Apoyo a Carta de apoderados Cía de María Seminario pro restitución Prof. Miguel Rancusi.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 2,500!


Esta petición se abre en consideración a lo transparentado por Apoderados de IV° del Colegio Compañía de María seminario, a quienes entregamos nuestro apoyo entendiendo que la situación donde se ha inmerso al Profesor Miguel Rancusi es irregular, humillante y degradante y no corresponde al trato que debería destinársele a un miembro destacado de nuestra comunidad, que ha entregado sus servicios en pos de una mejor educación, tanto formal como personal, de muchos alumnos a lo largo de 33 años.

CARTA DE APODERADOS COLEGIO COMPAÑÍA DE MARÍA SEMINARIO

"Santiago, 15 de noviembre de 2018

Señora: María Pía Ábalos Barros

Directora Colegio Compañía de María Seminario

Estimada Directora:

Con mucho asombro y sorpresa, los apoderados abajo firmantes, hemos tomado conocimiento de su comunicación de fecha 12 de noviembre de 2018, a través de la cual nos informa que el Profesor Miguel Rancusi Herrera, profesor jefe de nuestros hijos/as, está siendo objeto del levantamiento de “un protocolo interno por una denuncia realizada por algunos apoderados de otro nivel.”, a la vez que nos indica que él no podrá estar presente en las actividades de la licenciatura de nuestros hijos, en atención a que se encuentra haciendo uso de una licencia médica.

Estimada Señora Directora, como apoderados del Colegio Compañía de María y miembros de esta Comunidad Educativa, nos llama profundamente la atención la situación que usted nos comunica, más aún cuando su nota prácticamente no nos proporciona ningún antecedente que funde de manera seria y responsable, la medida dispuesta en contra del Profesor Rancusi.

Conocemos al Profesor Rancusi, no tan solo porque él ha guiado a nuestros hijos por estos últimos dos años en su calidad de Profesor Jefe, sino que también por su larga y exitosa trayectoria como maestro del Colegio Compañía de María, Institución a la que prácticamente ha dedicado toda su vida profesional, desde una etapa muy temprana del inicio de su carrera.

El Profesor Rancusi, aparte de su destacada calidad como maestro y guía de sus alumnos, posee una vocación de educador a toda prueba, que ha permeado e instalado una valiosa impronta en muchas de las generaciones de alumnas y alumnos que han pasado por las aulas de nuestro Colegio. El profesor Rancusi ha dedicado más de 33 años de su vida profesional a este Colegio y a la Compañía de María.

Estimada Señora Directora, con mucha responsabilidad y cariño por nuestro Colegio, y luego de indagar y de conocer la situación y los hechos por los que usted ha determinado disponer la apertura de “un protocolo interno” en contra del Profesor Rancusi, decimos con toda certeza que estamos asistiendo a un acto de absoluta injusticia, deleznable y humillante para con un maestro que muestra una trayectoria profesional admirable e impecable, de más de 33 años de docencia dedicados a este Colegio. Decimos también, Sra. Directora, con mucha fuerza, que la forma en que nuestro profesor fue notificado y conminado a alejarse de sus actividades docentes y de sus alumnos, no tan solo nos sorprende, sino que nos indigna, nos entristece y nos humilla también a nosotros como padres y apoderados de este Colegio. Prohibirle al profesor que se comunique con sus alumnos; requerir su renuncia voluntaria; obligarlo a presentar una licencia; caducarle la beca de estudios a su hija; pedirle que cierre todos sus compromisos académicos en tres días; impedirle que se despida de sus alumnos; negarle el ingreso a su querido laboratorio a retirar sus materiales; entre otros, nos parece una actuación impropia y vergonzosa de parte suya y muy humillante para con un profesor que todo lo ha dado a nuestro Colegio.

Estimada Señora Directora, el Profesor Rancusi, nuestros hijos y nosotros, apoderados y padres, no nos merecemos ese trato y esas formas. Respetamos, acompañamos y brindamos toda nuestra solidaridad al Profesor Rancusi quien, bajo ninguna circunstancia, se merece el trato humillante y vejatorio del que ha sido objeto por parte de un Colegio al que le ha entregado los mejores años de su vida.

Estimada Señora Directora, según antecedentes que hemos podido recabar en entrevistas con alumnos y alumnas, con apoderados y con el propio profesor, nos asiste la responsabilidad de manifestarle nuestro parecer respecto de los hechos y antecedentes que originan la apertura del “protocolo interno” y la solicitud de renuncia voluntaria requerida al Profesor:

1.   Algunos apoderados (se ignora quiénes y cuántos) del Segundo Medio B se habrían quejado en contra del Profesor Rancusi, en razón de ciertos contenidos que presenta la Guía Docente “Sexualidad Humana”, en la sección “Guía de Trabajo”, pregunta 6, donde señala “¿Qué cuidados debería tener una joven para no verse expuesta a ser víctima de una violación?”, además de la presentación de otros contenidos relacionados con el uso de anticonceptivos y otros aspectos de sexualidad en la adolescencia.

 

Revisada la Guía, por apoderados docentes de nuestro curso, por profesionales también de nuestro curso ligados al área de la salud y la biología, y por los apoderados firmantes, no nos resulta posible encontrar ningún contenido, de forma o de fondo, que nos haga suponer que los alumnos estén recibiendo información errónea, mal presentada, mal intencionada, infundada, falsa, o que promueva una educación sexual inadecuada o irresponsable. Muy por el contrario, nos parece una Guía de contenidos extremadamente apropiados y con ejercicios que sin duda han resultado altamente valiosos y provechos para los niños.

 

Por otra parte, y aun cuando la Guía pudiera presentar contenidos inapropiados, pecaminosos o que contribuyan a desvirtuar la educación sexual de nuestros niños, la responsabilidad de aquello, bajo ninguna circunstancia podría recaer en el Profesor Rancusi, por cuanto este material educativo necesariamente debe ser visto y sancionado por la Unidad Técnica Pedagógica, en la oportunidad debida. Si esa Unidad, en su momento, no revisó o no solicitó o no puso reparos a una actividad que, a su juicio o a juicio de algunos apoderados, resulta inapropiada, agresiva o pecaminosa, entonces la responsabilidad, más bien recae en usted Sra. Directora y en su Jefa de UTP y bajo ninguna circunstancia, en el Profesor Rancusi.

 

2.   Algunos apoderados (se ignora quiénes y cuántos) del Segundo Medio B se habrían quejado en contra del Profesor Rancusi, en atención a que éste accedió a realizar un ejercicio de observación de espermatozoides al microscopio solicitado por sus alumnos. La circunstancia para desarrollar la actividad académica consideraba que los alumnos dispusieran de la muestra y que la actividad misma fuera desarrollada a primera hora del día siguiente en el laboratorio. Los alumnos no llegaron con la muestra a la hora convenida, presentándola solo a medio día, razón por la que el profesor no estuvo disponible para realizar el ejercicio.

Revisados y analizados los hechos previamente descritos, la verdad es que nos cuesta una enormidad poder identificar alguna conducta que pueda contravenir principios, valores o algunos preceptos reñidos con la actividad docente propia de una asignatura como la Biología y más aún con el contenido referido a Sexualidad. No vemos, ni en la solicitud de los niños ni en la respuesta del profesor que accede a lo requerido, alguna conducta impropia, ni de parte de los alumnos ni mucho menos de parte del profesor. Todo lo contrario, vemos una actitud proactiva de los alumnos y una conducta acogedora de parte del profesor, más aún cuando dicha proposición y respuesta del profesor se realiza en el contexto de una clase de sexualidad y en presencia de la totalidad de sus alumnos y alumnas.

3.   Algunos apoderados (se ignora quiénes y cuántos) del Segundo Medio B se habrían quejado en contra del Profesor Rancusi, en atención a que éste, en el marco del desarrollo de sus clases en el laboratorio de Biología, habría mostrado a sus alumnos fetos y muestras de placenta de que dispone en dicho laboratorio para el ejercicio de su actividad docente. Nuevamente, estimada Sra. Directora, con todo el respeto que nos merece nuestro Colegio y nuestro cuerpo Docente, realizar ese cuestionamiento a un profesor de biología es como recriminarle al profesor de historia y geografía por disponer de un globo terráqueo en su sala de clases o como recriminarle al profesor de música que cuelga una guitarra en la pared o recriminarle al profesor de educación física porque botea una pelota de basquetbol en el gimnasio. La recriminación realizada al Profesor Rancusi, no reviste análisis alguno pues violentaría nuestra racionalidad y la suya propia.

 

En razón de todo lo precedentemente señalado, los apoderados del Cuarto Medio B, curso del cual es profesor jefe el Profesor Rancusi, le solicitamos lo siguiente:

 

·       Se proceda, de manera inmediata, a dar término al “protocolo interno” que en la actualidad se sigue en contra del Profesor Rancusi, por considerarlo absolutamente improcedente y por carecer la denuncia que lo funda del mérito y fundamento razonable necesario, tal como ha sido señalado precedentemente.

 

·       Se proceda a reintegrar de manera inmediata al Profesor Rancusi a sus actividades docentes, de manera que pueda continuar desempeñándose en sus labores habituales, retomando la planificación del cierre del año escolar y las actividades de la Licenciatura de su curso, el Cuarto Medio B.

 

·       Se suspenda la ceremonia de “Imposición de Insignias y firma Ex Alumnos Cuartos Medios”, contemplada para el día 21 de noviembre, hasta el día posterior al retorno de la Licencia Médica de la que se encuentra haciendo uso el Profesor Jefe del Curso Miguel Rancusi, por cuanto la actuación del profesor en aquella ceremonia es del todo esencial y el desarrollo de la misma no resultaría posible sin su presencia.

 

Finalmente, quedamos a la espera de su contestación la que, no nos cabe duda, enmendará el error cometido y reparará la tremenda humillación y daño que se ha generado hacia un docente de la trayectoria que muestra el Profesor Miguel Rancusi.

Sin otro particular, le saludan atentamente a usted. "



Hoy: Apoyo cuenta con tu ayuda

Apoyo Miguel Rancusi necesita tu ayuda con esta petición «Colegio Compañía de María Seminario: Apoyo a Carta de apoderados Cía de María Seminario pro restitución Prof. Miguel Rancusi.». Súmate a Apoyo y 1,896 persona que han firmado hoy.