Erradicar minas antipersona, anticarro y municiones sin explotar en el Sahara Occidental

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Este manifiesto surge del proyecto "Stop Minas: Construcción colectiva de un Jardín para la Paz", realizado por la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla y financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Los Jardineros y Jardineras por la Paz que se han especializado en esta temática, han elaborado dicho documento para apoyar la lucha del pueblo saharaui ante la erradicación de las minas antipersona.

"Los Jardineros y las Jardineras del proyecto StopMinas,

Decididos a poner en relieve el sufrimiento y las muertes causadas por las más de 7 millones de minas antipersona en el Sahara Occidental, que matan o mutilan a personas, en su mayor parte civiles inocentes e indefensos, especialmente niños, obstruyen el desarrollo económico y la reconstrucción, inhiben la repatriación de refugiados y de personas desplazadas internamente, además de ocasionar otras severas consecuencias muchos años después de su emplazamiento,

Destacando el papel que desempeña la conciencia pública en el fomento de los principios humanitarios, como se ha puesto de manifiesto en el llamado hecho para lograr una total prohibición de minas antipersona, y reconociendo los esfuerzos que con ese fin han emprendido el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas y otras numerosas organizaciones no gubernamentales de todo el mundo,

Basándose en el Derecho Internacional Humanitario que limita el uso de las armas que no hagan una distinción de civiles y combatientes y que causen daños y sufrimientos desproporcionados,

Acogiendo con beneplácito, asimismo, la Resolución 51/45 S del 10 de diciembre de 1996 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que se exhorta a todos los Estados a que procuren decididamente concertar un acuerdo internacional eficaz y de cumplimiento obligatorio para prohibir el uso, el almacenamiento, la producción y la transferencia de las minas terrestres antipersonal,

Recordando la Declaración de Ottawa del 5 de octubre de 1996 y la Declaración de Bruselas del 27 de junio de 1997, que instan a la comunidad internacional a negociar un acuerdo internacional jurídicamente vinculante que prohíba el uso, el almacenamiento, la producción y la transferencia de minas antipersona,

Teniendo presente que el Sahara Occidental es uno de los diez territorios más contaminados del mundo con restos explosivos de guerra (minas terrestres antipersona y anticarro, municiones de racimo y restos de guerra) , como consecuencia del conflicto armado entre el Frente Polisario, y Marruecos (1976-1991) y Mauritania (1976-1979); así como también, por varios años de ocupación militar marroquí, que se prolonga hasta nuestros días,

Subrayando la problemática del muro situado en el Sahara Occidental, construido por Marruecos entre 1980 y 1987, con una longitud total de más de 2700 kilómetros, una altura de 3 a 4 metros, dotados de guarniciones militares y de campos de minas posicionados a lo largo de toda la construcción. Es el muro militar en activo más largo del mundo (superando al de Palestina y al de México-EE. UU.), pero también el menos conocido, con múltiples impactos entre ellos la destrucción del modo de vida de los nómadas beduinos saharaui,

Resaltando que, en enero de 2019, las autoridades saharauis informaron al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, sobre la destrucción del último arsenal de minas antipersona almacenado por el Frente Polisario, y que Marruecos, por su parte, todavía no ha firmado el Tratado de Ottawa provocando que ninguna organización internacional independiente haya podido trabajar en la medición, el marcado y el despeje de minas de las áreas bajo control marroquí. Como resultado, el pueblo saharaui sigue sufriendo las inclemencias de estas armas, como se recoge en los 154 casos de víctimas acaecidos posteriormente a 1991 y recogidos en la investigación publicada bajo el título “Fuego escondido, las víctimas de minas del Sahara Occidental”


Toda la asamblea de Jardineros/as acuerdan que:
1. Hacer visible que las minas antipersona van en contra de los Derechos Humanos.

2. Sensibilizar a la opinión pública sobre las minas en el Sahara occidental y sus múltiples consecuencias políticas, legales, económicas, humanitarias, sociales, culturales, psicológicas y medioambientales.

3. Poner de relieve la situación de las víctimas de las minas como testimonios vivos de la magnitud e impacto de la contaminación por las minas y el muro.

4. Trabajar por la plena aplicación del Tratado de Prohibición de Minas y la Convención sobre Municiones en Racimo, visibilizando los efectos positivos de estos Tratados impulsados por la sociedad civil.

5. Visibilizar el muro marroquí como el campo minado más largo del mundo.

6. Evidenciar a países, instituciones, organizaciones y empresas que producen o comercialicen minas terrestres.

Y solicitamos:
1. Prohibir el uso de minas antipersona y anticarro y MUSE/UXO (municiones sin explotar).

2. Incluir en la campaña de desminado además de las minas antipersona, las minas anticarro, por la peligrosidad que conllevan para la población beduina. Debido a las características del terreno.

3. Instar a los países que incluyan el Tratado en la legislación nacional de los países firmantes.

4. A los miembros de la Convención sobre la prohibición de minas antipersonales:
- Ampliar el concepto de víctima a todas aquellas personas cuya vida se haya visto condicionada por las minas.

- Incluir el Sahara Occidental en los territorios de acción prioritaria al encontrarse entre las zonas más contaminadas del planeta.

- Instar, según sus compromisos, a que Marruecos se adhiera al Tratado de Ottawa.

5. A todos los países firmantes, especialmente a España, realizar mayores esfuerzos en la limpieza del Sahara Occidental, y en concreto la desminación del campo de mina más largo del planeta con el desmantelamiento del muro cuya estructura está constituida con minas terrestres.

6. Atención médica, psicológica y social, rehabilitación y compensación a las víctimas ampliando el presupuesto. Así como, atender sus solicitudes de reparación.

7. Ampliación de campañas para la prevención, educación y sensibilización sobre los riesgos entre las poblaciones locales.

8. Ampliar la prohibición a todo tipo de minas por su capacidad de dañar sin discriminación y despropocionalmante a personas civiles."



Hoy: Stopminas cuenta con tu ayuda

Stopminas Sahara necesita tu ayuda con esta petición «Change.org: Erradicar minas antipersona, anticarro y municiones sin explotar en el Sahara Occidental». Únete a Stopminas y 2.737 personas que ya han firmado.