Aumento de penas en caso de un único fallecido en siniestros viales.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Recientemente ha sido aprobada la ley por la que se modifica el Código Penal en materia de imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor y sanción del abandono del lugar del accidente. A pesar de constituir un logro importante todavía queda algo imprescindible por lo que luchar: las penas no se van a incrementar en el caso de que haya un único fallecido. Esto deja fuera a aquellas victimas muertas por conductores borrachos o drogados que cogen sus vehículos sin importarles la vida de los demás.

Víctimas como ANA de 37 años, madre de una niña de dos. El 13 de Junio de 2018 un conductor de 53 años que triplicaba la tasa de alcohol permitida embistió su vehículo provocándole la muerte. El conductor paso únicamente unas horas en el calabozo y de momento estamos a la espera de juicio.

Victimas como IVÁN, de 15 años. El 9 de diciembre de 2016 un desalmado con 34 folios de antecedentes penales, con 45 condenas previas, conduciendo a 135 km/h por la Castellana de Madrid, con una tasa de alcohol en sangre que multiplicaba por 7 la tasa permitida, habiendo consumido cocaína y otros psicotropos a altas dosis, atropelló a Iván acabando con su vida. Se le impuso la máxima pena, 4 años y ya está pidiendo permisos para poder salir a la calle.

Victimas como PAULA, de 15 años. El 24 de junio de 2018 volvía junto a cinco amigos por una senda marítima cuando una conductora, con un coche sin seguro y un carnet falso, que quintuplicaba la tasa de alcohol permitida la arrolló dándose a la fuga. Después de 10 días en prisión preventiva pagó la fianza y está a la espera de juicio.

Víctima como BIEL que montaba en bicicleta el 14 de septiembre de 2016 con su hijo de 8 años cuando una conductora que multiplicaba por cuatro la tasa de alcohol les arrolló. La conductora pasó 35 días en prisión. En marzo de 2017 volvió a Francia y está a la espera de que la sentencia de 2 años y 6 meses ratificada por la Audiencia de Palma sea confirmada por la Audiencia Nacional después del recurso interpuesto por ella.

Víctimas como DANI de 34 añosque entrenaba en bicicleta junto con un amigo para una media maratón el día 29 de abril de 2017 cuando un conductor que cuatriplicaba la tasa de alcohol y que dio positivo al test de drogas le atropelló dándose a la fuga y dejando un muerto y un herido a sus espaldas por lo que se le ha impuesto una pena de 3 años y cuatro meses a pesar de haber sido ya sancionado por conducción bajo los efectos de las drogas en el año 2015.

Victimas como VANESA, de 32 años, madre de una niña de año y medio, que andando de camino a su trabajo el 9 de febrero de 2017 fue atropellada por un conductor de 54 años que dio positivo a cocaína. La jueza calificó el atropello como delito leve archivando el caso en la vía penal por lo que será juzgado por la vía civil. El conductor sigue conduciendo al no retirarle el carnet de conducir. La sentencia está recurrida.

Conductores, peatones, y ciclistas, todos victimas de conductores borrachos o drogados. Y nos preguntamos...señores legisladores ¿qué están buscando al imponer la necesidad de que haya dos muertos o más para aumentar las penas en caso de muertes por conductores borrachos o drogados? ¿Quieren que nosotros, los familiares, las victimas silenciosas de estos siniestros, acabemos desesperados por la injusticia? ¿Contará el suicidio de un padre, una madre, un hermano, una hermana, una pareja...como esa segunda muerte necesaria para el aumento de penas?¿es eso lo que están buscando?

En esta sociedad la tolerancia por el alcohol y drogas se ha visto traslada al sistema judicial con sentencias que consideran el alcohol y las drogas como atenuante, a lo mejor no de manera implícita pero desde luego si en la práctica. Consideramos que la persona que bebe o se droga lo hace de manera consciente y que sabe el efecto que estas sustancias provocan en la conducción. Por tanto son ellos los que toman la decisión de hacerlo a sabiendas de las consecuencias demostrando un escaso respeto por la vida de terceras personas. Es por esto que estos homicidios debería considerarse como DOLO EVENTUAL y no como homicidio imprudente pero ya que esto es impensable en el sistema judicial actual pedimos que por lo menos tengan la decencia de aumentar las penas en casos de siniestros con un único fallecido y acuérdense, de que nosotros, los familiares ya estamos condenados de por vida. Tenemos nuestra propia cadena perpetua. 

Por eso pedimos a toda la sociedad que firmen esta petición para que se aumenten las penas en los casos en los que se produce un único fallecimiento. Pedimos tolerancia cero al alcohol y drogas en la conducción para que esta lacra salga de nuestras carreteras porque mañana puede ser cualquiera de vosotros o de vuestros familiares.


¿Quieres compartir esta petición?