Justicia para salvar y proteger mi vida!

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 200!


Soy Paul Azam y soy refugiado y apátrida nacido en Japón, de madre filipina y padre persa judío británico. Las personas que nacen en Japón sin padres japoneses no reciben la ciudadanía (lex/jus/ius sanguinis en jerga legal). No adquirí la ciudadanía británica tampoco porque mi padre no me inscribió a tiempo y porque estaba loco, ahora vive en un manicomio en Londres. Mi madre dejó a mi padre y fuimos a Filipinas donde crecí.

Necesito su ayuda para que pueda renovar mi Título de Identidad y de Viaje uruguayo (pasaporte para refugiados y apátridas). Hace casi 4 años tenía que dejar Filipinas porque dos policías intentaron matarme por mi actividad y pensamiento político pero más allá de eso, por la xenofobia, antisemitismo, islamofobia y autoritarismo de Filipinas. Luchaba para que haya más laicismo, para que haya divorcio (Filipinas es el único país en el mundo sin divorcio aparte del Vaticano), para que haya más transparencia en el gobierno, para que haya aborto, para que haya una profundización democrática. Luchábamos (mis compañeros de la universidad y yo) pacíficamente. Yo me encargaba de juntar firmas por ejemplo.

El presidente de Filipinas hace discursos donde, anuncia públicamente que quiere ser Hitler, amenaza a Canadá con declararle la guerra, también hace alarde de que grande lo tiene (todos estos dichos están reportados en la prensa internacional como el BBC, New York Times, Clarín, the Guardian, La Nación, El País, BBC etc.) en fin es un loco genocida! Ya murieron miles y miles en su guerra totalmente ilegal hacia la droga, vulnerando el estado de derecho, la democracia, la separación de poderes, y lo más importante de todo la seguridad de un ser humano y su derecho de vivir.

Vine a Buenos Aires en 2015. Amo Buenos Aires y la Argentina. (Amo Montevideo y Uruguay también). Aprendí castellano rioplatense. Estudié por un tiempo filosofía en la UBA. Daba visitas guiadas sobre el patrimonio arquitectónico de la ciudad. Daba clases de castellano e inglés. Paseaba perros, en fin, una vida aburrida corriente de un 20ñero en una ciudad maravillosa, gente maravillosa, estaba bien integrado y asimilado en la sociedad como me dijeron varias veces.

Lamentablemente, la justicia en forma de DNI no llegó pero no por falta de voluntad de migraciones y sus trabajadores sino por el corte de presupuesto que el gobierno de Macri haya hecho hacia distintos organismos claves del estado, resulta de la cual, la mayoría de los trabajadores de migraciones en Argentina hoy cobran por debajo de la línea de pobreza. Así que esperé por mi DNI por 14 meses! Pero no llegó y no fui el único, conocí a un estadounidense, sueco, francés, tantos venezolanos, tantos chinos cuyos DNI nunca llegaron! A pesar de que todos los requisitos ya estan re pero re cumplidos.

Parece que mi vida es un chiste, porque para añadir a la ya desesperante situación que viví del hecho de que no concretiza lo que a mí me correspondía como un ser humano, en el año 2016 por motivaciones políticas y racistas, el gobierno de Filipinas me desnaturalizó o sea me sacó la ciudadanía! Porque? Explícitamente por mi crimen de ser demócrata y por las ideas puristas racistas de filipinas de quien constituye un filipino.

He podido sobrevivir no preocupándome por la falta de un documento vigente porque cuando me fui de vacaciones a conocer Uruguay hace dos años perdí mi pasaporte filipino mientras caminaba por la Rambla que estaba vigente hasta 2018 (cuya renovación no fue posibilitado explícitamente dicho por el consulado filipino desde 2016). Porque Uruguay (como la Argentina y la mayoría de los paises civilizados) pertenece a la Convención de 1954 sobre el Estatuto de los Apátridas además de la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados estaba obligado a documentarme para que pudiera volver a Buenos Aires donde tenía mi petición de asilo. Y este lo hizo, rápido, dentro de la legalidad y normativa uruguaya, justo en el momento cuando lo re necesitaba.

Este pasaporte era válido por un año no más y explicitamente no renovable para los no residentes de Uruguay como yo era entonces. Me radicaron y me dieron la precaria y la boleta por el DNI en migraciones argentina en diciembre de 2017 cuando faltaban 3 meses para que venciera mi única identificación. Los trabajadores de migraciones tomaron en cuenta la urgencia de mi expediente porque les mostré el decreto uruguayo que gobierna la normatividad de este pasaporte donde se dice que en mi caso sólo se podía dar una vez porque no soy residente de Uruguay. Pero llegó marzo del año pasado y aún no llegó mi DNI.

Volví a Uruguay y descubrí que el Artículo 48 del decreto 129/14 me permitía renovar mi pasaporte por razones humanitarias porque le daba libertad de acción a los funcionarios en base a su juicio cuando se presentaban situaciones no previstas. "Toda situación no prevista en el presente Decreto relacionada con Pasaportes Comunes expedidos en la República o en el exterior, y de Títulos de Identidad y de Viaje, será resuelta por la Dirección Nacional de Identificación Civil o por el Ministerio de Relaciones Exteriores de acuerdo a sus competencias conforme el espíritu de las normas que regulan la expedición de documentos a las personas físicas."

Cuál fue la situación no prevista? "Por la llegada de los venezolanos" fue la razón oficial en ese entonces en migraciones argentina "tardará 5 meses mas" y "después ya está" "aguantátela y bancátela" Literal eso fue lo que me dijeron. Los uruguayos no son ignorantes de lo que pasa por el otro lado del río y encima ya vieron que me radicaron solo faltaba que llegue mi DNI por la cual me renovaron pero de nuevo explicándome que esta vez, re pero re ya está. Lo entendí. Estaba y estoy muy agradecido.

Obviamente que no me llegó, tuvimos el disparate del dólar en junio. Me chocó un auto que ocupó mi tiempo. En fin, "pasaron cosas" :-)) Y fue así. Y ahora no quieren renovar mi pasaporte hasta que no esté resuelto mi expediente de refugio. Mi expediente tiene evidencias suficientes para que merezca el reconocimiento de mi condición de ser refugiado. Tiene la acusación del gobierno de Filipinas de que soy hacker, de que ofendí los sentimientos religiosos, entre otras barbaridades inimaginables en una democracia plena.

Hasta que no tenga el reconocimiento de mi condición de refugiado, no puedo renovar mi pasaporte para que pueda continuar mis estudios y reunirme con mi familia en Barcelona. Noam Chomsky (uno de los más importantes académicos de la historia) y Claude Cohen-Tannoudji (premio Nobel de física de 1997) ya firmaron la campaña y me dieron su apoyo, vos también, necesito tu apoyo, estáte al lado de ellos, de estos dos gigantes de la intelectualidad, para que yo ya pueda terminar esta pesadilla kafkiana. Muchas gracias! Lo agradezco mucho! Que tengan un buen día! Que lo pasen lindo!