Dimisión del Gobierno Municipal de Barcelona

Dimisión del Gobierno Municipal de Barcelona

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1000!
Con 1000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Enric Roca ha iniciado esta petición dirigida a ciudadanos de Barcelona y

Petición de dimisión del Gobierno Municipal y nuevas elecciones

Es difícil recordar un desencuentro tan grande y desalentador entre un gobierno municipal y una parte sustancial de los ciudadanos a los que representa, como el que en estos momentos se da en Barcelona.

Ningún gobierno municipal anterior, dentro del periodo democrático, ha suscitado tanto malestar y controversia.

Unas políticas que, lejos de contentar a gran parte de la ciudadanía (la mayoría, tal vez), la encrespa con una política de hechos consumados que atenta contra criterios y necesidades fundamentales de sus ciudadanos.

Barcelona está pasando, en muy pocos años, que coinciden con los gobiernos del consistorio Colau, de ser una ciudad envidiada, cosmopolita, bonita y agradable a ser una ciudad sucia, caótica, provinciana e insegura, además de encarecerse aun más pese a la pandemia.

Un caos de movilidad provocado por la nefasta gestión que está haciendo el Consistorio en este tema. Los ciudadanos no somos tan tontos como pueda creerse en algunos círculos políticos. A nadie se le escapa que hay que reducir la contaminación; que la flota de vehículos de cuatro ruedas no puede crecer indefinidamente; que hay que reducir la contaminación sonora (empezando por nuestro volumen al hablar).

Todos queremos una ciudad amigable y habitable. No discrepamos en lo esencial del “qué”. Pero es imposible no discrepar en el “cómo”. Porque, por buena que pueda ser una idea, si no se implanta bien, puede acabar en desastre, que es básicamente, lo que está sucediendo en Barcelona.

El gobierno municipal ha puesto la directa sin atender a razones y objeciones expuestas por diversos colectivos de ciudadanos y asociaciones. Razones y objeciones que caen por su propio peso. El comportamiento de este Consistorio se está constituyendo en un comportamiento dictatorial. Casi del estilo estalinista, diría yo.

No importa en qué medida esto perjudique a muchísimos ciudadanos en su día a día, en temas de movilidad, especialmente en ésta época de pandemia. Ni en el coste de la vida, que en Barcelona y pese a la recesión sigue subiendo, gracias al desenfreno impositivo de un ayuntamiento que, diciéndose de izquierdas, hace añorar a la derecha más recalcitrante. Ni en la seguridad, con poca policía patrullando, muchos delincuentes en acción y una permisividad rayando la estupidez. Ni en su obsesión por proteger, e incluso promover, al movimiento Okupa.

No les importa si, con sus decisiones, ponen en riesgo la economía de una ciudad que, hasta su llegada, había estado bien gestionada. Decisiones que, tal como se están llevando a cabo, atentan contra otros muchos aspectos, entre ellos la industria del automóvil, el turismo de calidad o incluso las ferias, como el WMC, por poner un ejemplo.

Barcelona puede pasar de ser un destino deseado a uno repudiado, por profesionales de Cataluña, de España y del resto del mundo, que también aportan valor y hacen crecer la economía. Porque para atraer talento hace falta algo más que postureo.

Hace falta un trabajo serio y riguroso que, en vez de imponer, busque concertar de verdad, el máximo consenso entre la ciudadanía, para que los cambios críticos, del tipo que sean, tengan el máximo beneplácito posible, se hagan bien y resulten realmente útiles, sin amargar la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad, avivando peligrosamente la tensión en la convivencia.

Hacer de Barcelona una ciudad atractiva en la que vivir, es un trabajo que como en cualquier gran ciudad, supone un inmenso reto. Y si ese reto no se afronta desde la humildad y el diálogo entre la autoridad municipal y la ciudadanía, el reto desemboca en fracaso.

Todos los que hemos trabajado en proyectos complejos y de envergadura sabemos, por experiencia propia, que uno de los puntos más críticos del mismo, sino el que más, es la gestión del cambio. Y en ese punto, el Consistorio merece un rotundo CERO.

Para ello lanzo esta petición. Para cambiar esta desenfrenada dinámica que puede llevar a Barcelona y a todos los que en ella vivimos, a una de sus épocas más oscuras en nuestra reciente historia.

Por eso pido la DIMISION EN BLOQUE del Gobierno Municipal y nuevas elecciones.

Si estás de acuerdo, por favor, firma la petición.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1000!
Con 1000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas