POR UN PACTO SOCIAL 2.0 – Cabildo Digital para Chile

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


REENFOQUEMOS LAS FUERZAS

Necesitamos enfocar las fuerzas de la calle en reflexionar, deliberar, decidir y comunicar al gobierno y legisladores cómo es el Chile, político, social, económico y ambiental, que necesitamos hoy y el que queremos para el futuro.

Las marchas y cacerolazos son análogas, y tienen una capacidad de acción limitada. Por eso,

PROPONEMOS

Crear un mecanismo digital de diálogo social, para la construcción de un pacto social 2.0. Un proceso que debe ser conducido por la sociedad civil, y capaz de entregar un mensaje claro al gobierno y legisladores.

TENEMOS LA EXPERIENCIA

En el contexto del proceso constituyente impulsado el 2015, nos reunimos, debatimos y pusimos por escrito lo que creíamos debía contener nuestra nueva constitución. Pero este proceso quedó truncado y fue análogo[1]. Lo que quedó de él es difícil de rescatar. ¿Puedes acceder al acta del debate en el que participaste? Es probable que pudieses hacerlo si las actas hubiesen sido digitales.

TENEMOS LOS RECURSOS

La tecnología, la ingeniería, capacidad de desarrollo y profesionales de primer nivel. ¿Fuimos capaces de sacar a los 33 mineros, y no podemos reunir en una plataforma digital nuestras propuestas país? Tenemos una arquitectura antisísmica de altísimo nivel técnico, ¿y no seremos capaces de transformar cacerolas y cucharas de palo en demandas concretas?

Contamos con escuelas de gobierno en las principales universidades del país. Es necesario que ellas sean garantes de la transparencia de los procedimientos.

Tenemos expertos en blockchain [2], que garantiza que la información recolectada no pueda ser modificada por otros y que esté siempre disponible.

Existe el Registro Civil y el sistema de clave única, que podría asegurar la individualidad y existencia de cada participante.

Tenemos un Centro de Modelamiento Matemático en la Universidad de Chile, expertos en procesamiento de Big Data (de enormes cantidades de datos), que podrían asegurar el procesamiento eficiente de datos y condensación de resultados.

Chile tiene excelentes desarrolladores, y participantes de lo que se llama código libre [3], es decir desarrollo de código colaborativo.

Contamos con múltiples expertos en encuestas, para diseñar el temario y las preguntas base sobre las cuales estructurar la discusión.

Pero,

NO TENEMOS MÁS TIEMPO

Necesitamos actuar ya.

Este proceso no puede tomar más de 30 días, desde que creemos la plataforma, hasta que tengamos los primeros resultados. Y no debe superar los 60 días en total. Si partimos el próximo lunes, 28 de octubre, tendríamos los resultados el 28 de diciembre.

No podemos sentarnos a esperar, y darnos vueltas en que mejor lo hagan otros, que sean los demás los que lo solucionen, que este problema no lo tengo porqué solucionar yo, porque

SABEMOS DÓNDE ESTO EMPIEZA

Pero no dónde termina. Las más grandes y sangrientas revoluciones en la historia de la humanidad son producto de fuerzas sociales que encontraron una salida viable en la violencia. Pero la energía es energía, y podemos canalizarla de múltiples maneras.

Si queremos detener la violencia, necesitamos diálogo, y somos un país que ya tiene experiencia en dialogar digitalmente a través de nuestros celulares. ¿Por qué no tomamos esa habilidad y la transformamos en una forma de comunicarnos efectivamente con quienes encabezan el estado?

[1] http://web.unaconstitucionparachile.cl/que-es-proceso-constituyente/

[2] https://www.welivesecurity.com/la-es/2018/09/04/blockchain-que-es-como-funciona-y-como-se-esta-usando-en-el-mercado/

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_abierto