Bono alimentario y transferencias monetarias para las personas con discapacidad visual

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 15.000!


Hola, soy Cristina, líder de la Red de personas con discapacidad visual que labora en el servicio de transporte público. Son días muy difíciles para todos los trabajadores del servicio público. En medio de la emergencia y cuarentena obligatoria nuestros ingresos son muy limitados. Así que, en estos momentos, acudimos a su capacidad de cooperación ciudadana, de solidaridad y a la concientización de sus necesidades por parte de las entidades competentes.

Atendiendo a las medidas adoptadas por parte del Gobierno Nacional y Distrital para prevenir la expansión del COVID-19, en las que se insta a la ciudadanía general a entrar en aislamiento prolongado o cuarentena, las personas con discapacidad visual (ciegas y con baja visión) que trabajan en el Sistema de Transporte Masivo Transmilenio, desarrollando diferentes actividades tales como el canto, la comercialización de productos y la interpretación de instrumentos musicales, han sufrido serias afectaciones para la generación de los ingresos que les permitirá obtener su sustento diario, y en definitiva, termina limitando el goce efectivo de sus derechos al trabajo, la seguridad alimentaria y la salud.

Actualmente, la población identificada en la base de datos adjunta a esta solicitud, no cuenta con el dinero requerido para cubrir sus necesidades básicas, tales como: alimentación, pago de arriendo y la compra de elementos de aseo e higiene.

¿Por qué trabajamos en Transmilenio?

Porque las garantías para el acceso al mercado laboral para las personas con discapacidad siguen siendo insuficientes, y este aspecto, sin duda alguna, se constituye en uno de los principales desafíos a nivel nacional y distrital.

Sumado a lo anterior, esta situación se agudiza para las personas con discapacidad visual. Si bien es cierto, existe un marco normativo nacional y distrital que apunta al reconocimiento y garantía de sus derechos, lo anterior no es factible en la práctica. Las personas con discapacidad visual, en su mayoría, solo logran culminar sus estudios de educación básica y media, un número menor se gradúa de un programa técnico o tecnológico, pero muy pocos cuentan con las oportunidades de acceso y permanencia en la educación superior para su profesionalización. Actualmente, muchos de ellos, han pasado hojas de vida a diferentes empresas, pero las entidades argumentan que no cuentan con las adecuaciones necesarias para contratarlos.

En conclusión, la mayoría de la población ciega que trabaja en Transmilenio vive de los ingresos que recibe a diario y no cuenta con los ahorros para quedarse en casa durante este proceso. La mayoría no cuenta con redes de apoyo y algunos de ellos(as) son padres y madres, o están en proceso de serlo. 

Agradecemos su firma, atención y amable apoyo.

Fraternalmente,

Red de personas con discapacidad visual que labora en el servicio de transporte público, por ti, por nosotros, juntos somos más.

Mayor información con: Cristina Díaz Villanueva, 3228478494