de diputados y asesores.

·         En el programa electoral deberá ir un borrador del Gobierno que propone ca partido en caso de ganar las elecciones: cuantas carteras habrá, quien pondrá en frente y cuánto costará el gobierno comparando con la anterior gestión.

·         Poner al frente del gobierno a personas preparadas, con experiencia en la cartera que va a dirigir. En resumen, tener menos políticos pero que éstos sean más eficientes y estén mejor pagados.

·         Limitar número de cargos: por ejemplo, no puede ser una persona que está en un ayuntamiento y en una diputación se lleve dos sueldos + dietas. En este caso, o no están esforzándose al 100% en una de sus funciones o son cargos que se pueden realizar a tiempo parcial y, por tanto, deben tener un sueldo parcial. Hay políticos con muchísimos cargos y me pregunto cómo llegan a todo si el día solo tiene 24 horas. Sentido común.

·         Reducir y simplificar la estructura administrativa: cerrar chiringuitos políticos, diputaciones, ect, centralizar competencias para ser más eficientes, definir un estado centralizado o federal pero no la mezcla que tenemos actualmente en la que cada CCAA es diferente y no todos somos iguales ni tenemos las mismas oportunidades.

 

 

Referente al fraude:

·         Exigir la evolución de los millones de euros defraudados de las arcas públicas, de todos los casos: Pujol, ERES, Punica, Gurtel, Noos, Malaya… Todos. Nada de insolvencia, embargo de propiedades y sueldos hasta el mínimo inembargable, como le pasaría a cualquier de nosotros.

·         Sin ser fraude, si fue un préstamo a fondo perdido el rescate del sistema financiero de la última crisis. Por tanto, es momento en que estas entidades privadas nos devuelvan el importe íntegro del rescate más los intereses devengados. Que presenten un plan de pagos y empiecen a devolver nuestro dinero ya.

 

Referente a la deuda:

·         Deben definir muy claramente la partida del presupuesto que se recortará para hacer frente a la deuda o que impuestos subirán en cada propuesta o acción política.

·         Mantener una deuda razonable que permita incrementarla en ciclos de crisis.

·         Para proyectos más largos que la legislatura, se requiere la aprobación de los principales partidos. Negocien, que para eso están. Si el proyecto es bueno para el país, saldrá adelante con la ayuda de todos.

Referente al sistema de funcionarios:

·         Reducir el número de funcionarios: la gran estructura administrativa provoca una gran necesidad de funcionarios públicos que la mantengan. Al reducir la estructura se reducirá el número de funcionarios, pero debemos mantener a los más eficientes, como ocurre en cualquier empresa. Hay que reducir funcionarios de administración y reforzar lo realmente importante, lo que hace grande a un país y da las mismas oportunidades a todos: médicos, policías, profesores e inspectores fiscales.

·         Modificar el actual sistema de contratación de funcionarios. Es evidente que no funciona y es totalmente ineficiente. No tiene ningún sentido que los funcionarios tengan mejores condiciones laborales que el resto de los empleados y, encima, contrato “blindado”. Aprobar el examen da derecho a ocupar una plaza siempre y cuando trabajes con diligencia y cumplas con tus obligaciones, pero esto no debe dar derecho a un trabajo perpetuo como ocurre ahora. Muchas personas piensan que como han aprobado una oposición ya han terminado, ya están dentro y nadie les podrá sacar. Aprobar una oposición es el principio, no el fin. Hemos visto como funcionarios fichan y se van de compras, en cualquier empresa, estos empleados estarían despedidos pero, como su sueldo es público, nadie rinde cuentas ni tiene que mejorar resultados ni indicadores. Hay que analizar el rendimiento de los funcionarios, valoración por parte de los ciudadanos de la atención recibida y proponer una parte variable de su sueldo en función del grado de cumplimiento de estos indicadores. Por supuesto, poder despedir a negligentes, caras duras y otros saprofitos del sistema.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!
Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas