Por Nuevas Normas para la Adopción - Modificación del Código Civil y Comercial

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 2,500!


El proyecto de modificación que se pone a consideración trata sobre una problemática actual que permanece irresuelta pese a la sanción del Código Civil y Comercial de la Nación, buscando generar NUEVAS NORMAS PARA LA ADOPCIÓN.

Los sujetos intervinientes en el proceso de adopción como los tribunales del país y las instituciones de protección de las niñas, niños y adolescentes se encuentran expuestos a distintas vicisitudes los efectos de demora severa en el proceso adoptivo, lo cual explica que se persiga mejorar el trámite, superando las consecuencias negativas de un procedimiento poco claro y dificultoso. Pero además de ello y desde hace ya tiempo de modo expreso en los debates y en las manifestaciones públicas de la voluntad social se intenta quitar trabas o eliminar obstáculos para la adopción.

El origen de la reforma propuesta coincide con los interrogantes planteados por el Juez de Familia del Juzgado N° 5 de Rosario, Dr. Marcelo José Molina en oportunidad de fallar en los autos “L., A. s/ Guarda preadoptiva” y su conexo “L., A. E. s/ Adopción”: “¿Qué sucede con aquellas personas, a veces parientes, a veces amigos, a quienes una mamá le deja su pequeño hijo al cuidado y nunca más se vuelve a tener noticia de ella? ¿Qué hacemos con ese puente filiatorio construido durante largos lapsos entre un niño y quien él considera su madre? ¿Qué contestamos a las familias más vulnerables de nuestra comunidad que traen estos casos al Tribunal cuando quien todos consideran hijos ingresan a la adolescencia e inician la escuela secundaria? ¿Le respondemos que no es hijo porque esos hechos que son precisamente su vida no pueden ser considerados por el juez ¿Cómo se compadece ignorar una situación de hecho desarrollada en el curso de diez años en la que claramente una niña se ha referenciado con una mujer como su madre? ¿Cómo ignorarla cuando para esta niña esa mujer es su madre en sus relaciones sociales, en la escuela, en el barrio, en el almacén de la esquina, en su ámbito familiar y para su propio hermano ha operado como madre? ¿Quién de todos nosotros le dice a esta niña “no sos hija porque una norma le prohíbe al juez tener en cuenta tu historia” cuando, por otra parte, no ha existido ningún elemento de ilicitud en el origen de esos hechos?”

Para superar la problemática descripta se propone reformar el texto de los artículos 597, 607 y 611 del CCCN, buscando armonizar su redacción a aquellas situaciones de hecho que hasta hoy se vieron subsanadas por vía judicial.

Se propone retomar en el texto del artículo 611 la figura del referente afectivo -prevista por el anteproyecto y no regulada en la sanción de la ley- e incorporar la voluntad libre e informada de la progenitora, el progenitor o, en su caso, progenitores, ambos supuestos a modo de excepción a la prohibición de la entrega directa, otorgando la flexibilidad reclamada socialmente y creada por la jurisprudencia para aquellos casos en los que el interés superior del niño así lo amerite. Asimismo, se incorpora al inciso b) del art. 607 la figura de adopción prenatal, regulando su procedimiento en el cuarto párrafo del mismo articulado.

Cabe recordar lo normado por el art. 75 inc. 23 de la Constitución Nacional, el cual prevé: “Corresponde al Congreso:.. Dictar un régimen de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo…”. Es la misma norma fundamental la que emplaza al niño como protagonista del instituto en cuanto a sujeto de derecho, que está presidido por su interés superior y que es su situación la que llama a la protección supletoria, y eventualmente a la adopción. El niño en desamparo, se emplaza así, como beneficiario principal en la solución que se escoja, y es su situación la que da la medida de lo necesario y justifica la adopción como la modalidad más adecuada, aún encontrándose en período de gestación.

 

ANTE PROYECTO DE MODIFICACION DEL CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION

 Artículo 597.- Personas que pueden ser adoptadas. Pueden ser adoptadas:

a) las personas menores de edad no emancipadas declaradas en situación de adoptabilidad o cuyos padres han sido privados de la responsabilidad parental o que se encuentren comprendidos en las excepciones previstas por el art. 611.

b) las personas por nacer, cumplidos que sean los requisitos establecidos en los incisos b) y c) del artículo 607 del presente.

c) excepcionalmente, puede ser adoptada la persona mayor de edad cuando:

1) se trate del hijo del cónyuge o conviviente de la persona que pretende adoptar;

2) hubo posesión de estado de hijo mientras era menor de edad, fehacientemente comprobada

 Artículo 607.- Supuestos. La declaración judicial de la situación de adoptabilidad se dicta si:

a) un niño, niña o adolescente no tiene filiación establecida o sus padres han fallecido, y se ha agotado la búsqueda de familiares de origen por parte del organismo administrativo competente en un plazo máximo de treinta días, prorrogables por un plazo igual sólo por razón fundada,

b) la progenitora, el progenitor o los progenitores en su caso tomaron la decisión libre e informada de que el niño o niña sea adoptado, aún durante la gestación.

c) las medidas excepcionales tendientes a que el niño, niña o adolescente permanezca en su familia de origen o ampliada, no han dado resultado en un plazo máximo de ciento ochenta días. Vencido el plazo máximo sin revertirse las causas que motivaron la medida, el organismo administrativo de protección de derechos del niño, niña o adolescente que tomó la decisión debe dictaminar

inmediatamente sobre la situación de adoptabilidad. Dicho dictamen se debe comunicar al juez interviniente dentro del plazo de veinticuatro horas.

En el supuesto del inciso b), deberán manifestar dicha intención en sede judicial y corresponde al juez dar inicio a los trámites ordenados a los fines de la adopción plena. Ocurrido el parto y emplazada la filiación, la progenitora, el progenitor, o en su caso los progenitores, deberán ratificar o revocar la intención previamente manifestada en un lapso de 45 días. Este plazo podrá ser prorrogado por decisión judicial hasta un máximo de 6 meses. En el transcurso de dicho lapso, los progenitores tendrán la guarda de su hijo, sujeta a la ratificación o revocación de la decisión tomada. La progenitora, el progenitor, o los progenitores en su caso, podrán autorizar que el hijo sea puesto en guarda preadoptiva de conformidad a los supuestos del art. 611 desde el momento mismo del nacimiento a través de los mecanismos judiciales correspondientes. Esa guarda preadoptiva cesará en caso que la progenitora, el progenitor, o los progenitores en su caso, revoquen su intención de adopción en el plazo indicado precedentemente.

La declaración judicial de la situación de adoptabilidad no puede ser dictada si algún familiar o referente afectivo del niño, niña o adolescente ofrece asumir su guarda o tutela y tal pedido es considerado adecuado al interés de éste.

El juez debe resolver sobre la situación de adoptabilidad dentro del plazo máximo e improrrogable de noventa días.

 Artículo 611.- Prohibición. Queda prohibida expresamente la entrega directa en guarda de niños, niñas y adolescentes mediante escritura pública o acto administrativo, así como la entrega directa en guarda otorgada por la progenitora, el progenitor o en su caso los progenitores u otros familiares del niño, excepto que se compruebe judicialmente que la elección de los progenitores se funda en la existencia de un vínculo de parentesco o afectivo, entre éstos y el o los pretensos guardadores del niño o medien causas justificadas suficientes y razonables que lleven a determinar este acto como lo más conveniente para el interés superior de la persona menor de edad.

La guarda fundada en las excepciones a la prohibición de la entrega directa deberá iniciarse en el plazo máximo de un año de configurada la entrega ante el Juez del domicilio del niño, niña o adolescente; debiendo requerirse en el proceso la conformidad de la progenitora, el progenitor o, en su caso, los progenitores.

Cualquier incumplimiento de esta norma, habilita al juez a separar al niño transitoria o definitivamente de su guardador.

Ni los supuestos de guarda judicial o delegación del ejercicio de la responsabilidad parental deben ser considerados a los fines de la adopción.



Hoy: Por Nuevas Normas para la Adopción cuenta con tu ayuda

Por Nuevas Normas para la Adopción necesita tu ayuda con esta petición «Camara de diputados: Por Nuevas Normas para la Adopción - Modificación del Código Civil y Comercial». Unite a Por Nuevas Normas para la Adopción y 1,926 personas que firmaron hoy.