Instituir una ley de Salud Mental en Quintana Roo

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 10,000!


Quintana Roo es uno de los estados con escasa atención en Salud Mental. Incluso no cuenta con un Hospital Psiquiátrico, la mayoría de las personas que necesitan este tipo de ayuda acuden al Psiquiátrico de Mérida o de otras partes, y muchos otros no acuden debido a los gastos que puede implicar el traslado.

Actualmente, debido al confinamiento ha resaltado la importancia de la Salud tanto física, como mental. Desde mi experiencia como psicólogo y como persona miembro de una familia, he podido ver como mi mamá ha desarrollado ansiedad y ataques de pánico derivado a cuestiones de la pandemia. Por tener esta experiencia familiar y no pudiendo ayudar a mi mamá de manera directa, creé el Proyecto Psieducativo Aprender a Desaprender, en el cual informamos, otorgamos y damos acompañamiento psicológico y resolución de dudas a la población de manera gratuita y cada vez nos llegan más casos que no podemos atender por falta de personal que quieran hacerlo como una labor humanitaria, y me he dado a la tarea de investigar que no existe ni leyes para la salud mental o instituciones gubernamentales que puedan dar un apoyo, acompañamiento psicológico integral, y creo yo, que es un servicio que debe ser proporcionado por el estado.

El gobierno de Quintana Roo, liderado por Carlos Joaquín, debe tener en cuenta la importancia del bienestar emocional y psicológico de las personas en estos tiempos y en otros, porque las dificultades nunca descansan y existen otras problemáticas como la depresión, el suicidio, la violencia, entre otros. Estoy seguro que existen muchos profesionales de la salud mental sin trabajo. Y que tomando en cuenta la importancia de todo lo anterior,  algunos recursos del gobierno deben ir dirigidos a crear espacios, empleos e instituciones que velen y cuiden la salud mental de manera integral.

Debe ser un tema de agenda en el actual gobierno de Quintana Roo. Por favor, ayúdame a que este petición sea escuchada por nuestros gobernantes.