Regulación de ruidos por petardos y pirotecnia

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!

paloma pedrero
paloma pedrero firmó esta petición

El ruido por petardos y pirotecnia ocasiona graves perjuicios y es el momento de actuar con determinación para detener estos daños.

La OMS establece el límite de sonido para que no produzca daños en los 65 dB. El estruendo de un petardo puede alcanzar hasta 190 decibelios.

Lo que puede llegar a ser muy molesto para ciudadanos sanos puede convertirse en un auténtico tormento para personas enfermas que necesiten descanso o reposo. También resulta un suplicio para personas con hipersensibilidad sensorial, como es el caso de las personas autistas, personas con fibromialgia o con sensibilidades especiales.

Como ya se sabe, quienes lo padecen con más angustia son los animales, ya que poseen un oído mucho más sensible que el nuestro. Se sabe que los perros tienen una capacidad auditiva cuatro veces mayor que la de los seres humanos. El sonido estruendoso de petardos y pirotecnia les produce taquicardia, dificultad para respirar, jadeos y la consecuencia de todo esto puede ser, con mucha más frecuencia de la que creemos, la muerte.

En cuanto a la contaminación ambiental, la pirotecnia libera una lluvia de toxinas al suelo, al aire y al agua. Al estallar, se contamina químicamente el aire de gases venenosos.Por su parte, los fuegos artificiales contienen además metales pesados muy tóxicos y carcinógenos.

Otro peligro de la pirotecnia es el posible daño físico tanto a las personas como a los bienes privados y públicos.

Hay alternativas a la pirotecnia, es posible divertirse sin perjudicar a otros ni al medio ambiente y como en todos los procesos educativos sociales, pasa por legislar y mostrar alternativas sanas y que no sean dañinas ni molestas: fuegos artificiales silenciosos, espectáculos de luz láser y sonido agradable y moderado, etc.

Por todo lo anteriormente expuesto pedimos una regulación, comprometiéndonos a colaborar en la solución. Esta podría consistir, como ya se ha hecho en muchos lugares, prohibiendo su uso y, llegado el caso, habilitando espacios cerrados e insonorizados para aquellos que no cejen en dejar de usarlos.  

Por fortuna cada vez se adoptan más este tipo de medidas y queremos sumarnos desde nuestra comunidad a estas iniciativas que hacen avanzar a las sociedades y que mejoran la calidad de vida de todos. 

Firma esta petición y comparte si estás de acuerdo en buscar opciones que no agredan a personas, maten a animales y dañen el medio ambiente. 

Muchas gracias.

P.D.: En la foto estoy con nuestros amigos Balto y Yeti. En la pasada Nochevieja, Balto sufrió por el estrés de los petardos un principio de torsión gástrica que estuvo a punto de costarle la vida. 

Firmado: Elena Martín Calvo, componente del dúo de humor Virtudes.