AYÚDANOS A PROTEGER EL PAISAJE ESCURIALENSE. NO A LA NUEVA VARIANTE DE LA M600

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!

Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas

Desde hace años se ha venido pidiendo a la Comunidad de Madrid que mejore la seguridad del tramo de la M600 desde la AP6 hasta la rotonda del Hospital del Escorial, sin que sean escuchadas estas peticiones. En concreto, en 2018 se presentó un acuerdo conjunto de ambas corporaciones municipales, San Lorenzo de El Escorial y El Escorial, con varias propuestas para mejorar la seguridad en dicho tramo, eliminando cruces, evitando invasiones de carril contrario, mejorando accesos a urbanizaciones y al camping, con el compromiso previo de los distintos grupos políticos de la Comunidad de Madrid de tenerla en consideración.

Ninguna de las propuestas fue llevada a cabo, la respuesta negativa se ha basado siempre en la falta de dinero. El haber podido evitar los accidentes ocurridos antes y después, desgraciadamente no ha sido motivo suficiente. Esta situación se hace ahora más inexplicable cuando la Comunidad de Madrid decide poner en marcha la construcción de un nuevo ramal en la M600 que irá desde la rotonda del Hospital del Escorial hasta la conexión con la carretera M-505, con un presupuesto de más de 11 millones de euros.

Años diciendo que no había dinero para mejorar accesos e intersecciones
y ahora si hay dinero para un nuevo ramal.

Esta infraestructura vulneraría además el Decreto de Declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de Territorio Histórico, del Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial constituido por el ámbito delimitado por la Cerca Histórica de Felipe II, y afectaría de manera irreversible al entorno, la fauna, la flora y el paisaje de nuestro entorno.

Podemos leer en el propio decreto:
“Es necesario resaltar una vez más la importancia que en el modelo de
“naturaleza humanizada” concebido por Felipe II tenía el medio físico, sin cuyo concurso y correcta evaluación no podría comprenderse en su integridad la idea que quiso plasmar el monarca en la materialización del Real Sitio
“El volumen, la tipología, la morfología y el cromatismo de las actuaciones en el entorno de protección de este bien de interés cultural no podrán alterar el carácter arquitectónico y paisajístico del área ni perturbar la visualización del bien. En el entorno del bien se prohíbe igualmente cualquier movimiento de tierras que conlleve una alteración grave de la geomorfología y de la topografía del territorio y cualquier vertido de basura, escombros o desechos”

“De la misma manera, las actuaciones en el territorio de la Cerca irán encaminadas a la protección de la unidad paisajística y al mantenimiento del modelo urbano original de ciudad concentrada alrededor del monasterio, siendo uno de los objetivos principales la consecución del equilibrio entre las áreas funcionales del sistema originario”

Todo esto choca de manera frontal con la construcción de este nuevo ramal que aparte de su tremendo impacto paisajístico, supone la tala de más de 1200 árboles, muchos de ellos ejemplares maduros de incalculable valor ecológico, y el destrozo de un ecosistema de dehesa que forma parte del paisaje escurialense desde hace siglos.

Desde otro punto de vista, este proyecto se desarrolló hace más de 12 años, justo antes de que estallara la burbuja inmobiliaria (que ya sabemos a dónde nos ha llevado) para una zona que supuestamente iba a desarrollarse a lo largo de los siguientes años, estando para 2015 desarrollada en su totalidad.

Sin  embargo, estamos en 2021 y el Ensanche se ha convertido en un ejemplo más de “urbanismo vacío”, infraestructuras públicas finalizadas, alumbrados, mobiliario urbano…sin ningún uso. Incluso en esa época era discutible la necesidad de esta infraestructura, pero es que los estudios se hicieron basados en un crecimiento que no se ha producido, no ha habido aumento de la población, no ha habido
aumento del tráfico. Desde nuestro punto de vista no hay ninguna necesidad para que esta variante se realice, este tipo de desarrollo no va a mejorar la vida de nuestra comarca. Es más, va a perjudicar a su riqueza paisajística, su flora, su fauna, su riqueza medioambiental, fraccionando el entorno de una manera irrecuperable.

Pedimos por lo tanto a la Comunidad de Madrid que, en lugar de invertir 11 millones de euros en esta nueva infraestructura, invierta en mejorar la seguridad en el tramo antes mencionado, desde el principio de la carretera hasta el km 6 (desde la AP6 hasta la rotonda de El Hospital de El Escorial) .