#SavePeopleNotPlanes: Líneas rojas en el rescate a la aviación

0 have signed. Let’s get to 150,000!


Austria | Belgium | CzechiaDenmark | France | Germany | Greece | International | Italy | Mexico | Portugal | Spain | Switzerland | The Netherlands | United Kingdom

Esta petición ha sido lanzada en México por Stay Grounded and y la Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México.

En plena crisis del COVID-19, mientras el mundo entero lucha contra el virus e innumerables personas trabajadoras están perdiendo sus ingresos, la industria de la aviación exige rescates pagados por los contribuyentes y sin condiciones. Los rescates no deben permitir al sector de la aviación volver al negocio como si no pasase nada cuando acabemos con el coronavirus: toda ayuda pública debe asegurar que las personas trabajadoras y el clima son apoyadas en primer lugar.

Exigimos:

  1. Las personas en el centro
  2. Una transición justa: Hacia una movilidad respetuosa con el medio ambiente.
  3. ¿No pagan impuestos? ¡No hay rescates!

Para conseguir estos objetivos, trabajaremos de forma coordinada durante las próximas semanas para sensibilizar y ejercer presión en el ámbito político. Estas reclamaciones, apoyadas por 250 organizaciones de todo el mundo, representan el inicio de un viaje. Mantente informado y movilízate a través del boletín de Stay Grounded

Lee el texto completo de la petición aquí: 
En plena crisis del COVID-19, mientras el mundo entero lucha contra el virus e innumerables personas trabajadoras están perdiendo sus ingresos, la industria de la aviación exige rescates pagados por los contribuyentes y sin condiciones. Sin embargo, en los últimos años, esta industria se ha opuesto frontalmente a cualquier intento de acabar con sus injustas exenciones de impuestos y ha rechazado contribuir de manera sustancial a los objetivos mundiales de reducción de emisiones, lo que requeriría medidas para frenar significativamente la envergadura de la industria de la aviación.

La aviación es responsable del 5 al 8% del impacto climático global, causado principalmente por una minoría adinerada que vuela frecuentemente. Además, este sector asume que el porcentaje seguirá creciendo. Durante las últimas décadas han obtenido enormes beneficios, a costa de ofrecer bajos salarios a sus trabajadores y en detrimento del clima.

Las personas trabajadoras afectadas por la crisis actual necesitan apoyo, pero no debemos dejar que la industria de la aviación se salga con la suya, privatizando los beneficios mientras que el sector público paga sus pérdidas.

Los rescates no deben permitir al sector de la aviación volver al negocio como si no pasase nada cuando acabemos con el coronavirus: toda ayuda pública debe asegurar que las personas trabajadoras y el clima son apoyadas en primer lugar.

Exigimos:

  1. Las personas en el centro
    En vez de rescatar a los ejecutivos y a los accionistas, toda asistencia financiera debe asegurar que las y los trabajadores son apoyados, protegiendo su salud y sus trabajos, y una renta básica vital real durante la crisis debe ser garantizada a asistentes de vuelo, pilotos, personal de tierra, proveedores y otras personas trabajadoras afectadas.
  2. Una transición justa: Hacia una movilidad respetuosa con el medio ambiente.
    Una condición para el apoyo público debe ser el compromiso hacia una senda de calentamiento global de 1.5 °C. La reducción de emisiones debe ser drástica y sin emplear sistemas dudosos de contabilización, como compensaciones de emisiones o apostar por biocombustibles que dañan al medio ambiente, a la seguridad alimentaria y a los derechos de la tierra. La “aviación verde” es un espejismo, el transporte aéreo debe reducirse. Para una recuperación justa, la toma de decisiones democrática y la propiedad pública son decisivas. Los gobiernos deben apostar por una transición justa: cambios sistémicos en las redes de transporte, asegurando alternativas asequibles (como el transporte ferroviario) y capacitando a las personas trabajadoras a abandonar los trabajos dependientes de los combustibles fósiles, sustituyendolos por empleos decentes y sostenibles.
  3. ¿No pagan impuestos? ¡No hay rescates!
    No es justo salvar a la industria de la aviación con el dinero de los contribuyentes si esta apenas paga impuestos, dándole así una ventaja desleal con respecto a otros medios de transporte menos contaminantes. Por lo tanto, las exenciones fiscales deben desaparecer: hay que obligar a las aerolíneas a pagar un impuesto por el queroseno; y en vez de programas que incentivan el transporte aéreo como los beneficios para viajeros frecuentes, se deben poner en marcha impuestos justos y progresivos para dichas personas.

Es importante emplear esta inesperada pausa en la aviación para construir un sector de transporte respetuoso con el clima, creando mayores niveles de resiliencia para futuras crisis.