VAMOS POR UNA LEY NACIONAL DE BECAS UNIVERSITARIAS

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 500!


Los y las abajo firmantes expresamos nuestra adhesión al Proyecto de Ley Nacional de Becas Universitarias, presentado en junio de 2018 en la Cámara de Diputados (Expediente 3481-D-2018), porque consideramos que el proyecto académico de los y las estudiantes, que forma parte del proyecto de vida, no puede estar sujeto a cambios impuestos por decreto por parte de los distintos gobiernos de turno. La educación es un derecho que el Estado debe garantizar y las políticas de Bienestar Estudiantil son un pilar fundamental para lograr que cada vez más argentinos y argentinas logren graduarse.

El proyecto de Ley de Becas Universitarias impulsado por la Secretaría General de la Federación Universitaria Argentina (FUA) busca establecer los requisitos mínimos, los montos y las fechas de inscripción para hacer más previsible el sistema.

Pensemos que los y las estudiantes comenzamos todos los años sin saber qué plan de becas existirá. Lo que sí sabemos es que durante la gestión de Mauricio Macri, la cantidad de beneficiarios del programa se redujo brutalmente. Además sus montos sólo se actualizaron una vez, en más de tres años, en un contexto inflacionario creciente y para el 2019 avanzaron en la eliminación de grupos prioritarios (por ej. Estudiantes con alguna discapacidad). Necesitamos una ley para que los gobiernos de turno no puedan modificar las becas a su gusto, de manera inconsulta y unilateral, más aún cuando quien está a cargo del Poder Ejecutivo tiene un duro plan de ajuste sobre la educación.

Si bien desde el movimiento estudiantil tenemos propuestas más ambiciosas para incorporar al proyecto, el simple hecho de que se avance en una Ley sería una clara mejoría.

Para poder incorporar más reivindicaciones al texto de la ley es necesario lograr que se trate en las comisiones y el recinto. Por ello, hemos avanzado en reuniones con diputados de otros bloques y sumado adhesiones de otros actores como el Consejo Interuniversitario Nacional -que manifestó su apoyo a la ampliación de becas para estudiantes, sindicatos, centros de estudiantes, organizaciones barriales, entre otros. También iniciamos una campaña para juntar firmas en todas las universidades del país.

Algunas de las propuestas que desde la Secretaría General de la FUA-JUP planteamos incorporar al proyecto es establecer un porcentaje mínimo del PBI para que sea destinado a Becas Universitarias; que los montos de las becas se actualicen dos veces al año, a mitad y fin de año; que haya una línea de becas específica para la carrera de Enfermería, la cual es prioritaria en todo el territorio nacional; y que tengan prioridad para recibir las becas quienes perciban la Asignación Universal por Hijo, seguro de desempleo, jubilación o pensión por ser veterano de la guerra de Malvinas.

Si queremos un país desarrollado necesitamos garantizar más y mejores becas, mucho más en este contexto en el que el Gobierno de Mauricio Macri busca ajustar en educación superior, porque desde Cambiemos tienen una visión elitista de la formación universitaria y quieren que cada vez seamos menos los y las que estudiamos.

A pesar de estos puntos que pensamos que se pueden mejorar, vemos que el proyecto de ley presentado busca garantizar el acceso a la educación superior, la permanencia y la graduación, y contempla muchas diferencias con el modelo actual. Mientras que hoy por hoy los estudiantes solo cobran durante 10 meses, el proyecto plantea que los estudiantes cobren los 12 meses del año.

Si bien fija requisitos académicos, lo hace contemplando la realidad socioeconómica de los y las estudiantes, a los que también hace más amplios. En la actualidad no hay fechas fijas para solicitar las becas y no existe un período establecido para su evaluación, el proyecto plantea que la inscripción esté abierta todo el año y que las solicitudes deban ser evaluadas en 45 días.

Además, plantea la creación de un comité veedor para garantizar que el proceso cumpla con los plazos y sea transparente. El mismo estaría compuesto por los ministerios de Educación, Desarrollo Social y Hacienda, el Consejo Interuniversitario Nacional, el Instituto de Asuntos Indígenas y la Comisión Nacional de Discapacidad.

En este caso, desde la JUP exigiremos que se incorporen a ese comité un representante del movimiento estudiantil, uno por el movimiento obrero y un representante de la Anses, si no se modifica el artículo que lo establece como el organismo encargado de brindar la información socioeconómica y realizar los pagos.

El texto presentado por el peronismo fija además una suma que deberá ser la mínima a partir de la cual se sumen el plus patagónico, y los adicionales por carreras estratégicas. Establece también que quienes son beneficiarios/as de asignaciones podrán recibir las becas, cosa que el gobierno nacional vedó.

La universidad cumple un rol estratégico en nuestro país. Porque es la formación y el conocimiento lo que impulsa el desarrollo. El proyecto tal como está es un avance, pero sabemos que lo podemos mejorar para contemplar las diversas realidades de los y las estudiantes en todo el país, y por eso desde la Secretaría General de la FUA invitamos a todos y todas a participar de la campaña, firmar el petitorio e impulsar el tratamiento de la ley.