LA JUSTICIA TARDÍA ES INJUSTICIA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


 En el año 2006, se presentó una petición a la Comisión InterAmericana de Derechos Humanos, (C.I.D.H.) en contra del Estado de Costa Rica, por violación a los derechos humanos.  Todo ocurre desde que en el año 2002, el ciudadano Gerardo Calero Miranda, ingresa a laborar para el Poder Judicial como Juez, y en el primer trimestre denuncia irregularidades en su despacho, porque están perjudicando a la ciudadanía. En lugar de que el Magistrado con quien se entrevista lleve a cabo una investigación, empieza la persecución y hostigamiento contra el señor Calero Miranda.

    Lo trasladan a otra oficina con la amenaza de ser despedido si continua con su denuncia.  A mediados del año 2002, se presenta una denuncia penal en contra del señor Calero Miranda, por abuso deshonestos en contra de menores de edad, bajo falsos hechos. Todo el proceso estuvo viciado en su perjuicio, sin permitirle defensa alguna porque su único objetivo era condenarlo para justificar su despido y desacreditarlo.  Es hasta el año 2005, que sin aceptarle presentar pruebas en su favor, se le condena a 5 años de prisión. La sentencia se confirma en una maratonica sesión de la Sala de Casación en el primer cuatrimestre del año 2006, y por ende se presenta la petición a la C.I.D.H.

     Han transcurrido 10 años, sin que la C.I.D.H., se digne a conocer el expediente, mientras otros casos presentados posteriormente ya están con admisibilidad y otros presentados ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Aún cuando se ha estado pendiente del trámite, hay una demora injustificada. En Marzo del presente año, por primera vez le envían una nota al Estado de Costa Rica, para que conteste los hechos de la petición, y no es sino hasta Julio del 2016, que la C.I.D.H, notifica que por error no se le envió los papeles completos a Costa Rica, y por tanto, hay que volver a repetir el envío, lo cual a Octubre del 2016, no se ha realizado porque no hay comunicación con la C.I.D.H., ni telefónicamente ni por correo electrónico.

    Ya que en Costa Rica, el sistema judicial falló, pues todos los recursos fueron rechazados y se agotaron, únicamente queda la sede internacional a través de la C.I.D.H., y la Corte Interamericana. Pero esto no sucederá hasta que la C.I.D.H., no de el primer paso y declare la admisibilidad de la petición y prosiga con el caso hasta que presente la demanda ante la Corte. 

    Ayudar al señor Gerardo Calero Miranda, quien con la sentencia le privaron de sus años como abogado desde su graduación en 1990, y sus problemas iniciaron en el 2002, al ingresar a trabajar para el Poder Judicial, y sería bueno destacara que él no tiene la asistencia de organizaciones de defensa a los derechos humanos, ni instituciones internacionales como la SIP, cuando los ofendidos son periodistas o empresas de noticias. Está completamente solo en esta batalla, y cuenta únicamente con su familia y Dios. El tiempo transcurre y el expediente duerme en algún escritorio de la CIDH. Es inocente y no solo en países como Venezuela o Nicaragua, hay injusticias, aún Costa Rica, está registrada en la CIDH con varias sentencias en su contra que demuestran que violenta los derechos humanos de sus ciudadanos.

    Queremos apoyar al señor Calero Miranda, para que la CIDH, se avoque ya a tramitar el expediente y no se prolongue más la injusticia que en el 2005 se le cometió a él. Firma esta petición para apoyarlo.

 

     



Hoy: Cintya cuenta con tu ayuda

Cintya Padilla necesita tu ayuda con esta petición «COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: LA JUSTICIA TARDÍA ES INJUSTICIA». Únete a Cintya y 120 personas que ya han firmado.