Petición cerrada

Conceded la jubilación a Carmen, de 77 años, tras más de 30 trabajando como portera

Esta petición ha conseguido 149.608 firmas


Es triste tener que llegar a estos medios de difusión, por algo que no debería ser un problema, pero lo es. Y es todavía más triste ver como una situación fácil y merecida, se convierte en una pesadilla y en una profunda decepción.

Mi madre, Carmen, perdió a mi padre cuando yo tenía seis años, en el año 1986. A partir de ese momento, una mujer viuda de portero, sola y con dos hijos, empezó a trabajar en la portería de la calle Ferraz 61 de Madrid, obligada por las circunstancias y bajo las condiciones y exigencias que le marcó la comunidad en aquel momento: un salario INDIGNO a cambio de poder vivir en un sótano de menos de 40 metros. Circunstancias que ella  asumió para poder ofrecernos un techo para nosotros.

Después de treinta años continuados trabajando como portera, honrada, formal, dedicada, dispuesta, cumplidora y cariñosa, en el que se ha ganado el respeto y la admiración de todos los que la conocemos, ha llegado el momento de su jubilación, y resulta que no puede jubilarse. La comunidad de Ferraz 61, esa que durante años le ha regalado sonrisas y aparente aprecio, nunca había dado de alta en la seguridad social a mi madre.

La confianza en la comunidad, por mi parte, el haberme criado entre ellos y el respeto hacia las decisiones de mi madre, nunca me hicieron poner en duda que a pesar de la miseria de salario por el que trabajaba todos los días, tendría al final su recompensa cuando mi madre pudiera llegar a la edad de la jubilación y disfrutar de su tiempo y sus nietos. Lamentablemente, el Alzheimer no va a dejarle hacerlo como teníamos todos previsto.

En esta comunidad de Ferraz 61 vive gente importante, influyente y poderosa.

Después de acudir a la justicia para reclamar lo justo, todo es un eterno inconveniente, un retraso infinito en los plazos y una falta de entendimiento por parte de las personas en cuyas manos cae esta situación, que se van pasando el caso como si fuera una brasa en sus manos. 

Entretanto, pasa el tiempo y ni mi madre, ni nosotros disponemos de los medios suficientes para costear la asistencia que mi madre necesita hoy en día.

Sufrimos la indiferencia de la justicia y el poder de los vecinos de la Comunidad de Ferraz 61.

Por eso quiero dar voz a esta situación y dejar constancia de que mientras la Comunidad de Ferraz 61 no reconozca ante la Seguridad Social todos los años que mi madre ha trabajado para ellos, seguiremos luchando por ella hasta donde lleguen nuestras posibilidades y por todos los caminos que sean necesarios.



Hoy: Cristina cuenta con tu ayuda

Cristina Campo Villamide necesita tu ayuda con esta petición «Conceded la jubilación a Carmen, de 77 años, tras más de 30 trabajando como portera». Únete a Cristina y 149.607 personas que ya han firmado.